CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

6 MIN

Qué son las RPM y cómo pueden influir en el consumo de combustible y la respuesta del coche

Nuria Aguilar | 6 Oct 2022
Que Es Rpm 4
Que Es Rpm 4

Si eres una persona a la que le gusta mucho el mundo de la mecánica y los coches, probablemente sabrás que dentro de ese mundo hay muchos conceptos que se deben saber para comprender cómo funciona un coche. Uno de estos conceptos y que probablemente lo hayamos oído miles de veces son las revoluciones por minuto. Aunque es un concepto que no nos suena lejano, ¿sabemos en realidad qué significa? En este artículo te lo explicamos y así comprenderás mucho mejor el nivel de exigencia del motor de tu coche.

¿Qué es una RPM?

Una RPM o revolución por minuto es una unidad de frecuencia que indica el número de rotaciones por minuto que completa un cuerpo que gira.

En los coches, el cuerpo que gira es el cigüeñal, por lo que el número de RPM es el número de vueltas completas que hace el cigüeñal por minuto. También hace referencia a las subidas y bajadas que realizan los cilindros del motor.

Las RPM se indican en un dispositivo llamado tacómetro que se encuentra en el cuadro de mandos del coche, donde se suele encontrar también el velocímetro y el indicador del combustible. En el tacómetro las RPM se deben multiplicar por 1000 para saber a cuántas RPM va nuestro coche. En el caso de que la aguja marque el 2, significa que nuestro motor va a 2000 RPM.

¿En qué RPM se debe mantener un motor?

Es necesario que conozcamos bien nuestro motor y sepamos a cuántas RPM debe girar. Y es que los coches cuentan con un rango de RPM óptimo en el cual el motor tiene un buen rendimiento.

Por ejemplo, los coches con un motor de gasolina tienen un rango de revoluciones de entre 2000 y 4000. Mientras que los motores diésel son algo más bajas, estando entre las 1500 y las 3000. Los motores no deberían girar por debajo de estas revoluciones ya que podríamos hacer que el coche se averíe.

Si vamos controlando mediante el tacómetro las revoluciones a las que va nuestro coche, podremos evitar que el motor haga más trabajo del necesario y de esta manera podremos hacer que dure mucho más tiempo sin que se averíe.

¿Hay que cambiar de marchas en unas RPM concretas?

El cambiar de marchas en el momento indicado es importante. Puede que no le demos mucha importancia, pero lo cierto es que cuando cambiamos de marchas cuando debemos puede favorecer a la mecánica del coche y además, consumimos menos combustible, que tal y como esta la cosa, es algo que nos interesa.

Es probable que tu coche cuente con algún indicador para saber cuando debes cambiar de marcha, pero si no es así no te preocupes porque hay un rango de revoluciones en el que se aconseja realizar el cambio de marchas.

En el caso de los motores de gasolina, deberíamos cambiar de marchas cuando el motor vaya a 2000-2500 RPM. Si se trata de un motor diésel, se deberá cambiar a las 1500-2000 RPM.

Aún así, percibirás cuando debes cambiar de marcha porque las revoluciones irán bajando e irás perdiendo velocidad, lo mejor es que lo hagas antes de que el motor "se ahogue".

¿Cuándo es bueno bajar de marcha y subir las RPM?

Hay momentos en los que es necesario subir de RPM, por ejemplo cuando realizamos un adelantamiento o cuando subimos o bajamos una pendiente.

En esos momentos es importante que bajemos la marcha para poder subir las revoluciones y conseguir algo más de fuerza y de velocidad ya que de otra manera sería muy difícil.

También es bueno que, si conducimos mucho por ciudad, de vez en cuando saquemos el coche a carretera y lo pongamos a altas revoluciones. Esto nos permitirá limpiar la carbonilla que se acumula en el motor. Si no, la carbonilla y la suciedad acumulada generarán humo negro, que nos puede complicar pasar la ITV. Si lo ponemos a altas revoluciones por carretera durante unos minutos, la carbonilla se quemará.

¿Cuándo debemos subir de marcha y bajar las RPM?

Claro está, es en momento puntuales en los que debemos revolucionar el coche. Lo normal es que lo llevemos a bajas revoluciones ¿por qué? Muy sencillo, porque consumimos menos combustible y en los tiempos que corren es lo que todos buscamos.

Aunque esto sea así, tampoco debemos pasarnos, no hay que conducir lo más cerca al ralentí que podamos. Es cierto que si conducimos a bajas revoluciones consumimos menos, pero si nos pasamos podría desembocar en averías graves.

Tenemos que tener en cuenta el rango de revoluciones al que debe funcionar nuestro motor, que ya hemos comentado antes, y no intentar ir a menos revoluciones de esas.

Si conducimos siempre a muy bajas revoluciones es muy probable que tarde o temprano nos toque ir al taller ya que supone un esfuerzo para el motor y generarán vibraciones que acabarán en averías. Todo lo que hacíamos por ahorrar acaba siendo algo que puede costarnos más dinero.

Por lo tanto, aunque conducir a bajas revoluciones es bueno y consume menos, no debemos abusar.

¿Importan las RPM en un coche eléctrico?

En este artículo se han hablado de las RPM en motores diésel y en motores de gasolina, pero ¿qué pasa en los coches eléctricos?

Como bien sabemos, en estos coches se utiliza un motor eléctrico y no uno de combustión. Estos motores son capaces de generar un rango de RPM mucho más amplio que uno de gasolina o de diésel, pudiendo llegar a mas de 10000 RPM. Estos coches, o la gran mayoría de ellos, no tienen caja de cambios ni embrague, ya que los motores eléctricos entregan la potencia de manera inmediata desde los 0 RPM.

La caja de cambios en un coche eléctrico no aporta mucho, solo hacen que el coche sea más pesado y más complejo. Por lo que en estos casos, el conductor puede acelerar y frenar sin tener que preocuparse por si las RPM del coche son demasiado altas o demasiado bajas.

Aún así, la mayoría de nosotros contamos con un coche de combustión interna, por lo que debemos hacer caso a las RPM si queremos ahorrar combustible y que nuestro coche funcione de manera eficiente durante mucho tiempo.