ESPACIOS
TECMOVIA
Cerrar CERRAR
Tecmovia

3 MIN

Más problemas sobre baterías: turno para el Fisker Karma y el «Litio-Fosfato» de A123

Si hace más bien poco, saltaba a la palestra lo magníficas que eran las baterías de Litio-Fosfato fabricadas por la compañía A123. Ahora parece que el temor sobre los incendios podría extenderse a este diseño actualmente montado en el Fisker Karma. Concretamente, como ya pasara con el caso del incendio del Chevrolet Volt, el problema no reside en las baterías en si, la causa de los fallos proviene del sistema de refrigeración encargado del correcto funcionamiento de los acumuladores.

Un fallo localizado en una mala conexión de los manguitos del circuito de refrigeración

En el caso del Chevrolet Volt, el fallo se producía por una fuga en el sistema de refrigeración tras sufrir un impacto el vehículo, y tras el paso de cierto tiempo, esta fuga podría desembocar en un incendio. Sin embargo, el Fisker Karma podría tener un fallo de diseño directamente, un fallo localizado en los manguitos que conectan el «rack» de baterías con el circuito de refrigeración, según el comunicado, parece ser que estas conexiones no se encuentran bien alineadas.

Con este fallo localizado, A123 notifica que podrían llegar a darse fugas del refrigerante, no se especifica si puede ser una pequeña fuga o un vaciado total del líquido, pero si que se indica, que con motivo de la perdida del líquido refrigerante, las baterías podrían llegar a sufrir un cortocircuito. Esto quiere decir, que a grandes rasgos, tanto unas (baterías de Ion-Litio), como otras (baterías de Litio-Fosfato), poseen los mismos riesgos de incendio cuando existen fugas de refrigerante.

El sistema de refrigeración se está convirtiendo en el punto débil de las baterías

No es que sea un motivo de regocijo o alivio para General Motors y su compañera de faena, la coreana LG. Lo que si que es esta noticia, es una muestra de que todas las baterías no están exentas de fallos. Y después del comunicado, donde A123 hablaba de la superior seguridad de las baterías de Litio-Fosfato sobre las de Ion-Litio, parece que con esta noticia volverán a poner los pies en la tierra.

Por suerte para Fisker y A123, los innumerables retrasos del Karma han posibilitado que existan menos de 50 unidades afectadas, por lo que la reparación de la incidencia podría quedar en una mera anécdota. Si todo sigue según lo planeado, y este nuevo contratiempo no afecta en sobremanera, el Fisker Karma podría alcanzar su ritmo de producción máximo estimado en 25 unidades por el momento. Con este ritmo, por fin podríamos ver rodar las primera unidades, y posiblemente, la NHTSA será de las primeras en hacerse con uno, para evaluar a fondo que tan seguro es el Karma en cada uno de sus aspectos como vehículo de rango extendido.

Fuente: Automotive News
En Tecmovia: Un concesionario de Santa Mónica nos ofrece un paseo en un Fisker Karma. ¿Nos subimos? | Nueva subida de precio para el Fisker Karma. ¿Algo más puede ir mal? | La polémica sobre la autonomía del Fisker Karma se aviva gracias al TÜV alemán

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

David Clavero

Desempeñando la labor de redactor y probador de coches desde su incorporación, su experiencia le ha permitido convertirse en presentador, creador de contenidos y coordinador editorial en diferentes proyectos dentro de Diariomotor.

Cargando...