CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

5 MIN

Qué es un FCEV: el coche de pila de combustible del futuro

Juan Carlos Lezama Gonzalez | 27 May 2022
Que Es Fcev 1
Que Es Fcev 1

FCEV, por las siglas Fuel Cell Electric Vehicle, significa literalmente vehículo eléctrico de pila de combustible. Partimos de la base de que se trata de un coche eléctrico, pero que cuenta con un combustible. Al contrario de lo que ocurre con los coches eléctricos convencionales que tienen una batería que almacena energía, los FCEV cuentan con una célula de combustible que produce energía en el momento en el que la necesitamos.

La célula o unidad de combustible, suele ser una pila de hidrógeno, que procesada junto al oxígeno atmosférico, es utilizada para generar electricidad. Esta electricidad es la que utiliza el motor para mover las ruedas y, por tanto, al propio vehículo.

Los coches FCEV de pila de combustible de hidrógeno podrían convertirse en la mejor opción como coches limpios con cero emisiones
El Toyota Mirai con pila de hidrógeno que tiene el récord de autonomía sin emisiones superando los 1.000 km.

¿Qué son los coches FCEV?

Aunque todavía es muy pronto para dejar en el pasado los coches con motor de combustión, lo que sí parece inevitable es que estamos encaminados a un ecosistema de vehículos de cero emisiones. Hasta ahora los que han conseguido hacerse con un hueco en el mercado han sido los eléctricos, con su batería recargable, en un camino por el que fuertemente apostó Tesla y que hoy en día han seguido muchísimos fabricantes. Pero no es la única opción. Los coches FCEV, o coches con pila de combustible, han ido ganando cierta relevancia como alternativa y a la larga podrían ser incluso la mejor opción.

Ahora bien, ¿Cómo funcionan los vehículos con pila de combustible? Y lo que es más importante, ¿qué opciones tenemos ahora mismo si queremos adquirir uno de estos coches?

Ventajas de los coches FCEV

Los coches FCEV tienen algunas ventajas con respecto a los coches eléctricos de batería. Para empezar, no tenemos que andar con todo el peso de la batería en el vehículo, que es uno de los elementos que más lastra a los coches eléctricos. Seguimos contando con una batería en los coches FCEV, pero mucho más pequeña. Tenemos más espacio y menos peso. En segundo lugar, no almacenamos energía, sino que se genera en el momento en el que la necesitamos, lo que reduce la pérdida de energía que existe cuando tenemos que generar una energía, almacenarla, y luego reutilizarla.

Pero lo que es más importante, como la energía se genera en el momento en el coche cuando la necesitamos, no tenemos que andar con largos tiempos de recarga de batería, solo repostar la materia prima. El repostaje se realiza de forma más rápida, en unos cinco minutos, por lo que se pierde menos tiempo, y las plazas de repostaje no están ocupadas mucho tiempo.

Por otro lado, los vehículos con pila de combustible cuentan con más autonomía, por lo que no tenemos que parar a recargar con tanta frecuencia.

Y no nos olvidamos del hecho de que las emisiones generadas son únicamente vapor de agua, por lo que contribuimos positivamente al medio ambiente, al menos en lo que respecta al coche en sí mismo, porque la producción siempre es algo al margen cuando hablamos de tecnologías no tan desarrolladas.

Los coches FCEV requieren de un repostaje similar al de los coches de combustión cuando se agota el hidrógeno.

Desventajas de los coches FCEV

No todo son ventajas en estos vehículos. La primera desventaja tiene que ver con el hecho de que ahora mismo hay muy pocas estaciones hidrogeneras. Aunque hay un proyecto para disponer de 150 estaciones allá en el 2030, ahora mismo las podemos contar con los dedos de las dos manos, y se encuentran en ciudades como Madrid, Sevilla, Huesca, Zaragoza, Albacete o Ciudad Real. Es cierto que al tener una autonomía que llega a los 1.000 km en el caso de algunos modelos, no es tan importante contar con tantos puntos de recarga, e incluso para algunos desplazamientos podríamos contar con la posibilidad de salir con el coche cargado y volver a nuestro origen sin necesidad de repostar. Pero aun así, menos hidrogeneras significa menos posibilidades.

Por otro lado, la batería de un coche eléctrico puede ser cargada en casa, con poco más que un enchufe adecuado. Sin embargo, para repostar hidrógeno necesitaremos sí o sí tener que pasar por una hidrogenera. Así, los FCEV pierden una de las ventajas que tenían los eléctricos.

El Toyota Mirai es uno de los pocos coches FCEV que hay en el mercado.

¿Qué coches FCEV puedes comprar ahora mismo?

Esta podría ser en realidad otra de las carencias de los coches FCEV, el escaso repertorio de modelos que hay disponibles ahora mismo y el precio que tienen. Y es que puedes olvidarte de comprarte un coche barato para la ciudad. Uno de los más destacados es el Toyota Mirai, a la venta en España a un precio de unos 65.000 euros. No es un compacto, es un coche avanzado que pertenece más a la gama alta.

En una línea similar tenemos al Hyundai Nexo, con un precio que supera los 70.000 euros, y que también se ubica en la gama alta, aunque en el segmento de los SUV.