CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

4 MIN

Volkswagen ID.LIFE: así será el eléctrico de 20.000 euros de Volkswagen

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 6 Sept 2021
Volkswagen Id.life Concept Car
Volkswagen Id.life Concept Car

Llevamos tiempo escuchando hablar del eléctrico barato de Volkswagen. Sabíamos que el Volkswagen ID.3 podría adquirirse por menos de 30.000 euros - especialmente teniendo en cuenta ayudas como el Plan MOVES III - pero Europa necesita coches eléctricos más baratos. Esta generación de eléctricos llegará en torno al año 2025 y contará con coches como el Renault 5 entre sus filas. Volkswagen no quiere perder ese tren y nos presenta su coche eléctrico de 20.000 euros con motivo del IAA del Munich. Eso sí, de momento lo hace de forma conceptual.

Se llama Volkswagen ID.LIFE y es el adelanto de este utilitario 100% eléctrico, un coche que a tenor de lo presentado desdibuja la frontera entre el utilitario y el crossover - acercándose más a este último. Construido sobre la plataforma MEB de Volkswagen, no solo es un coche importante por volumen: su desarrollo podría estar liderado por el Centro Técnico de SEAT en Martorell. Es más, incluso podría ser fabricado en España, junto a los utilitarios eléctricos de SEAT y CUPRA - una gran noticia para la industria automovilística española.

El ID.LIFE ocuparía el espacio ahora ocupado por los Volkswagen Polo y Volkswagen T-Cross.
39
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Aunque su base sea la plataforma MEB, estrenará una versión adaptada a coches pequeños del kit modular, que bien podría ser bautizada como MEB-A0. Una de las peculiaridades de este utilitario será que el motor pasará a estar situado en el eje delantero, en vez de sobre el eje trasero, como ocurre en los Volkswagen ID.3 e ID.4. El motor eléctrico del ID.LIFE desarrollará hasta 234 CV, permitiendo un 0 a 100 km/h de 6,9 segundos. Es lo más cercano a un GTI que vamos a tener en los segmento B del futuro - petrolheads, hemos de ir asumiendo esta dura realidad.

A pesar de sus pequeñas dimensiones - el ID.LIFE mide 4,09 metros de longitud - este crossover tendrá una batería de hasta 57 kWh de capacidad, con la que a nivel teórico alcanzaría una autonomía WLTP de 400 km. Compatible con protocolos de carga rápida, en 10 minutos, conectado a un cargador rápido en corriente continua, recuperaría 163 km de autonomía en apenas 10 minutos. Estas especificaciones deberían ser similares en la versión de producción, cuyo diseño exterior e interior sí podría diferir de forma sustancial del presentado en este prototipo.

Con 190 mm de altura libre al suelo, si gozase de tracción total, podría ser un buen todocamino.

Su carrocería es angulosa y con toques retro, contando con sus ópticas integradas tras la calandra, de aspecto limpio. Su perfil lateral y su zaga refuerzan esta sensación sólida y fuerte con un diseño muy cuadriculado. Su carrocería incorpora soluciones muy innovadoras, como restos de madera en la laca de la pintura, que le dan un toque de color, o una cubierta textil sintética para su techo - construida con plástico reciclado. Su techo, dicho sea de paso, es desmontable y permite que el coche se convierta rápidamente en un descapotable tipo targa.

En su interior encontramos detalles que anticipan el espíritu sencillo de este coche. El infotainment correrá a cargo de nuestro smartphone y todos los controles se limitará a un volante multifunción de forma hexagonal. Una pantalla flexible se despliega tras el salpicadero, y un proyector nos permite convertir el coche en una sala de cine o una sala de juegos. Nuestra consola y todos nuestros aparatos serán alimentados por varios enchufes de 230 voltios y 16 amperios. Los asientos pueden abatirse, formando una superficie plana, tipo salón.

Su suspensión trasera es más sencilla y asequible, de eje rígido.

Por si esto fuera poco, el maletero del coche es de 410 litros, combinando el maletero trasero, frontal, y el espacio de almacenamiento situado bajo la cubierta trasera del capó. Detalles en tela, madera y otros materiales más dignos de una casa, completan un habitáculo interesante y acogedor que esperamos sea trasladado al coche de producción - y no sean simplemente conceptuales. Sea como fuere, es un claro anticipo del futuro del coche eléctrico: no será un simple medio de transporte, será una extensión conectada de nuestra vida.