CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Motos

5 MIN

La moto autónoma de Honda da otro paso adelante, así sería capaz de tomar curvas o apartarse para permitir el adelantamiento

Juan Carlos Lezama Gonzalez | 2 Jun 2022
Honda Driving Assist Moto Autonoma
Honda Driving Assist Moto Autonoma

La tecnología avanza y con ella avanza la humanidad. En 150 años hemos pasado de desplazarnos en carros de caballos a ir en avanzados vehículos a motor con pila de hidrógeno. Sin embargo, lo cierto es que no el progreso no para, y la próxima meta es la conducción autónoma, que los vehículos sean capaces de llegar desde el punto A al punto B sin ayuda de un conductor. Ya se han logrado éxitos en este camino en el mundo de los coches, pero Honda ha dado un paso adelante más en lo que respecta a la moto autónoma.

Y es que hemos podido ver ahora algunas de las patentes más recientes que confirmarían la ruta a seguir por Honda para conseguir su moto con piloto automático.

Si bien es cierto que encontramos en las Honda algunas carencias que no hay en modelos de Ducati, Kawasaki o BMW, como ocurre con el control de crucero asistido por radar, también es verdad que esto es así por la tradición de Honda de desarrollar sus propias tecnologías. Y aquí la apuesta es por lograr un modelo de conducción automática, y no simplemente pequeños avances.

Hasta ahora ya hemos visto patentes de Honda que aprovecha los sistemas de radar, o el Riding Assist que vimos en prototipos en el CES 2017 que controlaban automáticamente la inclinación de la moto, frenada y aceleración para mantenerla en equilibrio, incluso sin un piloto en ella.

Una moto Honda completamente autónoma

Sin embargo, las últimas patentes de Honda van un paso más allá, y muestran una moto completamente autónoma. Para ello, vemos todos los sistemas que una moto con estas características necesitaría. Aquí se combinan muchos de los que hasta ahora hemos visto en patentes diferenciadas.

Por ejemplo, tenemos un sistema de cámaras integrado en la moto, que captaría tanto el interior como el exterior. También estaría presente el sensor LiDAR que mide niveles de luz y distancia, así como el uso del GPS o de sistemas de comunicación entre vehículos.

Todo esto daría a una moto una capacidad de piloto automático, o incluso de compensar un error cometido por el piloto.

Los diferentes sistemas se utilizarían para crear un modelo 3D tanto del exterior como de la propia moto y el piloto, de manera que se pueda conocer todo lo que sucede alrededor de la moto, para detectar peligros o para reconocer vehículos y obstáculos. Pero también será útil para diferenciar entre los movimientos y acciones realizadas por un piloto de forma voluntaria, y aquellos que son en realidad involuntarios o son errores. Para esto último encontraríamos sensores tanto en la dirección del manillar como en el asiento o en los apoyos de los pies, para determinar la posición del piloto y el equilibrio de fuerzas. El ordenador de control de la moto tendría en todo momento datos sobre el peso en movimiento del piloto, si está sujetando el manillar con dos manos, o la ubicación en la que tiene los pies, de manera que pueda interpretar las intenciones del piloto.

Esto sería capaz de hacer la moto con piloto automático

Diferentes gráficos de lo que la moto autónoma de Honda sería capaz de hacer de forma automática.

Aunque esto podría sonar a ciencia ficción, la verdad es que el uso de estas tecnologías tendría una aplicación práctica no tan lejana. En primer lugar, cabe mencionar que no es algo tan diferente a lo que tenemos hoy en día como parece. Honda fue uno de los primeros fabricantes en trabajar en coches de conducción autónoma, y de hecho ya cuenta con un vehículo que es el primero disponible en el mundo con un sistema autónomo de nivel 3, capaz de conducir automáticamente y sin ayuda del conductor en situaciones de tráfico congestionado.

Muchos de los sistemas que ya se utilizan en coches son los que veríamos en motos, aunque con una serie de cuestiones a tener en cuenta. La primera es que el pilotaje de una moto es completamente diferente. Si bien es verdad que todo lo relativo a la circulación por ciudad o carreteras podría ser utilizado en todos los modelos de vehículo, cómo aplicarlo en una moto es algo muy diferente, de ahí que se necesiten muchos más sensores para la generación de modelos 3D más precisos.

Por otro lado, circular con una moto aporta posibilidades que no hay con un coche. En los esquemas superiores se puede ver una moto tomando una curva siguiendo el esquema fuera, dentro, fuera, buscando el exterior en la entrada a curva, y el vértice en el interior.

También vemos a la moto apartándose del camino para permitir que una moto a mayor velocidad pueda adelantar de forma más segura (modelo basado en la conducción por la izquierda de Japón).

E incluso vemos a cuatro motos circulando una tras otra por un único carril y cómo aprovechan de forma escalonada cada extremo del carril para aumentar la distancia de seguridad disponible hasta la siguiente moto.

Obviamente no tendremos motos autónomas el año que viene, y damos por sentado que tendrán que pasar por fases de prueba más refinadas que los coches, pero en cualquier caso es una buena noticia ver cómo marcas como Honda ya han definido el camino a seguir que nos acabará trayendo estas motos con piloto automático al mercado.