CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

4 MIN

La última y controvertida decisión de Tesla la convierte en la Apple del mundo del motor

Elena Sanz Bartolomé | 19 Abr 2022
Tesla Elon Musk Semiconductores Crisis Model S Supercargador 02
Tesla Elon Musk Semiconductores Crisis Model S Supercargador 02

Hace unas semanas Tesla subió los precios de sus vehículos: un incremento que en España ha sido de más de 6.000 euros en determinados casos. Ahora, la compañía ha tomado otra decisión que ha vuelto a generar un intenso debate: sus coches eléctricosno incluirán el cable de carga. Un movimiento que ha llevado a muchos a equiparar su estrategia con la de Apple y ya sabemos que algunas comparaciones son, especialmente, odiosas.

Hagamos un breve viaje al pasado. En un principio, Tesla incluía dos tipos de cable: uno de Tipo 2 con el que era posible cargar la batería en tomas públicas o domésticas que no disponían de este conector y otro para hacer uso de los enchufes convencionales. Con el paso del tiempo eliminó el primero dejando únicamente el segundo: ahora no incluirá ninguno y la razón la ha dado el propio Elon Musk.

Entre 340 y 590 euros

Aficionado a responder a los usuarios que se dirigen a él en Twitter, el CEO de Tesla ha explicado que la decisión se debe al poco uso que se da a ese cable: “Las estadísticas eran muy bajas por lo que parecía un desperdicio”. Al mismo tiempo ha asegurado que incluirán “más adaptadores de enchufe con el kit de conector móvil”. O lo que es lo mismo: si adquieres uno de sus coches eléctricos, tendrás que comprar aparte tu propio cable.

¿Cuánto cuestan estos conectores? El Gen 2 con el que es posible conectarse a cualquier tomacorriente doméstico de 110 V tiene un precio de 340 euros mientras que el que nos permite recuperar la capacidad de la batería a una velocidad de carga máxima de 11 kW se va a 590 euros. Ambos están agotados en la página web que Tesla tiene para el mercado español… y la misma situación se repite en la versión de Estados Unidos.

Bajada de precios

Estas cifras han avivado el debate que cuestiona la decisión de Tesla: tanto es así que la compañía ha decidido bajar los precios y facilitar el proceso de compra… a pesar de no haber existencias. Ha sido, de nuevo, Elon Musk el encargado de la comunicación: “Tras los comentarios recibidos, bajaremos el precio a 200 dólares y facilitaremos su pedido al hacer el del coche”. Queda por ver si este movimiento es extensible a todos los mercados.

Elon Musk aprovechaba para recordar que esta compra no es necesaria si sus clientes adquieren (de forma independiente al vehículo) una estación de carga para instalarla en su vivienda o si usan los Superchargers. En cualquier caso aconsejan que la instalación se haga antes de que el coche eléctrico llegue a su poder para evitar imprevistos.

¿La misma estrategia de Apple?

Hablábamos al principio de que las comparaciones, a veces, son especialmente odiosas y lo hacíamos porque muchos han visto similitudes entre la estrategia de Tesla y la que, en su día, adoptó Apple cuando dejó de incluir el enchufe en sus terminales. Los de Cupertino explicaron que, normalmente, sus clientes ya tienen un conector en su casa (de otros iPhone o de otros terminales) y si no disponen de él, para cargarlo, pueden conectarlo al puerto USB de su ordenador, del coche… No es lo ideal, pero es posible alimentar la batería sin hacer una compra adicional: en el caso de Tesla esta solución no es viable.

No es, sin embargo, la única marca que ha prescindido del cable de carga: Kia, por ejemplo, no lo incluye en el Kia EV6. Sólo esperamos que esta tendencia minimalista de equipamiento no se ponga de moda.

24
FOTOS