CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Volkswagen

4 MIN

Con entrega inmediata, el gran truco de Volkswagen para que tengas tu coche mañana mismo

Javier López | @jlopezbryan96 | 28 May 2022
Volkswagen T Roc
Volkswagen T Roc

No son pocos los problemas los que contextualizan el año 2022, empezando por la subida del carburante y acabando con el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Todo ello ha derivado, junto a la pandemia provocada por el COVID-19, en la crisis de los microchips, provocando en que las entregas de vehículos se atrasen mucho. ¿La solución? Ofrecer un servicio de búsqueda de unidades de stock como el que tiene Volkswagen.

Y es que los largos tiempos de espera junto a una gran inflación ha generado que muchos potenciales clientes acudan al mercado de ocasión. Sin embargo, firmas como Volkswagen han querido jugar bien sus cartas al ofrecer una búsqueda rápida y cómoda de unidades de stock de prácticamente toda su gama, logrando que alguna de ellas encaje con los gustos y necesidades de los compradores para tener coche, literalmente, al día siguiente.

El truco de Volkswagen para que tengas tu coche mañana mismo pero, ¿es infalible?

El sistema es muy sencillo: entramos en la web, ponemos nuestro código postal e indicamos el radio de búsqueda de concesionarios que queramos. Automáticamente la página nos mostrará, bajo esos parámetros, los vehículos más cercanos a nuestra ubicación, indicando color, acabado, motor y precio, así como cantidad de unidades que están disponibles en el entorno seleccionado.

Además, también se nos indica el concesionario en el que se encuentra cada unidad, la ubicación del mismo y las características del coche en concreto. En nuestro caso se nos plantea un stock generoso de cada modelo en un radio de 50 kilómetros, pudiendo escoger entre 25 Polos, 47 Golf, 124 T-Roc, 3 Tiguan, 1 Touran, 5 Passat y 228 Taigo entre otros modelos.

Si indagamos un poco más descubriremos que estas unidades se ofrecen con dos opciones: "¡Lo quiero!" y "Consíguelo". Por norma general, la primera de ellas aparece con vehículos comerciales y furgonetas, y si avanzamos nos derivará en un formulario por el cual un concesionario se pondrá en contacto con nosotros, pero no necesariamente el que más cerca nos quede, sino el que tenga la unidad en stock. Por ejemplo, en nuestro caso, pese a residir en Madrid, si accedemos a "¡Lo quiero!" en una Volkswagen Caravelle nos remite directamente a un concesionario de Elche.

Si entramos en la opción de "Consíguelo" nos remite a un formulario para bloquear el vehículo, acción que requiere un depósito de 500 euros -independientemente del modelo- que se nos devolverá al comprar el coche o al rechazar la oferta.  Y es que, una vez que en menos de 24 horas el concesionario nos haya confirmado que el vehículo que queremos está disponible para "bloquearlo", se cerrará el precio, ya que la cifra que aparece en la web es orientativa y puede ser mayor o menor, y disminuirá si decidimos financiar.

Una vez que decidamos el método de compra, se nos enviará una oferta y tendremos un plazo de cinco días para aceptarla. Independientemente de la respuesta, se nos devolverán de manera íntegra los 500 euros. Por otra parte, estos vehículos en stock son nuevos, es decir, no están catalogados como vehículos de kilómetro cero.

Sin embargo, su condición de stock permite que el precio orientativo sea más bajo que el que encontramos en el configurador en una unidad con mismo acabado, motor y equipamiento. Bien es cierto que el precio es orientativo y que después puede fluctuar, pero en el caso de un Volkswagen Golf 2.0 TDI de 115 CV con acabado Life se nos ofrece un precio al contado de 28.255 euros -en el buscador de stock indican un precio de 28.780 euros- frente a los 31.330 euros de configurador por un vehículo idéntico.

Ahora bien, los puntos flacos de este sistema residen en que podemos encontrarnos con que el coche que queremos no esté disponible, obligándonos así a recurrir a otro modelo. Además, este sistema no es infinito, y una vez que se acaben las unidades de stock volveremos a encontrarnos con un desabastecimiento. Como curiosidad no se muestra ningún vehículo eléctrico de stock, dando a entender que la crisis de los microchips está complicando más la fabricación de estos.