CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tecnología

4 MIN

¿Qué es el diésel parafínico y por qué puede ser la salvación de tu coche?

Elena Sanz Bartolomé | 18 Ene 2022
Diesel Renovable 01
Diesel Renovable 01

Con el futuro del motor apuntando a una era plenamente eléctrica, es complicado imaginar cómo sobrevivirán los modelos de combustión. Los e-fuels se han convertido en una opción aunque, de momento, están en desarrollo y todo apunta a que no serán asequibles para todos los bolsillos. El futuro se ha teñido de negro, pero hay una luz de esperanza que podría ser la salvación de tu coche diésel: el diésel parafínico.

¿Qué es el diésel parafínico?

El diésel parafínico es un combustible de reciente desarrollo hecho a partir de materiales biológicos residuales, de desecho o de bioaceites entre los que se encuentran los aceites vegetales, los procedentes de algas, de la pirólisis o las grasas animales. Se extrae, por lo tanto, de la colza o de residuos orgánicos como el aceite de cocina usado o el serrín de las explotaciones forestales. Usando estos materiales biológicos y de desecho es como se obtiene su máximo beneficio ambiental.

Conocido también como diésel renovable, verde o HVO (Hydrotreated Vegetable Oils), tiene que cumplir la normativa europea EN 15940. Está ubicado, según informa el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, dentro de los crudos. Éstos son mezclas complejas de hidrocarburos con pesos y estructuras moleculares diversos que comprenden tres grupos químicos principales: parafínico, nafténico y aromático. En ellos podemos encontrar desde sustancias simples altamente volátiles hasta ceras complejas y compuestos asfálticos. Pueden combinarse con oxígeno, nitrógeno, azufre, vanadio, níquel, sales minerales… en distintas proporciones.

La hidrogenación

¿Y cómo puede llegar hasta el motor de tu coche diésel convirtiéndose en su salvación? A través de un proceso llamado hidrogenación, es decir, una reacción que se lleva a cabo con hidrógeno y que transforma este elemento eliminando el oxígeno de los triglicéridos que hay en las grasas vegetales o animales. El resultado contiene hidrocarburo de parafina (el nombre técnico de los alcanos), dióxido de carbono y agua.

Al estar libres de azufre, contar con un elevado un índice de cetano y ser aromáticos, estas mezclas de hidrocarburos parafínicos son parecidas a las del diésel convencional. Algo que posibilitaría su uso en las mecánicas adaptadas para ello: una compatibilidad que haría posible que los coches diésel sobrevivieran en plena era eléctrica.

Las ventajas del diésel parafínico

Son dos las principales ventajas del diésel parafínico. La primera de ellas es que se puede mezclar en cualquier proporción: durante el proceso de hidrogenación que os explicábamos hace un momento, las refinerías de petróleo pueden combinar este hidrocarburo con combustibles derivados del petróleo, con otros biocombustibles derivados de aceites vegetales que sean del mismo tipo o pueden producir diésel renovable para usarlo directamente.

La segunda ventaja es que, según informan marcas que ya han apostado por él como Volkswagen, el diésel parafínico podría reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) entre un 70 y un 95% si lo comparamos con el diésel convencional.

El ejemplo de Volkswagen

En Wolfsburgo han apostado por seguir desarrollando su gama de motores de combustión para responder a las diferentes necesidades de sus clientes: todos los modelos de Volkswagen que han sido entregados desde junio y emplean motores de cuatro cilindros TDI podrían utilizarse con diésel parafínico. Y es que este tipo de biocombustible ya está disponible en el mercado y, según la marca alemana, es probable que su presencia aumente entre un 20 y un 30% en el mercado energético durante los próximos diez años para el transporte por carretera en Europa.