CERRAR
MENÚ
Diariomotor Tecmovia
Seguridad

3 MIN

Ford desarrolla un niño virtual para mejorar la seguridad en los coches

Javier Onrubia | 17 Nov 2011

La compañía del óvalo azul se preocupa por la seguridad en el interior de un coche y de cómo las colisiones pueden afectar al organismo humano. Por ello están trabajando en crear el modelo de un niño digital como parte de un programa cuyo fin es hacer más seguros los trayectos en coche.

El jefe Técnico para la Seguridad, Investigación en Ford e Ingeniero Avanzado, Stephen Rouhana ha dicho que queremos entender mejor como las lesiones para los más pequeños pueden ser diferentes a lo que añadió “nuestros sistemas de sujeción han sido diseñados para ayudar a prevenir lesiones serias o fatalidades en carretera, y han probado ser muy efectivas”.

Además, Rouhana piensa que hay un problema y es que “lesiones en accidentes todavía existen. Cuanto más sepamos del cuerpo humano, sabremos mejor cómo mejorar aún más nuestros sistemas de seguridad”.

El niño digital que ayuda a entender las lesiones

Se construyen componenete a componente: cerebro, calavera, cuellos, costillas etc…

A diferencia de los maniquíes usados en una prueba de choque, el prototipo digital tiene un objetivo diferente. Investigando cada parte a fondo, el modelo se construye componente a componente: cerebro, calavera, cuello, costillas, extremidades etc…

Su tarea es ver cómo funcionan las lesiones para poder entender mejor las claves que hay que mejorar en los sistemas de seguridad de retención.

La fiabilidad de los resultados viene de una construcción fiel

Para hacer una réplica lo más fiel posible, según Rouhana “construir el modelo de una persona es como construir el modelo de un coche. Empiezas con la geometría externa para cada componente y subcomponente que pueda contener. En este caso, la geometría del cuerpo humano y sus órganos”.

Llevó nada menos que 11 años construir el maniquí adulto

Después de tener la información necesaria del cuerpo, los investigadores construyen el modelo por secciones. Los componentes se unen en el modelo virtual y utilizando cálculos matemáticos y herramientas de análisis y combinándolas con los datos de las propiedades de los tejidos humanos obtenidos de fuentes médicas e ingenieras, los investigadores son capaces de determinar los efectos de choque y la presión de los sistemas de retención sobre el cuerpo.

Hay que saber que los maniquíes destinados a las pruebas de choque no son fáciles de construir. Llevó nada más y nada menos que 11 años para que la firma del óvalo pudiera dar por completado el modelo adulto.

Fuente: Ford En Tecmovia: La seguridad del nuevo Honda Civic, también con caracter futurista, Peugeot iOn, a prueba En Diariomotor: Fifth Gear nos muestra qué ocurre en un choque frontal a 200km/h