CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

5 MIN

Radares, drones, helicópteros o cámaras: así va a vigilarte la DGT este verano

Elena Sanz Bartolomé | 30 Jun 2021
Radar Fijo Sentido Contrario Senal Autovia
Radar Fijo Sentido Contrario Senal Autovia

La Dirección General de Tráfico presentaba esta misma semana su campaña para el verano que acabamos de estrena. Un dispositivo formado por cuatro operaciones (salida y retorno) e integrado por el mayor despliegue técnico de la historia con el que vigilarán las carreteras españolas: 1.325 radares fijos y móviles, 39 drones, 12 helicópteros, y 216 cámaras de cinturón y móvil. Desgranamos los dispositivos que la DGT va a utilizar para vigilarte este verano: cómo funcionan y, sobre todo, dónde están.

Los radares de la DGT

Los desplazamientos estivales estarán vigilados de cerca por un total de 1.325 radares. De ellos, 780 serán fijos (incluyendo los 92 de tramo) y 545 serán móviles. O lo que es lo mismo: nos cruzaremos con cinemómetros instalados en pórticos, en los laterales de la carretera, en postes, en cabinas, en trípodes y en los vehículos empleados por las patrullas. Así funcionan cada uno de ellos:

  • Pórtico: son los que están en los arcos que atraviesan las distintas vías. Lanzan una señal contra los vehículos en movimiento y cuando la recibe de vuelta calcula la velocidad a la que circulan.
  • Postes y cabinas laterales: ubicados en los laterales de la carretera, funcionan de manera automática y los hay de dos tipos: aquellos que funcionan como los de pórtico y los láser. En este caso, emiten una serie de haces de luz oblicuos y cuando los vehículos cortan esta emisión, calculan el ritmo que llevan.
  • Trípode: instalados en los márgenes de la carretera, necesitan la intervención de un agente.
  • Vehículos: igual que en el caso anterior, están operados por los agentes y son capaces de actuar tanto en estático como en movimiento.
  • Tramo: equipados con dos o más cámaras de visión artificial, calculan la velocidad media que el vehículo ha mantenido en un determinado tramo. Así saben si ha respetado los límites o no.

Los drones

A los radares hay que añadir 39 drones (28 más que el verano pasado) que se distribuirán a lo largo y ancho de nuestra geografía. Su misión no es controlar la velocidad de los coches sino captar imágenes y, a partir de ellas, juzgar si hay una infracción clara como, por ejemplo, no llevar cinturón de seguridad, usar el móvil al volante o saltarse una señal como un stop o una línea continua.

Para ello están equipados con cámaras de alta resolución que captan todas estas infracciones a un kilómetro de distancia desde su posición. Su radio de acción es de 500 metros, sus vuelos tienen una autonomía de 20 minutos y aunque pueden alcanzar alturas de hasta 150 metros, nunca superan los 120 cuando están ejerciendo sus funciones.

No suelen ubicarse cerca de lugares estratégicos y tampoco cruzan la carretera, pero sí suelen estar acompañados de una patrulla de la Guardia Civil que se ubica cerca del tramo que están vigilando: cuando el dron reconoce una infracción, los agentes pueden notificarla en el acto. Si no cuentan con este refuerzo, la multa llegará por correo certificado o a través de la sede electrónica de la DGT.

Pegasus

Como hemos visto con los drones, parte del dispositivo de la DGT surcará los cielos. Y es ahí donde nos encontraremos a los doce helicópteros equipados con la tecnología Pegasus. O lo que es lo mismo: un sistema integrado de control de carreteras que incluye radares para detectar excesos de velocidad, adelantamientos ilegales, circulación sin respetar la distancia de seguridad, hablar por el teléfono, no llevar el cinturón de seguridad, conducción temeraria…

Estas aeronaves están equipadas con un par de cámaras L3-Wescam: una es y sigue al vehículo infractor y la segunda cuenta con un teleobjetivo que enfoca la matrícula para poder leerla a través de un sistema de reconocimiento de imágenes. El radar, por su parte, es un telémetro láser que con mediciones cada tres segundos calcula la velocidad de un vehículo (puede alcanzar hasta los 360 km/h) con un pequeño margen de error.

Cámaras de cinturón y móvil

Terminamos con las 216 cámaras fijas de cinturón y móvil. Como veis no hacemos alusión a ningún radar porque, como su propio nombre indica, son cámaras de alta velocidad capaces de identificar cuando un conductor circula sin cinturón o manipulando su móvil.

Normalmente están situadas en pórticos y postes desde donde tiene un alcance de hasta 500 metros de distancia. Las cámaras son muy parecidas a las de velocidad, pero en este caso toman 50 fotos por segundo. Están equipadas con un sensor que detecta que un vehículo se está acercando a su posición y cuando pasa por el lugar donde está la cámara hace siete disparos sin flash.

De todas esas imágenes, se escogen las dos más nítidas para comprobar si lleva el cinturón o está usando el teléfono. Un sistema informático valora si existe infracción y si es así, emite la correspondiente sanción.