comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
  • Diariomotor
  • tag Prototipos clásicos

Todas las noticias de Prototipos clásicos

BMW 328 Hommage: porque hay grandes parrillas que enfrentan opiniones, y otras que las unen

Corría en año 2011 cuando BMW nos dejó a todos con la boca abierta al presentarse en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este con el 328 Hommage, un concept roadster que rendía tributo al mítico BMW 328 en su 75 aniversario, y vendría a ser una reinterpretación de como los diseñadores del original (Fritz Fiedler y Rudolf Schleicher) lo hubiesen construido hoy día. En busca de la ligereza extrema 75 años después

Cinco minutos para medianoche. El fin de la era del automóvil o cómo diseñar un nuevo mito

"Creo que la gran era del diseño de coches está llegando a su final… para la clase de coches que está aquí, faltan cinco minutos para medianoche" afirma Stephen Bayley en la presentación de Grandbasel ante una perpleja audiencia repleta de medios de motor. Además de una bonita metáfora, esta frase es un crudo y realista sumario de la situación a la que se enfrenta el automóvil, tanto por los cambios culturales de la sociedad como por los problemas internos de su industria. En Basilea dialogamos con Bayley y con Paolo Tumminelli, dos personas cuya visión global del pasado, presente

Jaguar R-D6: el compacto deportivo con genes de Mazda RX-8 que Jaguar diseñó, pero jamás se atrevió a fabricar

Si contemplamos, con perspectiva, cómo era Jaguar hace 13 años, es probable que lleguemos a conclusiones como la de constatar que aquellos años fueron una oportunidad perdida para la marca británica. Más aún si consideramos los lanzamientos más recientes de Jaguar, y reconocemos el nivel creativo de Ian Callum, y pensamos en las posibilidades que le podría haber ofrecido el amparo de un grupo automovilístico tan potente como Ford. Y qué mejor ejemplo que un prototipo, el Jaguar R-D6, presentado en 2003, en los años en los que Jaguar aún pertenecía a Ford Motor Company. Jaguar valoró la posibilidad de

El MINI de motor central y tracción trasera que podía haber sido, pero jamás existió

¿Qué necesita un MINI Cooper para ser un utilitario práctico para el día a día, y un deportivo divertidísimo el fin de semana? Definitivamente necesita un tacto de kart, un chasis firme, una carrocería de baja estatura, los ejes en los extremos, y una dirección que nos transmita lo que sucede entre el neumático y la carretera. Un buen MINI no necesita tracción trasera, y aún menos un motor central. ¿Pero imaginas qué hubiera sucedido si el MINI moderno, el de la era BMW, hubiera sido un MINI de tracción trasera y motor central? No hace falta que te lo

25 años del Renault Scénic Concept: así se veía el futuro de las familias hace un cuarto de siglo

Hace 25 años Renault presentó lo que, en sus propias palabras, era una invitación a viajar. Pero sobre todo un guiño a las familias del futuro, una visión de cómo nos moveríamos, quizás en el siglo XXI, en un coche espacioso, y con familias felices con trajes de felpa a juego. En 1991 se presentaba en el Salón de Frankfurt el Renault Scénic Concept, un prototipo que definiría sobre todo una filosofía, la del monovolumen compacto que finalmente conoceríamos como Renault Mégane Scénic y que no se presentaría hasta 5 años más tarde. Estaba claro que Renault, que puede presumir

Aquel maravilloso laboratorio sobre ruedas de Mercedes-Benz: 25 años del F 100

Míralo bien. Aún siendo cautos, y creyendo en el mantra del "para gustos, los colores", este Mercedes-Benz es horrible. Es algo así como una mezcla entre un monovolumen, y un coche fúnebre digno de una película de ficción distópica. Por suerte, y a diferencia de cualquier otro Mercedes-Benz que veas en los concesionarios, su cometido no era el de enamorar a sus clientes, sino el de vislumbrar ideas y tecnologías para proteger su vida. Y no te quepa la menor duda de que este Mercedes-Benz F 100 cumplió con su misión, con honores. Hace 25 años, hace un cuarto de

29 Nov 2015| David Villarreal

Aquellos maravillosos W12: el día en que Volkswagen quiso tener su propio Veyron

Que el Bugatti Veyron fuera un Bugatti, y no un Audi (ver prototipo Avus Quattro), o un Volkswagen, fue consecuencia de unas circunstancias muy concretas. Nada más. Durante años, Ferdinand Piëch estaba obsesionado con lanzar un superdeportivo o, mejor dicho, un hiperdeportivo. Quería demostrar que Volkswagen podía lanzar una bestia de altos vuelos, un caza-récords, un deportivo que nos dejase a todos sin palabras, que estuviera en boca de todos por haber demostrado la capacidad tecnológica y el desarrollo de la ingeniería alemana. Hasta el punto en que Volkswagen, fabricante más asociado a compactos y turismos para todos los bolsillos,