CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

7 MIN

Cómo funciona el aire acondicionado de tu coche y cómo mantenerlo a punto este verano

Juan Carlos Lezama Gonzalez | 24 May 2022
Que Es Aire Acondicionado 3
Que Es Aire Acondicionado 3

Hubo una época en la que los coches, de forma general, no tenían aire acondicionado. Hoy en día nadie se plantea, al menos en España, sacar un coche del concesionario sin contar con este sistema de refrigeración. Los veranos en nuestro país son duros, y contar con un aire acondicionado que funcione de forma efectiva es algo que agradecemos.

Para esto no hay nada mejor que conocer a fondo cómo funciona un sistema de aire acondicionado, de manera que podamos saber exactamente qué es, su principio de funcionamiento, y cómo mantenerlo a punto para que nos eche un cable a la hora de soportar el verano.

El aire acondicionado es imprescindible en los veranos mediterráneos, por eso es bueno conocer a fondo cómo funciona para realizar un buen mantenimiento y detectar averías
Sistema de aire acondicionado con climatización automática en múltiples zonas.

¿Qué es el aire acondicionado?

El aire acondicionado es un sistema de refrigeración que se encarga de generar aire frío utilizando para ello la compresión de un gas refrigerante.

En un coche nos encontraremos con diferentes elementos en un sistema de aire acondicionado, aunque de forma general podemos hablar de un circuito que incluye un compresor, un condensador, un evaporador y un ventilador.

Diferencias entre aire acondicionado y climatizador

¿Realmente hay diferencia entre el aire acondicionado y el climatizador? La respuesta es sí, y no. Y es que aunque en los catálogos y en la práctica veas que un sistema u otro pueden tener algunas ventajas o posibilidades que otros no tienen, lo cierto es que el principio de funcionamiento es el mismo en todos los casos.

La principal diferencia la encontraremos en aquellos vehículos que cuenten con un climatizador, que además puede ser de una sola zona, bizona, o incluso más específico según las zonas del coche que se puedan controlar. Pero en realidad, un coche con climatizador tiene un sistema de aire acondicionado. No obstante, incluye termostatos que nos permiten fijar la temperatura a la que queremos el coche (o una zona en concreto), y que se encargan de controlar automáticamente cuándo ir parando el compresor o la velocidad del ventilador para ir manteniendo o ajustado la temperatura.

Mientras que con un aire acondicionado estándar tienes que ser tú el que va regulando la fuerza del ventilador, obligándonos a tener que ir haciendo cambios y ajustes constantemente, un climatizador se mantiene en la temperatura marcada. Además, un climatizador de múltiples zonas es ideal si tú eres una persona friolera y viajas con alguien que es una persona calurosa, o viceversa.

¿Cómo funciona el sistema de aire acondicionado?

Aunque entrar en detalles mecánicos profundos nos llevaría muchos más artículos que las líneas que estás leyendo ahora mismo, sí vamos a hablar sobre el principio de funcionamiento básico del aire acondicionado.

Hemos dicho que tenemos cuatro elementos clave: compresor, condensador, evaporador y ventilador.

Y aparte de esto, tenemos dos "productos", o dos tipos de "aire". Tenemos el gas refrigerante que va siempre en el circuito cerrado del vehículo, y tenemos el aire ambiental que es tomado del exterior del coche o del interior del habitáculo según si tenemos activada o no la opción de recirculación del aire.

Como hablamos de cambios de temperatura, hablamos también de energía. La energía ni se crea ni se destruye, se transforma. Y aunque tenemos muy claro cómo funciona un calefactor, utilizando energía para producir calor, no suele ser tan fácil de entender la refrigeración, aunque el concepto es el mismo. El gas refrigerante tiene unas cualidades concretas, que hacen que absorba energía a baja temperatura y presión y ceda energía a alta temperatura y presión.

La pregunta ahora sería, ¿cómo llevamos a ese gas refrigerante a un estado en el que necesite "absorber" energía tanto como para quitarle energía al aire ambiente?

Para esto es todo el sistema del aire acondicionado. El gas refrigerante es comprimido por el compresor, haciendo que ocupe muchos menos espacio. Cuando es sometido a este esfuerzo, acumula temperatura. Luego pasa por el condensador, que se encuentra en el frontal del coche, recibiendo el aire que va "golpeando" el frontal del vehículo debido a la velocidad del coche. Este cambio baja la temperatura del gas y produce un cambio de estado de gas a líquido. Finalmente, en la última fase, el líquido refrigerante es pulverizado hacia el interior del evaporador, expandiéndose y perdiendo presión, lo que produce una absorción de energía del aire que rodea al evaporador, y por tanto, quitándole calor, o dicho de otro modo, enfriándolo. Este aire frío es el que el ventilador empuja al interior del coche.

Nos hemos dejado fuera de la ecuación elementos como el filtro deshidratador que seca la humedad que pueda haber en el gas refrigerante, o la válvula de expansión, que controla el flujo de líquido que se pulveriza hacia el evaporador, así como los presostatos que controlan que el sistema funcione correctamente en todo momento.

Con los mandos del aire acondicionado controlas la fuerza del ventilador o la temperatura requerida.

¿Qué gas refrigerante lleva el aire acondicionado?

Como hemos comentado, el gas refrigerante del sistema de aire acondicionado cambia constantemente de estado gaseoso a líquido y los niveles de presión y temperatura. Los gases refrigerantes se caracterizan por absorber energía a bajos niveles de presión y temperatura, y ceder energía en condiciones contrarias, cuando se produce un cambio de estado.

No vale con rellenar el circuito del gas refrigerante con aire ambiente, tiene que ser un gas preciso. Aunque no son los únicos que hay, en coches encontraremos sobre todo gas R134a y gas R1234yf, habiendo quedado el primero en desuso en los nuevos modelos desde hace unos años.

En los últimos tiempos ha surgido un producto comercial denominado "gas ecológico", que no daña la capa de ozono como los gases fluorados. Aunque está resultando efectivo en muchos casos, difícilmente se homologará en tu vehículo el uso de un gas diferente a aquel para el que se diseñó originalmente tu sistema de aire acondicionado, por lo que debe ser usado con precaución.

¿Cómo revisar el aire acondicionado para el verano?

Hay varios aspectos a tener en cuenta para tener el aire acondicionado a punto. El primero y más accesible para ti está en que no haya ninguna obstrucción debido a la proliferación de bacterias u hongos. Se venden productos para acabar con estos.

Por otro lado, el filtro de aire del habitáculo también debe ser otro de los elementos a revisar. Dado que el aire atraviesa este, si está demasiado sucio podría estar obstruyendo el buen funcionamiento del aire acondicionado.

El aire debe circular sin obstrucciones para tener una eficacia total.

Un problema habitual con el que se encuentran muchos propietarios es con que el aire ya no enfría bien. Si falta presión de gas refrigerante, el aire acondicionado habrá perdido eficacia, y sería bueno "rellenar". Eso sí, es obligatorio asegurarse de que no hay una fuga para cumplir con la normativa respecto a la expulsión de gases fluorados a la atmósfera. Debido a esto es posible que tu taller tenga que cobrarte el servicio de comprobación de vacío, y quizás el de reparación de una fuga si no hace vacío, con el consiguiente coste.

No obstante, en caso de tratarse del gas refrigerante, habrás solucionado el problema sin gastarte mucho dinero. Y hay quien se atreve a rellenar por sí mismo el circuito de gas refrigerante, o incluso a utilizar uno de los "ecológicos".

En cualquier caso, esto siempre será mejor esto que la posibilidad de tener una avería seria en el compresor o en alguno de los otros componentes claves del sistema de aire acondicionado, que requeriría de un trabajo algo más especializado con el consiguiente coste.