CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

6 MIN

Qué es el leasing: financia un coche y decide más tarde si te lo quedas o no

Juan Carlos Lezama Gonzalez | 29 May 2022
Que Es Leasing
Que Es Leasing

El leasing en el mundo de la automoción hace referencia a una modalidad de financiación de un vehículo en la cual hay un pago mensual por el uso del vehículo, y una opción de compra al finalizar el contrato que nos permite quedarnos con el vehículo si realizamos un pago acordado al inicio del contrato. Por lo general, con las cuotas mensuales amortizamos parte del precio final, y en el pago final acabamos por pagar el vehículo.

Suele durar entre dos y cuatro años, aunque hay también otros plazos distintos. Es muy similar a lo que sería un contrato de alquiler con opción a compra del vehículo, pues al finalizar nuestro contrato tenemos la opción de quedarnos con el vehículo. Existen contratos de leasing en los que la opción de compra es obligatoria, y tendremos que asumir el pago final al acabar el contrato, y existen modalidades en las que la opción queda abierta, según si finalmente queremos o no quedarnos con el vehículo.

En los contratos de leasing debemos tener en cuenta que hay un pago mensual, y un pago final que habrá que hacer al finalizar el contrato si queremos quedarnos con el vehículo. Por lo general el pago de entrada o es inexistente, o es muy bajo. Eso sí, en esta modalidad, y al contrario de lo que ocurre con el renting, no se incluye el pago del seguro, los impuestos o el mantenimiento del vehículo. Las cuotas mensuales a pagar son más bajas que las del renting, pero tendremos que contar con estos gastos extra.

El leasing permite financiar un coche en una modalidad con pago a plazos muy similar al alquiler, pero con la opción de compra total del vehículo al finalizar el contrato de alquiler
El leasing es un modelo de financiación óptimo si eres un profesional, no necesitas una gran flota y consideras que podrías querer conservar el vehículo al finalizar el contrato.

El leasing de un coche

Entre las opciones para adquirir un coche, han ido apareciendo junto a las tradiciones de compra al contado y la financiación con préstamo, otras que han aportado facilidades, como es el caso del renting y del leasing. Cada una tiene sus ventajas y también sus contrapartidas a tener en cuenta. Sin embargo, lo mejor es siempre conocer a fondo todas las posibilidades para así poder tomar una decisión meditada y con fundamento.

El leasing puede ser una gran opción para aquellos que busquen un modelo parecido al del renting, pero sin tener que renunciar a tener un coche en propiedad, pues tras el contrato tienes la posibilidad de adquirir el vehículo/b>.

Ventajas del leasing

La gran ventaja que aporta el leasing reside en la forma de financiación. Mientras que la compra de un vehículo de forma tradicional implica como mínimo tener que pagar una entrada importante, con el leasing dicha entrada es inexistente o muy baja, de manera que el principal gasto será la cuota mensual.

Por otro lado, a diferencia de lo que ocurre con el renting, en el leasing nosotros siempre vamos a tener la oportunidad de adquirir el vehículo en propiedad al final del contrato por una cantidad establecida inicialmente, lo que aporta una sensación de propiedad para el consumidor, pudiendo hablar de "su" coche, y sabiendo que dicho vehículo será suyo tanto tiempo como quiera si así lo decide finalmente. En el caso del renting, aunque en ocasiones se ofrece la posibilidad de comprarlo al acabar el contrato, es la empresa que nos ofreció el contrato la que tomará esa decisión final, y sin tener que vincularlo a una oferta inicial.

Si optamos por un leasing en el que podamos decidir al final del contrato quedarnos o no el coche, podremos entonces decidir en el último momento si vale o no la pena realizar el pago por el vehículo. Si lo hemos utilizado de forma muy cuidadosa, no ha tenido averías, y el coche está en un estado perfecto, puede ser interesante adquirirlo incluso para realizar nosotros la venta de forma independiente.

Por último, no podemos olvidarnos del hecho de que la opción del leasing tiene una serie de ventajas fiscales. Si bien es cierto que es la entidad financiera la propietaria del vehículo en sí misma, el propietario de los bienes es el usuario, por lo que podemos considerar el vehículo como un activo, y las cuotas por pagar como un pasivo, lo que nos permite reflejarlo en el balance de cuentas, y aprovechar la depreciación del vehículo.

Desventajas del leasing

El leasing está regulado por ley, y está asociado al uso del vehículo en la actividad empresarial y profesional, por lo que en principio un particular no puede tener acceso a un contrato de leasing, tal y como sí puede con un contrato de renting. No obstante cada vez es más habitual ver modalidades parecidas a las del leasing establecidas según el formato de financiación, que sí están disponibles para particulares, aunque no exactamente con las mismas condiciones que el leasing.

La principal desventaja del leasing es que no aporta tanta tranquilidad como el renting, pues nosotros somos los responsables al completo del vehículo y de todo el mantenimiento o posibles averías, así como del seguro. Si te interesaba el modelo del renting por la despreocupación sobre el vehículo, el leasing no es la opción para ti.

Si eres un propietario cuidadoso, debes plantearte seriamente la opción del leasing.

La opción de ampliar el contrato en el leasing

Aunque no necesariamente aplica a todas las ofertas que hacen todas las empresas de leasing, lo cierto es que en muchos casos existe una opción adicional a la de devolver el vehículo o pagar el valor total restante, y es la de ampliar el contrato de leasing. Te permite renovar el contrato para seguir pagando una cantidad mensual por el coche hasta finalizar el pago total, o de nuevo con un pago residual posterior. Es una forma de prolongar la financiación que según la situación económica del momento puede ser ideal.

¿En qué casos optar por un leasing?

El leasing es una buena opción para profesionales que tengan claro que les interesa conservar el vehículo tras el periodo de contrato. Si vas a adquirir un vehículo de gama alta para ti y unos pocos socios, y sois conductores cuidadosos, entonces el leasing es un planteamiento interesante, pues tras este contrato puedes pagar el valor residual establecido previamente y entonces quedarte el vehículo. Tanto si te planteas quedarte el coche más tiempo, como si te planteas venderlo porque está en buen estado y no te supone una gran carga de trabajo, el leasing es una opción de lo más interesante. Aunque para grandes flotas puede que a nivel operativo no sea tan óptimo como el renting.