ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Actualidad

4 MIN

A nadie se le ocurrió un mejor destino para un motor V10 que fue campeón e hizo historia

Pocos motores tienen son desarrollados para obtener tanto rendimiento de ellos como los motores de Fórmula 1. Estos ingenios de alta tecnología no solo impulsan a los monoplazas a velocidades vertiginosas, sino que también son testigos de la historia del deporte. Uno de los ejemplos más emblemáticos es el motor V10 del Ferrari F2001, que no solo ganó campeonatos sino que también ha encontrado una nueva vida como una pieza de arte funcional.

Un motor histórico en la F1

El Ferrari F2001, equipado con el motor V10 Tipo 050, es una leyenda en la Fórmula 1. Este motor propulsó a Michael Schumacher y Rubens Barrichello a una serie de éxitos memorables durante la temporada 2001. Schumacher ganó su tercer campeonato de pilotos y Ferrari se llevó el campeonato de constructores, dominando la competición con diez victorias en esa temporada.

El F2001 también obtuvo trece poles y tres vueltas rápidas, acumulando un total de 197 puntos. Su rendimiento fue tan impresionante que Ferrari utilizó una versión B de este coche en las primeras carreras de la temporada 2002, logrando una victoria más en manos de Schumacher. Es uno de esos coches legendarios, como ese 4×4 ruso capaz de vencer a un Hummer, aunque destacando por su precisión y rendimiento de ingeniería.

Un motor acompañado por un coche espectacular

El Ferrari F2001 fue diseñado por un equipo de élite que incluía a Rory Byrne, Ignazio Lunetta, Aldo Costa, Marco Fainello, Nikolas Tombazis y James Allison, bajo la dirección de Ross Brawn.

Este coche se construyó para cumplir con nuevas regulaciones que requerían un ala delantera más alta, lo que resultó en el característico «morro caído».

La estructura del coche incluía un chasis de fibra de carbono y panal, con resortes de torsión activados por varillas de empuje tanto en la parte delantera como en la trasera.

Visión lateral del icónico Ferrari F1 F2001, una leyenda de las pistas.

Aspectos técnicos del motor V10 del Ferrari F2001

El corazón del Ferrari F2001 era su motor V10 de 3.0 litros Tipo 050. Este motor, con un bloque y culatas de aleación, disponía de un diseño a 90º V10, con doble árbol de levas en cabeza y cuatro válvulas por cilindro.

La inyección de combustible era electrónica indirecta, gestionada por Magneti Marelli, y producía 825 caballos de fuerza a unas impresionantes 17.300 rpm.

Este motor no solo era potente sino también confiable, una combinación que resultó crucial para el éxito de Ferrari, y que además fue una seña de identidad en el bólido de los chicos de Maranello.

V10 que marcó historia en la Fórmula 1, potencia y precisión en ingeniería.

De la pista al salón de casa

Convertir un motor de Fórmula 1 en una mesa de café puede parecer una idea excéntrica, pero para los entusiastas del automovilismo, es una manera de mantener viva una pieza de la historia del deporte.

El motor Tipo 050 utilizado en la mesa de café incluye el bloque, las culatas, las tapas de los árboles de levas y el sistema de escape.

Todas las partes internas han sido retiradas, lo que permite que el motor sirva como una base robusta para un elegante tablero de vidrio, sin piezas mecánicas de metal adicionales.

Vista superior del Ferrari F1 modelo F2001, un ícono de la ingeniería de carreras.

Precio digno de coleccionistas

Este exclusivo objeto de diseño no es solo una pieza interesante para un artículo, sino también una inversión significativa. La mesa de café con el motor del Ferrari F2001 tiene un precio estimado entre 14.000 y 18.000 euros bajo subasta en Bonhams. Esta pieza no solo aporta un toque de lujo a cualquier sala de estar, sino que también encapsula un momento glorioso en la historia de la Fórmula 1.

Es una forma genial de que este motor V10 del Ferrari F2001, que llevó a Schumacher y Ferrari a la cima del éxito, ahora continúa impresionando en un contexto completamente nuevo, demostrando que la grandeza de la ingeniería puede trascender y llegar a convertirse en verdadero arte.

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

Emmanuel Jiménez

Desde el primer Gran Turismo dejó de haber suficientes coches en el mundo para llenar mi garaje. Me da igual si son coches clásicos, eléctricos, con motor V10, o con diseños radicales. Simplemente me encantan.

Cargando...