ESPACIOS
TECMOVIA
Cerrar CERRAR
Tecmovia

3 MIN

Puntos de recarga rápida, ahora con baterías en su interior

Los puntos de recarga rápida son uno de los aspectos que más expectativas está suscitando al estudiar la infraestructura necesaria para el despliegue de la propulsión eléctrica, sobre todo si nos centramos en los sistemas de recarga en lugares públicos. El tiempo de recarga es un aspecto fundamental para analizar en profundidad la viabilidad de este tipo de puntos de acceso a la red eléctrica, pero el problema reiterativo es la incapacidad de la red para hacer frente a la demanda conjunta de estas soluciones.

La posibilidad de recargar nuestro vehículo en su totalidad, o en un gran porcentaje del total, en un tiempo aproximado de 30 minutos es un hecho que se demanda por parte de los actuales y futuros usuarios de los vehículos eléctricos, más aún conociendo las cifras de autonomía que manejamos en la actualidad. El problema de poder ofertar un sistema de recarga rápida, es la incapacidad de la red actual para no sufrir ningún problema si esta demanda se produce en varios puntos simultaneamente.

La solución a este problema de exceso de demanda podría encontrarse con la instalación de un sistema de almacenamiento colectivo, o como es el caso, un sistema de almacenamiento independiente en cada uno de los puntos de recarga rápida. Con esta solución se evitaría la conexión permanente a la red de este tipo de puntos, cuya potencia de demanda supera en varias veces la capacidad que puede asimilar la infraestructura de abastecimiento ordinaria.

Como idea de base se trata de un concepto a tener muy en cuenta para dar solución a este gran problema. Sin embargo, existen ciertos aspectos a considerar como son la capacidad que sería necesaria para cada punto, el precio de equipar los citados puntos con un acumulador capaz de recargar más de un vehículo, la vida útil de estos acumuladores y la tarificación a la que se asociaría recargar en dicho sistema teniendo en cuenta la amortización necesaria para hacer rentables estos puntos de conexión.

Con este sistema, el punto de recarga puede ofrecer una potencia de salida conjunta para nuestro vehículo de 50 kW, mientras que de la red tan solo se estarían tomando 25 kW. Una vez recargado nuestro vehículo, el punto de recarga volvería a completar su capacidad total en las horas donde la tarificación fuese más conveniente. La idea en conjunto resulta muy atractiva, pero no por ello está exenta de grandes inconvenientes que necesitan de un análisis en profundidad, que de un modo u otro se trasladan irremediablemente a los factores económicos relacionados con su rentabilidad.

Fuente: Wired
En Tecmovia: Nissan quiere impulsar la electromovilidad donando 400 puntos de recarga rápida | Volvo nos muestra las ventajas del sistema de recarga inteligente ELVIIS | Puntos de recarga de Nissan: un punto clave en la comercialización de los coches eléctricos

Cargando...