CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Deportivos

3 MIN

El deportivo de tres asientos que no conocías, que no te importaba pero que ahora quieres

Javier López | @jlopezbryan96 | 28 Feb 2022
Talbot Matra Murena 1
Talbot Matra Murena 1

No, nos referimos al McLaren F1, sino aún mucho menos conocido pero igualmente carismático Talbot Matra Murena, un deportivo que, al igual que el inglés, cuenta con tres asientos, aunque en este caso al más puro estilo furgoneta. Y es que este peculiar rasgo del Matra lo convierten en uno de los coches de los 80 más curiosos pese a que su éxito fue casi tan fugaz como su estancia en el mercado. Sea como fuere, el Talbot Matra Murena merece ser recordado y analizado, puesto que estamos seguros que, aunque no te importase demasiado, ahora vas a querer uno.

Debemos remontarnos a la Francia de los años ochenta, momento en el que el conocido como Project M551 estaba destinado a convertirse en el sustituto del Matra-SIMCA Bagheera, otro deportivo de la firma que también había presentado esa peculiar configuración de asientos. Y es que, a diferencia del F1, tanto el Murena como el Bagheera contaban con tres asientos individuales corridos, algo poco usual en un coche de su segmento.

5
FOTOS

Talbot Matra Murena, el deportivo de tres asientos que ahora necesitas

Aunque la principal actividad de Matra estaba concentrada en la aeronáutica -aunque también tuvo si relevancia en Fórmula-, al amparo de PSA -ahora Stellantis- ya como propietario de Crhysler Europa y tras renombrar SIMCA como Talbot, volvió a jugar sus cartas en los vehículos comerciales. Así nace el Murena, al cual podemos considerar como una especie de Franskenstein automovilístico en el que se maridan piezas de diferentes vehículos de PSA con elementos de la ya extinguida SIMCA.

Pese a que el diseño podía recordar en cierta manera a los cánones italianos de la época, lo cierto es que a nivel interno el Talbot Matra Murena era francés. Mientras que la dirección y la suspensión delantera las heredaba de SIMCA, la caja de cambios de cinco relaciones era del Citroën CX. Pero lo verdaderamente curioso era que el deportivo francés contaba con un chasis de chapa galvanizada y un Cx de 0,33.

Además, la carrocería era de fibra de vidrio, superando así por poco los 1.000 kilos de peso y asentándose como un coche sumamente ligero. A esto debemos sumarle la presencia de diversos motores que, aunque en una primera instancia se pensó en emplear el motor Douvrin de Renault, finalmente se decantaron por un cuatro cilindros atmosférico de 1.6 litros que desarrollaba 92 CV y 132 Nm de par procedente del Talbot Solara para instalarse en posición central transversal.

También se llegó a ofertar con un 2.2 -de cuatro cilindros y en misma posición- con 118 CV y 181 Nm de par, cifras que más tarde ascendieron hasta los 142 CV y 188 Nm de par para el Murena S, la variante más radical del deportivo francés. Por supuesto, la potencia se enviaba única y exclusivamente al eje posterior, buscando garantizar una conducción más picante y deportiva.

Pese al intento de Matra por ofrecer un deportivo diferente pero cumpliendo con lo que el segmento exigía, el Murena no tuvo demasiado éxito. Del Talbot Matra Murena S tan solo se fabricaron entre 1980 y 1983 -periodo en el que su producción estuvo en activo- 480 unidades -lo que provoca que hoy en día estén bastante cotizados-, 5.640 unidades de la variante 1.6 y 4.560 del 2.2 de 118 CV. No, no cuajó demasiado bien, pero debemos reconocer el mérito que tuvo el Murena, la peculiar configuración de sus asientos y su personalidad.

5
FOTOS

Imágenes: ADAC