ESPACIOS
ELÉCTRICOS
PUBLICIDAD
Cerrar CERRAR
Híbridos

8 MIN

Con un SUV eléctrico y otro que no gasta gasolina durante 92 kilómetros, ¿es el momento del etiqueta CERO premium?

Pensar en BMW puede implicar muchas conclusiones, pero estaréis de acuerdo conmigo en que todos nos acordamos del mítico eslogan de «¿te gusta conducir?». Pues bien, la firma bávara quiere seguir invitando a su casa a aquellos conductores que les gusta conducir con los nuevos BMW iX1 y X1 híbrido enchufable, modelos con los que he podido tener una primera toma de contacto y de los que desgranaré en cinco claves para saber si realmente son para gente que le gusta conducir.

Pero ya no solo para aquel que le guste ponerse detrás de un volante, sino también para esa persona que se encuentre en busca y captura, o bien de un SUV 100% eléctrico, o bien de un SUV con tecnología híbrida enchufable. ¿Sus argumentos para ser los elegidos? Una autonomía de hasta 440 kilómetros en el iX1, una buena calidad de rodadura y hasta 92 kilómetros de autonomía en el X1 xDrive25e.

Fabian Kirchbauer Photography

El refinamiento y el confort son las claves de ambas versiones

Aunque bien es cierto que BMW siempre ha tenido talante para ofrecer vehículos con cierto toque deportivo en cualquiera de sus versiones, los X1 PHEV e iX1 abogan más por el confort de marcha pese a no ser coches que dinámicamente vayan mal. Así lo deja patente la variante 100% eléctrica del SUV alemán con un buen aislamiento tanto aerodinámico como de rodadura, con una suspensión que ofrece un tarado muy equilibrado y con una atmósfera global que invita a realizar una conducción sosegada.

Misma fórmula nos encontramos en el caso de los X1 xDrive25e y xDrive30e, variantes PHEV. El silencio solo se ve interrumpido cuando entra en acción un motor de cuatro cilindros que, por cierto, no suena nada mal. La suspensión ofrece esa combinación entre dura pero permisiva, haciendo los trayectos cómodos pero mitigando muy bien las inercias de la carrocería pese a su envergadura.

Fabian Kirchbauer Photography

La calidad interior no podía faltar en un etiqueta CERO premium

Y a ese confort de marcha se le une una buena calidad interior percibida. No es para menos, ya que, al fin de cuentas, estamos ante dos productos premium, y es lo que uno espera cuando un coche es catalogado como tal. Así, tanto iX1 como los X1 híbridos enchufables ofrecen ajustes impecables en los que no encontramos crujido alguno por más que aprietes y, aunque hay zonas rematadas en plástico, este ofrece un tacto agradable de la mano de inserciones que simulan madera o aluminio.

Además, esta calidad está combinada con la última tecnología de la marca. Esto se percibe, principalmente, a través de la bautizada como BMW Curved Display, es decir, dos pantallas unidas entre sí con cierta curvatura y conformadas por un cuadro de mandos digital de 10,25 pulgadas y por una pantalla central de 10,7 pulgadas.

Primera Toma Contacto Bmw Ix1 X1 Phev 90

Y aunque bien es cierto que la curva de aprendizaje no es demasiado elevada con el último sistema de infoentretenimiento de BMW, sí que nos encontramos con un cuadro de mandos que no ofrece demasiada personalización, mostrando la información justa y necesaria pero sin poder jugar tanto con su contenido como sí ocurre en algunos de sus competidores.

Una dinámica que sorprende

No, ninguno de los dos modelos son coches deportivos ni están pensados para atacar una carretera de curvas, pero sorprenden para bien. ¿Por qué? Porque estamos ante un iX1 que declara sobre la báscula 2.085 kilos y un X1 xDrive25e que tampoco se queda corto 1.930 kilos, nos encontramos con coches que se defienden bien.

A ello ayuda, sobre todo, el ya mencionado tarado de la suspensión, el cual consigue que el X1 oculte muy bien su peso y tenga un buen paso por curva pero sin desperdiciar su predisposición natural para ser un coche cómodo y familiar. También participa en esta tarea una dirección que, además de contar con el peso adecuado, transmite bastante información sobre lo que ocurre en el asfalto.

Primera Toma Contacto Bmw Ix1 X1 Phev 85

Y lógicamente todo está arropado por unas prestaciones nada despreciables. En el caso de iX1 nos encontramos con dos motores eléctricos que producen un total de 313 CV y 494 Nm de par, cifras que pueden catapultarlo hasta los 100 km/h en 5,6 segundos y alcanzar una velocidad punta de 180 km/h. No son, para nada, despreciables estos datos, pero en la práctica no nos encontramos con un coche rápido pero sí con uno que se mueve con soltura.

Siendo sinceros, el xDrive25e se siente más ágil y rápido que el iX1 -en esta ocasión no pude probar el xDrive30e-, algo que consigue pese a declarar menos potencia que su hómologo 100% eléctrico. Concretamente, el X1 PHEV nos ofrece 245 CV combinando un tres cilindros gasolina con un motor eléctrico de 109 CV. Así, el SUV alemán puede cubrir el 0 a 100 en 6,8 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 190 km/h.

Fabian Kirchbauer Photography

Una retención bastante intrusiva

Pero hablar de dinámica y prestaciones en un coche eléctrico o electrificado pasa, necesariamente, por hablar de eficiencia. Sobre el papel, el iX1 declara una autonomía de 440 kilómetros, y cuando cogí el coche en el punto de partida con la batería al 100% marcaba 392 kilómetros de autonomía. Y aunque bien es cierto que las condiciones de presentación no son las ideales para arrojar datos reales, pero después de un recorrido de hora y media consumimos 120 kilómetros de la autonomía.

Menos realista pudo ser, en este aspecto, la prueba con el X1 xDrive25e, principalmente porque a fue casi al final del recorrido cuando cambiamos de coche, y ya lo habían usado otros compañeros. Cuando me puse a sus mandos la batería marcaba 40 kilómetros de autonomía y, tras media hora de recorrido aproximadamente, bajó hasta los 30 kilómetros.

Primera Toma Contacto Bmw Ix1 X1 Phev 2

Sea como fuere, el X1 PHEV declara una autonomía de 92 kilómetros en modo eléctrico bajo el ciclo WLTP. En esta ocasión no fue posible comprobarla dadas las circunstancias, pero sí que se intuye una capacidad realista de cubrir, aproximadamente, 70 kilómetros en modo eléctrico, especialmente gracias a una batería de 14,2 kWh que da vida al propulsor eléctrico.

Pero lo que sí pude comprobar es una retención bastante intrusiva, especialmente en el iX1. Y aunque bien es cierto que el coche ofrece un modo B en la caja de cambios para experimentar lo que se conoce como conducción a un solo pedal, cuando circulamos en modo D nos encontramos con una retención predictiva.

Fabian Kirchbauer Photography

Es decir, el propio coche lee a tiempo real la carretera, y cuando detecta vehículos cerca, semáforos o curvas, lleva a cabo la retención en cuanto levantamos el pie del pedal. Y aunque la idea no es mala, no se siente tan natural como cuando deceleramos en un vehículo de combustión, obligándonos a regularla igualmente por medio del propio acelerador.

Un PHEV que puede ser más caro que un eléctrico

Y otro punto claramente importante de un vehículo eléctrico o electrificado es su precio de adquisición. Estando ante una marca premium no podemos esperar un desembolso ajustado, pero resulta curioso que el iX1 termine siendo más barato que alguna de las versiones PHEV del X1.

Concretamente, la variante 100% eléctrica implica un pago de 56.400 euros, cifra que desciende hasta los 55.050 euros en el caso del X1 xDrive25e y que asciende hasta los 58.050 euros en el caso del X1 xDrive30e.

Fabian Kirchbauer Photography

La pregunta del millón: ¿es el momento de un etiqueta CERO premium? Todo dependerá de nuestras necesidades y, sobre todo, capacidad económica. Lo cierto es que nos llevamos un coche que, en conjunto, funciona bien, especialmente para aquellos que hagan recorridos urbanos con frecuencia y requieran de espacio y comodidad. Además, si a esa necesidad le añadimos viajes por carretera puntuales, el X1 PHEV se convierte en una buena opción, sobre todo si pensamos en esa capacidad para cubrir 93 kilómetros en modo 100% eléctrico, más que suficiente para no gastar ni una sola gota de gasolina en nuestro día a día en  la urbe.

Ahora bien, ¿merecen más la pena que variantes 100% de combustión del BMW X1? La respuesta la tendrá exclusivamente cada uno, pero la gran ventaja del SUV de BMW es que no prescinde de ninguna motorización, teniendo opciones tanto gasolina como diésel con etiqueta ECO, y un precio de partida de 45.550 euros y 47.700 euros respectivamente.

Vídeo destacado del BMW X1

Imagen para el vídeo destacado del BMW X1 Botón de play

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

Javier López

Mis padres siempre cuentan la anécdota de que tuvieron que aprender de coches para saciar mis ansias de conocimiento automovilístico. Creo que es algo innato, y simplemente fue amor a primera vista en cuanto un cacharro de metal y cuatro ruedas paso por delante de mis ojos.

BMW X1 en tonalidad naranja, mostrando su imponente frontal y línea lateral.
Logo de la marca bmw BMW X1
  44.200 €

El BMW X1 es un SUV de dimensiones compactas, disponible únicamente en carrocería de 5 puertas, que por tamaño rivaliza con el Audi Q3. Según versiones hay posibilidad de elegir la tracción total e incluso motores híbridos.

Ficha X1
Solicita tu oferta
Cargando...