Así fabricaba Mazda, artesanalmente, los motores rotativos de sus coches

 |  @davidvillarreal  | 

Hay tantas razones para echar de menos al motor rotativo de Mazda, como para entender su desaparición. Por todos son conocidas las cualidades que hicieron de los motores rotativos de Mazda un objeto de deseo de los amantes de la conducción, su alto régimen de giro y su sonido, su capacidad para entregar una alta potencia con un tamaño muy compacto, etcétera, así como sus defectos, la dificultad para mantener la estanqueidad de la cámara, su consumo de aceite y, como consecuencia de ello, un problema de emisiones que impediría su comercialización actualmente. ¿Pero sabes cómo se fabrican los motores rotativos de Mazda? El vídeo que os ofrecemos en esta entrada probablemente os sorprenda.

La fabricación del motor rotativo de Mazda

En la actualidad, el proceso de fabricación y ensamblado de coches y motores goza de un altísimo grado de automatización. Los operarios han sido sustituidos por máquinas que llevan a cabo los trabajos más duros y repetitivos y son minoría en enormes naves en las que trabajan legiones de robots. El ensamblado manual de coches y motores se limita prácticamente a algunas rarezas, como coches de lujo y deportivos.

Pero, como veremos a continuación, esa automatización dista mucho con el proceso de fabricación de motores rotativos de Mazda que, sorprendentemente, se mantuvo al menos hasta 2003.

Al menos hasta 2003, el proceso de fabricación de motores rotativos de Mazda apenas estaba automatizado, según reconoció por aquel entonces la marca, por no resultar rentable invertir en su automatización

Tal y como contaban en Autoweek en aquellos años, Mazda ensamblaba a mano sus motores rotativos por una cuestión práctica y económica. No es que el proceso no se pudiera automatizar, sino que en términos económicos no resultaba rentable automatizarlo.

El ensamblado de cada motor podría requerir entre 35 y 40 minutos. De ahí que necesariamente existiera un cuello de botella que impidiera su comercialización en grandes números.

El futuro del motor rotativo de Mazda

Actualmente el futuro del motor rotativo de Mazda sigue en el aire. Ni los más optimistas creen que vayamos a ver, a corto, o medio plazo, un nuevo deportivo que como el Mazda RX-8 recurra a un motor Wankel. Las posibilidades de que Mazda vuelva a comercializar rotativos, en cualquier caso, son altas. Y probablemente veamos a este tipo de motores en aplicaciones diferentes, para las que sí puede ser una solución adecuada, como eléctricos y toda suerte de vehículos enchufables, con motores rotativos a modo de extensores de autonomía.

Vía: Jalopnik

Lee a continuación: Coches a GNC: ¿merece la pena, o no, comprar la nueva moda del gas natural comprimido?

Ver todos los comentarios 1
  • Leonmafioso

    Todo un proceso, aunque un motor de pistones lo veo más lento.