ESPACIOS
TECMOVIA
Cerrar CERRAR
Tecmovia

3 MIN

Así funciona el Bio Bug, un Volkswagen New Beetle que se alimenta de los desechos

La siguiente gran frase sobre este curioso proyecto habla de él por sí misma: «Con los restos de los váteres de 70 casas el Beetle puede hacer unos 16.000 kilómetros«. Fue pronunciada por la empresa inglesa GENeco creadora del *Bio Bug, un Volkswagen New Beetle fue transformado hace unos años para funcionar con metano*, un gas que es fácilmente obtenible de las heces humanas.

De la A a la Z, los desechos orgánicos se transforman en metano.

GENeco trabaja procesando aguas residuales y de ahí la idea del Bio Bug; actualmente procesa los residuos de aproximadamente un millón de casas. Estos residuos, que incluyen también plásticos, papeles, etc deben de ser filtrados. A partir de ahí se ponen en funcionamiento las bacterias anaeróbicas que descomponen los restos biodegradables para obtener una mezcla llamada biogás y otros sólidos. Un último filtrado permite obtener el metano sirve para mover un motor de combustión convencional.

De New Beetle gasolina a New Beetle gaseoso

Internamente, el motor original de gasolina – un tetracilíndrico de 2 litros con una potencia de 115 CV – ha sido transformado para funcionar con el metano almacenado en dos botellas situadas en la parte posterior del New Beetle. Caben hasta 23 litros de metano a una presión de 200 bares que se reduce posteriormente a 2 antes de entrar en la cámara de combustión.

Todavía es necesaria la participación de la gasolina en el movimiento del Bio Bug. La utiliza para arrancar el motor y durante medio minuto aproximadamente hasta que se alcanza una determinada temperatura. A partir de ahí comienza automáticamente a utilizar el metano. Con él mantiene unas prestaciones muy razonables, con una velocidad punta de 185 km/h.

Metano: combustible alternativo que también emite CO2

¿Sabías qué…?GENeco escogió el Beetle porque en el proceso de generación del metano intervienen unos «pequeños bichitos».

Evidentemente la reutilización de materiales, el reciclado, siempre es beneficioso en cuanto a que se aprovechan recursos que inicialmente no iban a tener utilidad. Pero de todas formas la combustión de metano produce CO2, al igual que la combustión de la gasolina pero en menor cantidad. A nivel de producción en serie Fiat por ejemplo cuenta con versiones del Panda que funcionan con metano.

El proceso usado para conseguir el metano es capaz de ofrecer más energía de la que necesita el propio proceso para ejecutarse. En concreto las instalaciones de GENeco son capaces de obtener energía eléctrica de las distintas degradaciones y transformaciones de la materia hasta alcanzar los 35 Gigavatios-hora al año.

Fuente: Translogic
Más información: GENeco
En Tecmovia: Audi E-Gas: un plan ecológico de propulsión que incluye electricidad, hidrógeno y gas metano

Cargando...