Este Porsche muestra el encanto de los coches clásicos oxidados y sin restaurar

 |  @davidvillarreal  | 

Estos días os hemos hablado precisamente de un tema que ha de preocuparte si compras un coches usados, de segunda mano, y especialmente si son clásicos, la corrosión. La corrosión puede poner en peligro a tu coche y su seguridad. Por otro lado, estamos acostumbrados a ver clásicos impolutos, con carrocerías resplandecientes, quizás tratando de trasladarnos al instante en que el coche salió de la fábrica hace décadas. ¿Pero qué hay del encanto de los coches clásicos oxidados y sin restaurar?

Un Porsche y el encanto de los coches clásicos oxidados

Porsche nos ha presentado una nueva entrega de la serie de vídeos de 9:11 Magazine. Un vídeo en el que se nos presenta un Porsche 356 con un aspecto inusual, con la carrocería desgastada, algunas abolladuras y arañazos, e incluso trazas de óxido. Su propietario es un firme defensor de mantener los coches clásicos tal y como están, con su carrocería desgastada, como testigo de una historia.

Y es por eso que presume y se siente orgulloso de las heridas de guerra que presenta su Porsche 356, y en ningún clásico se plantea restaurarlo.

Los coches clásicos no siempre han de estar impolutos, perfectamente restaurados, un clásico con su pintura desgastada también tiene mucho encanto, y este Porsche 356 es el mejor ejemplo

Matt Hummel, el propietario de este Porsche 356, defiende también las ventajas de conducir un coche así.

La mayoría de los propietarios de un Porsche 356 original lo preservarían con sumo cuidado en su garaje, solo lo sacarían a pasear en contadas ocasiones, y estarían permanentemente preocupados evitando que nada toque su carrocería. Matt, en cambio, defiende moverse a diario en un Porsche 356 y, sobre todo, no preocuparse de que algo pueda arañarlo, o incluso de salir fuera del asfalto con él, enfrentándolo al polvo, a la gravilla, y a las inclemencias que evitaría por todos los medios cualquier propietario de un clásico como este.

Al respecto de esto último, un segundo vídeo en el que Matt presentó su Porsche 356 – y otras de las piezas que guarda en su casa – para la publicación Petrolicious.

No sé qué os parecerá a vosotros. Pero, sinceramente, me encanta la filosofía de Matt Hummel y su idea de cómo debe ser un coche clásico, y de las satisfacciones que puede proporcionarnos conducirlo a diario.

Pero aún me gustaría más poderme permitir tener un Porsche 356 en mi garaje y utilizarlo a diario, sin preocuparme de cómo luzca su carrocería.

Lee a continuación: Seguridad antirrobo también para los clásicos: Porsche ofrecerá sistema de geolocalización en sus modelos antiguos

Ver todos los comentarios 2
  • FGA

    Hay muchos clásicos qué poco les queda de originalidad, si bien se pueden lograr buenos resultados, son pocos los que logran mantener la originalidad, hasta por los procesos y las tecnologías actuales.
    Este afortunado poseedor disfruta de su auto, sin caer en estupideces ni banalidades, la cultura del coche cómo objeto de ostentación hace que muchos estupendos autos no sean usados.
    Saludos

  • Paco Tce

    Todo muy guay y muy bonito, hasta que los problemas del óxido empiezan a hacer mella. Que quieres tener un coche clásico con pintura estilo óxido al más puro estilo rat rod?? estupendo, pero con piezas bien mantenidas y todo en orden para circular por carretera.