ESPACIOS
TECMOVIA
Cerrar CERRAR
Tecmovia

3 MIN

Venturi Fétish, porque hay alternativas al Tesla Roadster

Venturi es una compañía francesa que nacía en 1984 bajo la denominación le Manufacture de Voitures de Sport, que en francés viene a querer decir que su propósito no era otro que el de fabricar deportivos. Durante todos estos años sus aventuras y desventuras les llevaron incluso a la bancarrota en el año 2000, fue entonces cuando alguien creyó en el potencial de este proyecto, instaló su cuartel de mando en Mónaco y decidió que el futuro del deportivo estaba en el motor eléctrico.

Precisamente si traemos a colación la historia de Venturi es para recordar un modelo muy peculiar presentado para celebrar el 20 aniversario de su fundación, el Venturi Fétish. Mucho antes de que el propio Tesla Roadster hiciera sus pinitos en 2008, ya en 2004 se presentaba este roadster biplaza de tracción trasera ligero que estaba dispuesto a sorprender a propios y extraños con unas prestaciones de infarto nunca antes vistas en un automóvil eléctrico.

El Venturi Fétish es capaz de superar los 200 km/h y hacer el 0 a 100 km/h en sólo 4 segundos.

El proyecto siguió adelante y aún hubo tiempo para una nueva iteración presentada en el Salón de Ginebra en 2010 con el propósito de batir el record guiness de velocidad para un eléctrico en el Gran Lago Salado de Bonneville en Estados Unidos. Con 300 CV, un peso de sólo 1.225 kilogramos y 380 Nm de par disponible desde el momento mismo en que pisamos el acelerador, este exótico descapotable monegasco aseguraba poder hacer el 0 a 100 km/h en 4 segundos y superar los 200 km/h de velocidad punta.

A día de hoy estos registros no son demasiado sorprendentes, de hecho son ligeramente peores que los del propio Tesla Roadster. Aún así, ¿quiénes somos nosotros para quitarle méritos a este ejercicio de ingeniería y tecnología?

El Venturi Fétish a día de hoy es ensamblado a mano en los talleres de la marca en Mónaco, bajo pedido de aquel que esté dispuesto a desembolsar la friolera de 300.000€ más impuestos y a esperar 12 meses a que el producto esté terminado. En otras palabras, mucha exclusividad, tanta que con el precio de un Venturi Fétish podríamos hacernos con tres Tesla Roadster. Dada su condición de producto delicatessen la producción de Venturi se limita a diez unidades anuales.

Por último mencionar que el Fétish también es práctico. Sus baterías de 54 kWh son capaces de garantizar una autonomía de 340 kilómetros a una velocidad estabilizada de 90 km/h en llano. Incorpora un sistema de carga que puede «rellenar» sus baterías en 8 horas, aunque optando por el sistema de carga externo opcional el proceso se puede reducir a unas 3 horas.

En fin, parece que sí que existen alternativas al Tesla Roadster.

Fuente: Venturi
En Tecmovia: Tesla Roadster Final Edition: el punto y final a la historia del Roadster | El próximo Tesla Roadster, aplazado hasta 2016, en beneficio de un modelo accesible

Cargando...