Hummer fue una de las víctimas de la última bancarrota de General Motors, allá por el año 2008. Hummer desapareció, al igual que lo hizo Pontiac y Saab, a causa del cataclismo financiero de hace una década. Siendo sinceros, nadie esperaba el retorno de Hummer. No está el horno para gigantescos todocaminos de altísimo consumo de combustible e imagen intencionadamente arrogante. Pero General Motors ha resucitado a los Hummer. Hummer vuelve, con un giro argumental de libro y un greenwashing de primera categoría: ahora son gigantescos todocaminos de imagen intencionadamente arrogante... eléctricos.

Continuar leyendo »