27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

Ford B-Max, nuevos materiales naturales para hacer del automóvil algo más sostenible

el

Con la llegada de los nuevos motores más eficientes, un menor consumo de combustible, mayor tendencia al uso de materiales reciclados y sostenibles, el nuevo Ford B-MAX anuncia el uso de materiales y fibras naturales, que contribuyen en diversos apartados y mejoran tanto el peso, y por consiguiente, consumo, como su labor social al incluir fibras que son cultivadas en países emergentes.

Sin embargo, cuando Henry Ford revolucionó completamente el sistema de fabricación e introdujo cambios importantes, tales como la fabricación en cadena o el uso de materiales simples y sencillos, que abaratarían el coste final de manera muy significativa, ya se utilizaban estas técnicas que hoy nos parecen revolucionarias. Esto parece que hayan pensado de nuevo en Ford y han vuelto de nuevo a sus orígenes con el uso de fibras naturales para la fabricación en sus nuevos modelos como el Ford B-MAX.

Fibras naturales, algo no tan nuevo

Sisal

la inclusión de estos distintos materiales renovables ayuda a disminuir el peso total, un menor uso de petróleo para los habituales plásticos y una mayor resistencia.

Cuando Henry Ford inició la revolución del automóvil con su modelo Ford T, hizo de la simplicidad su principal aliado. Su sueño era motorizar a millones de familias norteamericanas con el popular modelo. Para poder hacer realidad este objetivo, abarató costes de una manera significativa, un sólo color característico durante años, el negro, la introducción de la cadena de montaje, acabados espartanos y simples o el uso de fibras naturales en la elaboración de distintos elementos.

Este nuevo material, el sisal, es una fibra natural que se encuentra en elementos tan dispares como dianas, cuerdas, alfombras e incluso en rascadores para gatos, siendo una introducción tecnológica más a sumar por el fabricante americano, que tiempo atrás hacía lo mismo con el uso de botellas recicladas para el uso de las alfombrillas del coche, consiguiendo además de una mayor resistencia, un menor uso de petróleo.

Con la introducción de valores de un 30 por ciento de este tipo de fibras ecológicas como el sisal o incluso el cáñamo en las distintas piezas plásticas, se consigue reducir el peso total del vehículo hasta un 10 por ciento, factor que repercute positivamente en un menor consumo de combustible, haciendo más respetuosos y más ecológicos los elementos para su fabricación.

Beneficios no sólo en el automóvil

Ford B-Max

«El sisal es de gran importancia económica de algunos países en desarrollo y las comunidades, es una planta de agave perenne que crece en tierras marginales en condiciones cálidas y áridas y su uso tiene grandes beneficios sociales«, comentaba Maira Magnani, avanzado experto en materiales de Ford Europa. Esto podría significar un beneficio tanto para la ecología como la economía de estos cultivos, que podrían ver aumentada su demanda en un futuro, haciendo posible con ello más puestos de trabajo, tanto directos como indirectos en este sector.

Numerosos elementos o fibras pueden ser utilizadas en el proceso de fabricación automovilístico, como kenaf, el lino, el cáñamo y fibras de madera. Estos distintos materiales se encuentran ya en modelos actuales como lo es el Ford B-MAX en distintas partes del vehículo, alcanzando valores aproximados de hasta un 50 por ciento de contenido en algunas piezas.

Distintos elementos como gluten de trigo para las carcasas de las bobinas, pasta de soja para la fabricación de los pomos de la palanca de cambios o lana de soja en la tapicería, eran habituales en modelos como el Ford T.

Maira Magnani declaraba de igual manera que «A medida que el aceite que producen los plásticos se hace más escaso y más caro, lo más probable es que el interés en el uso de materiales renovables crecerá, pero estamos con el objetivo de mantenerse a la vanguardia ahora.» Estas declaraciones quizás ponen de manifiesto, bajo un punto de vista personal, la sensación que la ecología o concepto de automóvil sostenible sea más por necesidad económica que ideológica, algo que creo debería cambiar en el punto de vista de los actuales fabricantes. ¿Llegaremos a comprender el uso de materiales reciclados como algo más que un simple beneficio económico?

Fotografía sisal: Wishmaster
Fuente: Ford
En Tecmovia: Ford apuesta por el coco para construir materiales en sus coches | Ford refuerza el alfombrillado del Escape gracias a botellas recicladas | El nuevo Ford B-MAX promete ser el más ahorrador de su segmento | Ford acude al MWC con un invitado muy especial: ¡El B-MAX!