¿Es posible viajar en coche eléctrico? La Gran Ruta de Suiza probando los Tesla Model S y Model X

 |  @ClaveroD  | 

Hace tan sólo unos meses, mediante nuestra prueba del Tesla Model S 75D, analizamos si realmente el más barato de los Tesla era un altertiva real al vehículo “convencional”. Ahora subimos el listón y nos preguntamos qué sucede cuando queremos embarcarnos en una aventura alejados de la ciudad y las autopistas en coche eléctrico. Para dar respuesta a esta duda nos hemos ido hasta Suiza, donde a través de un viaje por el primer corredor diseñado para viajar en coche eléctrico (Gran Ruta de Suiza), hemos comprobado en persona qué supone realizar largos kilometrajes a los mandos de los Tesla Model S y Tesla Model X.

El coche eléctrico como compañero de largos viajes es cada vez más real, aunque es la infraestructura de recarga el punto clave

Suiza y su apuesta por el viaje en coche eléctrico

Durante 4 días nos propusimos recorrer algunas de las etapas que dan forma a la Gran Ruta de Suiza, una de esas rutas que gusta conocer los encantos de un país a través de carreteras secundarias y numerosas paradas en lugares pintorescos, un viaje en coche de los de verdad. En 2017 esta ruta impulsó un proyecto pionero para electrificar la totalidad de su recorrido en pos de ofrecer una alternativa de movilidad más amable con el medio ambiente, lo que a día de hoy se ha traducido en una ruta por carretera que ofrece 1.643 kilómetros y más de 300 puntos de recarga para vehículo eléctrico (mapa de puntos de recarga).

Hablamos por lo tanto de un escenario que hace especialmente interesante viajar en vehículo eléctrico, y no sólo en coche ojo, pues a lo largo de este roadtrip hemos podido cruzarnos con todo tipo de estilos de viaje, desde la clásica caravana con la que disfrutar con la casa a cuestas, hasta el grupo de moteros que acumula kilómetros de restaurante en restaurante. Y sí, parece que la idea de hacerse este viaje en eléctrico ha calado ya que nos hemos cruzado con bastantes coches eléctricos.

Como compañeros de viaje contamos con el Tesla Model S y Tesla Model X, ambos modelos corresponden a sus versiones topes de gama 100D o P100D. Esto nos lleva a disfrutar de coches donde la autonomía real supera los 400 kilómetros por carga, más que de sobra para hacer de forma completa todos y cada uno de los tramos individuales que dan forma a la ruta completa. Pero tampoco podemos olvidar que esta ruta discurre por zonas con importantes desniveles, además de ser una zona donde la climatología puede afectar a los consumos que tengamos planificados. Habiendo realizado este viaje en Junio todavía fue posible encontrar grandes contrastes como el Sol de justicia que bañaba las orillas de Spiez y la gran cantidad de nieve que cubría los pasos de San Gotardo o Furka. Más allá del viaje en coche, los amantes de la naturaleza y los deportes de montaña tienen en esta ruta una cita obligada.

Las cuatro etapas que recorrimos nos llevaron desde Zurich a Bellinzona el primer día, de Bellinzona a Spiez pasando por Realp y Goppenstein el segundo día, desde Spiez hasta Vitznau pasando por Brienz y Emmental (sí, la cuna de los quesos del mismo nombre) el tercer día, culminando el cuarto día de roadtrip en un viaje desde Vitznau hasta Schlieren (Zurich) para dejar los coches en la Tesla Store de la zona y regresar a España en avión. El acumulado total rozó los 700 kilómetros, realizando recargas en diferentes puntos, tanto supercharger disponibles a lo largo del país, como puntos de recarga de diferentes tipologías, desde puntos de recarga normal o acelerada en la vía pública que son oficiales de la propia Gran Ruta de Suiza (145), hasta puntos de carga ofertados por decenas de hoteles o establecimientos de toda índole. En su mayoría estos puntos ofrecen una potencia de carga de 22 kW, aunque los hay incluso CCS y CHAdeMO de hasta 100 kW y permiten el uso de tarjeta de crédito para el pago, por lo que resulta bastante sencilla la recarga. En el caso de los hoteles se ofrece la recarga gratuita si nos alojamos allí.

Cuando la autonomía no es un problema, viajes en Tesla… o no

A lo largo de los trayectos de cada día pudimos probar los diferentes coches, realizando conducción por carretera secundaria, autopista, ciudad, montaña, etc. Las cifras de consumo oscilaron entre los 22 y 24 kWh, lo que nos da una autonomía real que confirma esos más de 400 kilómetros por cada carga completa. Hablamos de un consumo bueno, posiblemente mejorable, pero que en estas circunstancias se veía penalizado por los constantes cambios de conductor, tipologías de carretera, climatología y ritmos de conducción. Teniendo en cuenta la disponibilidad de puntos de recarga a lo largo de trayecto, el consumo medio obtenido y la autonomía que alcanzaba tanto el Tesla Model S como el Tesla Model X, el miedo a quedarnos sin batería no hizo acto de presencia en ninguna de las etapas.

Con más de 300 puntos de recarga, cualquier vehículo eléctrico puede plantearse realizar la Gran Ruta de Suiza

Obviamente realizar este viaje en un Tesla era la forma más sencilla para no preocuparse por la autonomía, fuimos de sobrados por decirlo de algún modo, pero dada la alta disponibilidad de puntos de recarga y la facilidad para acceder a ellos, cualquier coche eléctrico sería buen candidato para completar toda la ruta con una mínima planificación. Muy posiblemente sea este el escenario en el que más paridad he encontrado entre puntos de recarga y gasolineras después de Noruega, permitiendo a los conductores de vehículos eléctricos huir del range anxiety tan común fuera de los desplazamienos habituales. No hay dudas, el modelo de Suiza y su Gran Ruta es un formato a replicar en otros países si de verdad se quiere fomentar el uso del vehículo eléctrico, lo que me lleva a otra reflexión…

¿Podemos viajar en coche eléctrico por España?

Sí, aunque con muchísimos matices. Si nuestro coche eléctrico es un Tesla la cosa es mucho más sencilla dada la elevada autonomía de éstos y la posibilidad de recargar en las estaciones de carga rápida supercharger propiedad de la marca, además de en los puntos de recarga en destino, que los hay tanto de uso exclusivo para vehículos Tesla como “libres” para ser usados por cualquier eléctrico siempre que nos atengamos a las condiciones a las que obliga el establecimiento en el que están instalados (hoteles, centros comerciales, supermercados…). Si nuestra economía no nos permite tener en nuestro garaje uno de los coches eléctricos de Tesla – recordemos que el más barato a la venta en España arranca en 86.980 euros -, las posibilidades para recorrer largas distancias se reducen de forma sensible por las más modestas autonomías de los coches eléctricos que hay en el mercado y por la no menos importante ausencia de infraestructura de recarga de acceso público.

En un país tan volcado con el turismo y tan preocupado ahora por las consecuencias del diésel, el formato de viaje en coche eléctrico podría ser una muy buena idea

España sigue ofreciendo una escasa red de puntos de recarga de acceso público, especialmente de los que permiten unir núcleos de población a través de las principales carreteras. Por si no fuera poca desmotivación la escasa oferta de puntos de recarga que existe en nuestro país, cada localidad que ha decidido apostar por tener puntos de recarga lo ha hecho empleando formatos de recarga y sistemas de pago propios, lo que nos obliga a conocer muy bien cada punto de carga en el que queremos parar para no toparnos con la desagradable sorpresa de no poder recargar. Y por si todo esto fuera poco, mi experiencia conduciendo coches eléctricos me ha llevado en bastantes ocasiones a sufrir problemas añadidos como puntos de recarga averiados o en mantenimiento que no son previamente avisados, ocupación de espacios reservados para coches eléctricos por coches convencionales o coches eléctricos que no están recargando, por no hablar de problemas con los sistemas de pago y/o tarifas al emplear cada red local de puntos de recarga un sistema de cobro “exclusivo”, lo que a la hora de realizar grandes kilometrajes te obliga a un tedioso estudio para cada cambio de ciudad.

A pesar de todo ello, el coche eléctrico me resulta una de las formas más interesantes de viajar, viajar de verdad, haciendo kilómetros por carreteras secundarias con paradas en cada población. Algún día sí que habrá más facilidades en España, espero, y la mejor prueba de ello es que la oferta de coches eléctricos y sus prestaciones no para de crecer.

Más información: Gran Ruta de Suiza
Imágenes: Eduardo Grund | David Clavero

Lee a continuación: Tesla comienza a revelar el código fuente de sus coches

El Tesla Model S es el eléctrico a baterías con mayor autonomía que está a la venta en España desde 83.000 €.