Peugeot 508 a prueba: el último coche de Peugeot es una berlina con un gran diseño, mucha tecnología y un gran chasis

Mario Herraiz  |  @HerraizM  | 
Prueba Peugeot 508 49

Me confieso fan del estudio de diseño de Peugeot, del Peugeot Design Lab, os lo he dicho en otras muchas ocasiones y hoy lo debo repetir. Estoy de pie ante el nuevo Peugeot 508, acabo de terminar gran parte de uno de mis tramos de montaña habituales y he disparado un par de fotos más de la galería de imágenes que acompaña a esta prueba y vaya con el diseño del nuevo Peugeot 508, me fascina como la marca francesa ha abordado el segmento de las berlinas, como ha reinventado al Peugeot 508 para seguir dándole continuidad a esa ya larga historia de sedanes. Pero ojo, el Peugeot 508 2018 no es sólo una cara bonita, tras su cuidado diseño se esconde una gran dinámica y un buen repertorio de tecnología y equipamiento aunque mi unidad, la versión el precio más alto del catálogo del Peugeot 508, siembra la lógica duda de, ¿me compraría un BMW Serie 3 “básico” o un Peugeot 508 con todo? Hora de poner a prueba al nuevo Peugeot 508.

El Peugeot 508 está desarrollado sobre la plataforma EMP2

Desarrollado sobre la plataforma EMP2, la plataforma modular de Peugeot, una plataforma que nos encontramos en modelos tan dispares como el Peugeot 308, el Citroën C5 Aircross, el Peugeot 3008 o el Peugeot Rifter, el Peugeot 508 se presentó en el Salón de Ginebra 2018 e inició su comercialización hace unas semanas, casi coincidiendo con el lanzamiento del nuevo Peugeot 508 SW, una carrocería familiar de la que ya hemos dado cuenta en nuestra prueba del Peugeot 508 SW 2019.

Diseño del Peugeot 508

Esta nueva generación del Peugeot 508 llega para proponernos una perspectiva del segmento más atractiva, renunciando a una habitabilidad mayor para ofrecernos una línea más distinguida, más atractiva, más deportiva, casi coqueteando con el diseño de un coupé. De hecho tras esa caída del techo se esconden unas puertas que no cuentan con marco, como si fuera un auténtico coupé, algo que hemos visto en otros tantos modelos del segmento, como el BMW Serie 4 Gran Coupé, como el Volkswagen Arteon e inevitablemente nuestra mente calenturienta nos hace soñar con un nuevo Peugeot RCZ adoptando este lenguaje de diseño.

Sus ópticas juegan un papel fundamental en el diseño, con unas ópticas delanteras rasgadas y bien integradas en la parrilla, con unas ópticas diurnas verticales que le dan anchura y agresividad al frontal y con una elegante y un tanto siniestra firma lumínica posterior, con tres franjas reclamando protagonismo tras unas tulipas oscurecidas.

En general el Peugeot 508 goza de cierto aire deportivo y más allá de su vista lateral nos encontramos también con este carácter, con esta pretensión, en esa protuberancia aerodinámica del maletero que quiere ser alerón.

Medidas del Peugeot 508

Esta nueva generación es, sorprendentemente, contra la tendencia de los últimos años, más pequeña que la generación saliente, con una longitud menor, una altura menor y una distancia entre ejes que también se ve reducida, aunque el coche es ahora más ancho.

En cifras, el Peugeot 508 cuenta con una longitud de 4.750 mm, una altura de 1.456 mm y una anchura de 1.828 mm, siendo su maletero de 487 litros, un maletero muy cercano al del Alfa Romeo Giulia y muy inferior al del Skoda Superb.

Interior del Peugeot 508

Tras este cuidad diseño se esconde un interior que no se queda precisamente atrás y es que Peugeot ha abordado el habitáculo del nuevo Peugeot 508 con un gran gusto, el mismo que hemos visto en el Peugeot 3008 y en el Peugeot 5008, aunando a la perfección un diseño más vanguardista que el del resto de alternativas del segmento con tecnología y una buena dotación de equipamiento, combinando buenos ajustes con una buena selección de materiales.

Hay que tener presente que la unidad que estoy conduciendo es un Peugeot 508 GT, el acabado más alto del catálogo del Peugeot 508 y además mi unidad cuenta con un equipamiento opcional bastante generoso. Esto nos deja con un Peugeot 508 relativamente caro sí, pero también con un Peugeot 508 con todo, con un buen motor y mucho mucho equipamiento.

La gran pantalla de 10 pulgadas del sistema multimedia está realmente bien integrada y la acompaña una botonera con mandos de aspecto metálico muy bien terminados. Una madera con un acabado grisáceo recubre todo el salpicadero, rematado con plástico de tacto blando en la parte superior y el puesto de conducción se torna en uno de los puntos más especiales de este interior.

Su volante, de sólo dos radios, va a ser un tanto polémico por su tamaño. A mí me gusta, su tacto, el tamaño que tiene y me gusta la posición de conducción que me hace adoptar, aunque entiendo que existan ciertas críticas por no tratarse de un puesto de conducción convencional. Además la instrumentación totalmente digital se sitúa por encima del volante, ofreciéndonos muchísima información, muchas opciones de personalización y sobre todo una interfaz muy cuidada, como buena muestra de ello dan las transiciones que se suceden al elegir una visión u otra.

La sensación de calidad en su interior es realmente alta, tengo muchísimo equipamiento a mi disposición, el toque tecnológico de sus pantallas me gusta y está un nivel por encima del resto de alternativas generalistas pero... ¿Quién es el responsable del hueco portaobjetos bajo el túnel central?

Aquí, bajo la consola central, bajo el túnel, se sitúa un hueco portaobjetos pensado para nuestro teléfono móvil. El espacio es poco utilizable, está un tanto a desmano y además cuenta con un borde poco marcado por lo que es fácil que nuestro teléfono termine en la alfombrilla del copiloto.

El Peugeot 508 me ha parecido un coche bastante confortable aunque es cierto que sentado en el puesto de conducción te puedes legar a sentir demasiado envuelto por el salpicadero, el túnel central y los guarnecidos de las puertas, creando así un puesto de conducción que a algunos conductores puede parecerles un tanto angosto, aunque a mí me gusta y siento que me ayuda a “sumergirme” más en la conducción.

En lo que a habitabilidad se refiere hay alternativas en el segmento, como el Skoda Superb, que gozan de un mayor espacio pero es cierto que en la práctica las plazas traseras me han parecido unas plazas confortables y con mi altura, 1.80m, no he echado en falta un mayor espacio aunque si es cierto que alguien más alto puede encontrar ciertas limitaciones en la altura disponible.

Buscando el lado más práctico a una berlina que no lo pretende ser he de destacar el acceso al maletero y es que gracias a su portón, como el que nos encontramos en un Volkswagen Arteon o en un BMW Serie 4 Gran Coupé, podemos depositar objetos con comodidad, de una forma mucho mejor que si nos tuviéramos que enfrentar a una boca de carga convencional.

En movimiento, así va el Peugeot 508 más potente

El Peugeot 508 que he puesto a prueba cuenta con la mecánica PureTech 225 lo que significa que bajo el capó de esta unidad late una mecánica turbo, gasolina y de 4 cilindros que cubica 1.6 litros y desarrolla una potencia de 225 CV, ofreciéndonos un par de 300 Nm y quedando en manos de la transmisión automática EAT8, una caja de cambios de convertidor de par. Con este motor el Peugeot 508 homologa un consumo medio de 5.7 l/100 km, marca un 0 a 100 km/h de 7.3 segundos y su velocidad máxima es de 250 km/h.

En movimiento el Peugeot 508 me ha sorprendido por ofrecerme, primero, centrándome en su chasis, unas reacciones directas con una enorme sensación de agilidad, como si condujera un compacto ligero, ofreciendo un paso por curva firme pero no incómodo, sin balanceos ni malas reacciones, sin subviraje alguno y en definitiva, como es suele decir, “como una tabla”, poco filtrado, se siente una berlina comunicativa y además nos brinda un rodar estable y confortable en autopista a pesar de que hay cierto ruido aerodinámico alrededor de sus ventanillas sin marco.

Nuestra unidad, equipada con una suspensión pilotada, me ha parecido que goza de un gran comportamiento incluso en los modos más confortables, volviéndose la suspensión claramente más firme en el modo Sport, aunque sin ser especialmente seca e incómoda.

El Peugeot 508 me ha parecido un coche divertido de conducir, sobre todo por la eficacia del tren delantero y la respuesta del motor, aunque un BMW Serie 3 o un Alfa Romeo Giulia están por encima. Me hace sentir que estoy conduciendo un coche más pequeño de lo que realmente es.

Me parece que transmite un alto nivel de seguridad conduciéndolo, que su dirección y el buen agarre del tren delantero se encargan de que la curva se solvente con un guiado preciso, bien apoyado además desde su escueto volante.

En cuanto a la respuesta de su motor me he encontrado con un propulsor que sin ser salvaje en su aceleración nos ofrece una buena respuesta, ascendiendo de forma progresiva, con un temperamento bien gestionable, elástico y con una buena capacidad de respuesta en todo el rango. De hecho, teniendo en cuenta la buena respuesta de su chasis y que estamos ante la versión GT, podríamos reclamar un comportamiento más contundente, un carácter más deportivo, aunque no malinterpretéis estas impresiones, con este motor el Peugeot 508 es ya un coche rápido.

Me ha gustado también la respuesta de la caja de cambios automática. Atrás, muy atrás, quedaron esos cambios automáticos nefastos de PSA para ofrecernos una caja de cambios que me ha resultado más satisfactoria que el grueso de las DSG y casi a la altura de las elogiadas transmisiones ZF de última hornada. Es un cambio rápido, efectivo y que me ha parecido que gozaba de un escalonamiento correcto.

Por último tenemos que hablar de suconsumo. En la práctica, teniendo presente ese consumo homologado de 5.7 l/100 km, me he encontrado con un consumo medio de 8 l /100 km en condiciones normales, circulando por carretera, por autopista e incluyendo algún tramo a una velocidad más alegre de la habitual, algo que por otro lado me parece lógico incluir en esta medición cuando estamos tratando con una berlina de apellido GT y con más de 200 CV. Esperaba un consumo ligeramente inferior, quizá rondando los 7 l /100 km, pero tampoco me parece un consumo excesivo para una berlina de 225 CV.

El precio del nuevo Peugeot 508

¿El precio del Peugeot 508? La gama del Peugeot 508 arranca con el acabado Active en 27.250 euros, proponiéndonos un equipamiento en el que ya hay, como elementos más destacados, una pantalla táctil de 8 pulgadas, arranque por botón y llantas de aleación. Este precio es para la versión con el motor diésel de 130 CV y por 30.100 euros, con este mismo acabado, nos lo llevaríamos con el motor gasolina de 180 CV, pero, ¿y un Peugeot 508 como el que hemos probado nosotros?

El Peugeot 508 que hemos puesto a prueba es el Peugeot 508 más alto de la gama, con el motor más potente y el acabado más alto. Este acabado nos propone una extensa dotación de equipamiento, con el sistema de acceso y arranque con llave inteligente, con las llantas de aleación de 19 pulgadas específicas, con asientos con regulación eléctrica, calefactados y acabados en Alcantara y cuero, con los faros Full LED, el navegador con tecnología TomTom... Y está disponible con un motor diésel de 180 CV, con un precio de partida de 41.900 euros o bien con el motor gasolina que hemos probado, el PureTech de 225 CV, con un precio de 41.300 euros.

Conclusión, ¿por qué comprar un Peugeot 508?

El nuevo Peugeot 508 me ha parecido un gran coche, sobre todo por lo innovador de su diseño exterior e interior y por la dinámica del conjunto de motor y chasis. La plataforma EMP2 ya nos había demostrado en numerosas ocasiones que es una gran base y no nos ha defraudado, ni mucho menos, con el Peugeot 508, dejándonos con un coche que se siente muy ágil en sus reacciones, que se siente directo, que responde firme ante la curva y en autopista demuestra una gran calidad de rodadura.

Como pegas principales, además del hueco difícil de aprovechar en la base de la consola central, hay que mencionar cierto ruido aerodinámico en la zona de las ventanas y el hecho de que algunos de sus principales rivales cuentan con una mejor habitabilidad, condicionada por sus formas. Además si queremos una berlina con una dinámica más agradable el Alfa Romeo Giulia cumplirá mejor nuestras expectativas, aunque este Peugeot 508 no queda tampoco nada mal parado.

Sin lugar a dudas, para aquellos que busquen una berlina con una buena dinámica y un diseño agradable, el Peugeot 508 es una gran alternativa. Ahora queda, con el presupuesto de más de 41.000 euros de nuestro coche, plantearnos la duda de si comprar un Peugeot 508 o una alternativa de corte premium, teniendo presente que con ese precio podemos acudir a un BMW 320d, con un motor diésel de 190 CV y un equipamiento inferior.

Quizá en un Alfa Romeo Giulia con el acabado Super y con el motor 2.0 Turbo de 200 CV tengamos la mejor alternativa para aquellos que quieren una berlina atractiva y con una gran dinámica, aunque evidentemente abordados ambos conceptos de una forma muy diferente a la que hemos elogiado en esta prueba del Peugeot 508, con un diseño más orgánico y sexy, con las proporciones clásicas de una berlina y con una plataforma de propulsión que además llega con un eje trasero muy divertido y un gran tacto de la dirección. Sí, sin lugar a dudas, el Alfa Romeo Giulia es la alternativa más sugerente que se me ocurre frente al Peugeot 508 que hemos probado.

Vídeo destacado del Peugeot 508

Lee a continuación: El Lamborghini Vega es el sueño de un nuevo deportivo híbrido por debajo del Lamborghini Huracán

El Peugeot 508 es una berlina de tamaño grande, disponible en versión de 5 puertas. Su tamaño ha disminuido respecto a la generación anterior y añade un práctico portón para mejorar el acceso al maletero.

Ver todos los comentarios 1
  • Smat

    Hace un par de semanas lo probé, en principio no estaba entre mis candidatos y estaba muy encarrilada ya mi elección, pero me parece una propuesta interesante como para considerarse.

    Para mi gusto, luces y sombras, el interior es arriesgado, aunque en lo personal no me llena, el interior tiene un puesto de conducción muy diferente (he de decir que soy de los que no se sienten a gusto en él), correctamente terminado (pero lejos de algunos premium o de un mazda 6) y una amplitud trasera muy limitada para el segmento y con poca visibilidad, del maletero, lo mejor sin duda que trae portón.

    Puesto en marcha convence, en tracción delantera se siente más ágil y responsivo que un a4 o un V60 sin duda (ojo, eso no quiere decir que vaya mejor, sólo que se siente más ágil), los tracción trasera juegan con otras cartas, para mí su mayor virtud es la dinamica y una linea que atrae al comprador de coche premim, pero al final (para mi gusto) el conjunto no alcanza el equilibrio de otros productos.

El Peugeot 508 es una berlina de tamaño grande, disponible en versión de 5 puertas. Su tamaño ha disminuido respecto a la generación anterior y añade un práctico portón para mejorar el acceso al maletero.