CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mazda

3 MIN

Esto es todo lo que sale mal cuando sustituyes el motor atmosférico de un Mazda MX-5 por un V8 (+Vídeo)

Elena Sanz Bartolomé | 2 Oct 2022
Mazda Mx 5 Nd V8  01
Mazda Mx 5 Nd V8  01

Cuando Mazda concibió el Mazda MX-5 no se preocupó por las grandes cifras de potencia y par máximo. Concibió un deportivo con una receta cuyo éxito, a estas alturas, está más que probado. Sin embargo, hay quien anhela más potencia y más velocidad para el Miata: el propietario de este Mazda MX-5 ND RF decidió cambiar uno de los ingredientes clave… y esto fue lo que pasó.

El ‘core’ del Mazda MX-5 es un motor atmosférico de pequeña capacidad, un reparto de peso 50:50 y 1.120 kilos. Con esta combinación, el biplaza japonés ha dibujado sonrisas a miles de conductores durante más de tres décadas. En el caso concreto del Mazda MX-5 ND RF tenemos dos motorizaciones: 1.5 de 131 CV y 2.0 de 160 CV.

El protagonista del vídeo equipa la segunda opción y, teniendo en cuenta las cifras del Miata, no es un coche lento. Este motor de cuatro cilindros entrega su potencia máxima a 7.000 rpm y va asociado a una excepcional transmisión manual de seis velocidades, aunque también está disponible con una automática. Ambas envían esa fuerza a las ruedas traseras.

¿Un V8?

Obviamente, el chasis del Mazda MX-5 ND RF podría soportar más potencia: ¿cuánta? A esta pregunta quisieron responder sustituyendo el bloque japonés por un V8: concretamente por un LS7 firmado por Chevrolet. Hablamos del motor de mayor cilindrada de la familia LS que, además, tiene una herencia procedente del mundo de las carreras: está basando en el Chevrolet Corvette C5-R de Le Mans.

De serie, el LS7 produce 511 CV a 6.300 rpm y tiene un par motor de 652 Nm a 4.800 rpm. No sabemos si el Mazda MX-5 ND RF ha sido modificado, pero en otro vídeo del canal mostraban que generaba 521 CV t 675 Nm en un banco de pruebas.

No está hecho para batir récords de velocidad

Hechos los cambios, el Mazda MX-5 pone rumbo a una Autobahn. La velocidad máxima del Miata es de 214 km/h y no parece que Mazda, cuando lo diseñó, planease que esa cifra creciera mucho más. Sin embargo, en el vídeo vemos como el biplaza japonés supera esa barrera y, eventualmente, alcanza los 287 km/h.

Al parecer, lo único que impidió rebasar los 300 km/h fue el fuerte golpe que escucharon mientras estaban en acción: cuando se detuvieron, descubrieron que la moldura del parabrisas delantero se había desprendido. Y es que el Mazda MX-5 no está hecho para batir ningún récord de velocidad, sino para que el conductor disfrute al volante: algunos olvidan que lo primero no implica lo segundo.

Vídeo destacado del Mazda MX-5