CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

7 MIN

En países como Rusia son casi "obligatorias" pero, ¿es legal llevar en España una dashcam en el coche?

Nuria Aguilar | 7 Oct 2022
Que Es Dashcam 1
Que Es Dashcam 1

Probablemente hayamos visto alguna vez un coche con una cámara instalada en el parabrisas, conocidas como dashcam. Son cámaras que están muy extendidas en otros países como en Rusia, donde casi son obligatorias al ser una exigencia de las aseguradoras y existen muchísimos vídeos de accidentes grabados por otros conductores. De hecho, quizá tú quieres instalar una en tu coche pero no sabes si hacerlo porque no tienes muy claro si es legal o no en España. En este artículo te resolveremos esa duda para que puedas decidir definitivamente si ponerla en tu coche.

¿Qué es una dashcam?

Antes de nada, vamos a explicar bien lo que es una dashcam. Su traducción al español es "cámara de salpicadero". El propio nombre ya nos indica que es una cámara pequeña que va instalada en el salpicadero o en el parabrisas junto al espejo retrovisor. Normalmente va sujeta mediante una ventosa.

¿Para qué sirven las dashcam?

Hay quien utiliza estas cámaras para grabar sus viajes porque va a conducir por sitios con paisajes muy bonitos y le gusta tener esas imágenes ya sea para poder volver a verlas o para hacer un vídeo para sus redes sociales. Sin embargo, este no suele ser su uso principal.

Muchas personas utilizan estas cámaras por seguridad. ¿A qué nos referimos con esto? Muchas veces cuando sufrimos un accidente es difícil demostrar de quién ha sido la culpa, al llevar las imágenes grabadas en la dashcam es fácil ver cómo ha sido el accidente.

Y es que con estas cámaras se puede evitar el fraude, tanto a las aseguradoras como a los conductores, reduciendo esas prácticas porque todo queda grabado. Pero la pregunta es si aún así, estas cámaras son legales en España.

¿Son legales las dashcam en España?

En cuanto a si son legales en España, podríamos decir que hay un vacío legal. Es decir, es legal llevar la cámara instalada en nuestro coche, pero según el uso que le demos, podría ser ilegal.

La cuestión de si son legales o no tiene mucho que ver con la Ley de Protección de Datos. En España el derecho a la privacidad es muy importante, por lo que basándonos en esta ley no podríamos grabar una vía pública a no ser que se haga de una forma doméstica y limitada mientras conducimos. Si grabásemos de forma continuada se consideraría vigilancia y eso es competencia exclusiva de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, por lo que no sería uso doméstico.

Además, si tuviésemos un accidente y quisiéramos presentar las grabaciones como una prueba, habría que ver si son válidas o no lo son. Y es que si queremos grabar continuamente para tener pruebas en caso de accidente, no sería de uso doméstico. Pero también es cierto que no es lo mismo grabar solo lo que está delante que tener un campo visual más grande donde se graben casas y personas. Al igual que tampoco es lo mismo grabar solo un tramo que grabar de forma continuada. Para ser legal, la grabación tendría que activarse justo cuando suceda el accidente o de forma manual y el acceso a esas imágenes sería solo en caso de que ocurra un accidente. Aún así, será el juez quien tendrá que deliberar si esas pruebas son válidas o no.

Claro está, si en la grabación salen personas o datos personales como matrículas que no están vinculadas en el accidente, hay que difuminarlos.

¿Me pueden multar por llevar una dashcam?

No deberían multarte por llevar una dashcam si grabas mientras conduces y es para uso personal. Sin embargo, se han dado casos en los que se han multado a personas (con nada más ni nada menos que 1500 euros) por dejar el coche estacionado con una dashcam grabando una vía pública. Eso sí se considera vigilancia y por tanto conlleva una multa. Para evitarlo, podríamos orientar la cámara hacia el interior del coche, para evitar controlar las zonas de tránsito y además deberíamos avisar con un cartel a las personas de que pueden ser grabadas.

Algo que es obvio que sí es ilegal y que por supuesto puede suponernos una multa es hacer públicas las imágenes que hemos grabado en las que se puedan identificar caras o matrículas. Para evitarlo deberíamos eliminar o pixelar cualquier dato personal o caras que aparezcan en las imágenes. Si no, se nos puede multar con hasta 1500 euros.

Hay otras multas que nos podemos llevar por tener una dashcam en el coche y no tiene que ver con que grabe o no. Por ejemplo, manipular la cámara mientras conducimos es lo mismo que manipular un móvil, algo que puede ser un peligro para nosotros como para los demás ocupantes de la vía ya que no estamos atentos y podemos ocasionar un accidente. En estos casos la multa será de 200 euros y conllevará también la retirada de 3 puntos del carnet.

También podrían multarnos si un agente de tráfico considera que la cámara tapa nuestro campo de visión, algo que también podría hacer que tuviésemos un accidente por no ver bien la vía. En este caso la multa podría ser de hasta 100 euros.

No obstante, hay que tener claro que el grabar lo que sucede ante nosotros en un momento concreto, e incluso utilizar estas grabaciones como una posible prueba en un caso contra un seguro o contra otro conductor, es un derecho que tenemos. Podríamos tener algún problema si se demuestra que estamos realizando una actividad de vigilancia, pero eso nunca puede quitarnos el derecho que tenemos de grabar lo que está sucediendo en cualquier momento, y que además puede servirnos en caso de haber tenido un accidente o de que alguien haya dañado nuestro vehículo.

Muchas de las dashcam que hay a la venta, tienen un sistema cíclico de grabación. Cuando la memoria está llena, va borrando los anteriores archivos para grabar los nuevos. Esto, a su vez, puede servir para justificar que las grabaciones no quedan archivadas, no siendo una vigilancia real, sino simplemente almacenando las grabaciones recientes para poder recuperarlas en caso necesario. Por otro lado, muchas cámaras dejan de grabar cuando apagamos el motor, pero se activan de nuevo si el sensor de movimiento detecta un posible golpe o un daño al vehículo. De nuevo, no sería una situación de vigilancia, sino que la cámara se activa solo en casos justificados. Si tenemos algún problema con un agente de la autoridad, es mejor tener estos conceptos claros para poder explicarlos de forma adecuada.

Las cámaras en los cascos

Como algo adicional, queríamos mencionar las cámaras que se colocan los motoristas en los cascos.

Muchos de nosotros hemos visto vídeos de motoristas que van grabando los sucesos que viven a diario cuando van en moto. Todos estos sucesos se han grabado con una cámara que colocan en el casco. ¿Es esto legal? Lo cierto es que no.

Colocarse una cámara en el casco es una infracción grave porque se considera que estamos alterando las características de seguridad del casco. Por lo que llevar una cámara en el casco puede suponernos una sanción de 200 euros y la pérdida de 4 puntos de nuestro carnet.

En conclusión, el tema de las dashcam es un poco lioso, por eso mismo si vas a instalar una en tu coche, debes pensar bien en para qué vas a utilizarla y tener en cuenta que no debes compartir esas imágenes si salen datos o caras de personas. El uso que le des determinará si es ilegal o no y si te multarán o no. Y por supuesto, si conduces una moto, no lleves una cámara en el casco bajo ningún concepto.