comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
SUV

4 MIN

Ya es oficial (a efectos prácticos) el retorno del motor rotativo a Mazda

mazda-motor-rotativo-05

Hablar de motores rotativos es una de esas cosas que a los verdaderos petrolheads nos da la vida. Estos peculiares motores diseñados por Felix Wankel en los años 60 tienen un funcionamiento muy peculiar, un sonido muy especial, y han estado montados en coches de lo más interesante durante las últimas décadas. Aunque varias marcas experimentaron con los rotativos, solo Mazda consiguió fiabilizarlos lo suficiente, y convertirlos en un icono de las altas prestaciones. Tras años y años de ausencia, la propia Mazda ha prácticamente confirmado su retorno. Pero no como esperas.

Los motores rotativos no tienen pistones en su interior. Su esquema de funcionamiento consiste en aprovechar la energía cinética producida por uno o varios rotores - de forma similar a un Dorito, si se me permite la "salida de tono" - girando sobre un mismo eje-cigüeñal longitudinal. En el fondo, son motores de cuatro tiempos: la mezcla de combustible y aire es encendida en la cámara de combustión, en cuyo interior gira un rotor de tres caras. Estos motores apenas generan vibraciones, pueden girar a un régimen muy elevado y generan un alto nivel de potencia en relación a su cilindrada.

El primer Mazda con motor rotativo fue el Cosmo Sport del año 1967, un futurista y elegante deportivo.
El Mazda MX-30 sorprende: el coche eléctrico de Mazda es un crossover con puertas suicidas estilo RX-8
Mazda ha vuelto a sorprendernos. Y de qué manera. Desde hace tiempo ya sabíamos ...

¿Por qué entonces el Mazda RX-8 fue el último coche en usar un motor rotativo? ¿Por qué llevamos más de un lustro de ausencia de estas mecánicas? Mazda lleva décadas perfeccionando este motor - que ya es un icono para la propia marca - pero las normativas de emisiones le llevan ventaja. El motor rotativo, por su propio funcionamiento y sistema de lubricación, tiene un consumo de aceite superior al de un motor de pistones, y además, su combustión no resulta tan limpia a nivel de emisiones contaminantes. Por no hablar del "elefante" en la habitación: un consumo de combustible elevado.

Estos escollos son los que han impedido a Mazda lanzar un sucesor para sus deportivos rotativos, además del incierto mercado para estos vehículos de disfrute. Sin embargo, Mazda no quiere dar la espalda al motor rotativo, parte esencial de su pasado. Y en su última nota de prensa han anunciado que el motor rotativo podría ser equipado en los Mazda MX-30 como extensor de autonomía de a bordo. Los Mazda MX-30 son crossover eléctricos con una autonomía de solo 200 km según el ciclo WLTP, y un extensor térmico de autonomía sería de gran ayuda para su exigua batería de 35,5 kWh de capacidad.

Tiene mucho sentido equipar un extensor térmico de autonomía en un coche eléctrico, aunque lo óptimo sea usarlo siempre en modo 100% eléctrico.

Este pequeño motor rotativo de bajo cubicaje podría funcionar en su punto óptimo de eficiencia, tendría asociados sistemas anticontaminación avanzados, y además, sería muy compacto y ligero. Además su funcionamiento sería casi imperceptible, gracias a su ausencia de vibraciones. No es la primera vez que Mazda equipa un extensor de autonomía rotativo en un coche eléctrico: ya lo hizo en un Mazda2 EV en fase prototipo. Con este extensor, el futuro del motor rotativo está casi garantizado, y gracias a él, la autonomía de los coches eléctricos de Mazda podría doblarse o triplicarse sin problema.

Pero... ¿sería mucho pedir un sucesor "de verdad" para el Mazda RX-8?

Galería de fotos del Mazda MX-30

14
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Vídeo destacado del Mazda MX-30