Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor TecmoviaSearch Icon
Neumáticos
Logo Icon

5 MIN

Michelin nos presenta el presente y futuro del neumático

Hace bien poco os hablábamos de la importancia del tratamiento y reciclaje de neumáticos a la hora de reducir el impacto medioambiental de estos. Pero curiosamente y más allá de lo que pudiéramos pensar, el mayor impacto de un neumático no se produce durante su desechado y ni tan siquiera durante su fabricación, sino a lo largo de su vida útil. De hecho el coste medioambiental de un neumático se debe en un 96% a las pérdidas energéticas por fricción debidas a la resistencia a la rodadura.

Un servidor se trasladaba hasta Estocolmo para participar en el evento Michelin Total Performance y conocer de primera mano, con los expertos y responsables de comunicación en Europa de esta marca de neumáticos, los avances que han realizado en los últimos años en esta y otras materias. De paso tendríamos oportunidad de conocer nuevos productos como el Michelin Primacy 3 o el Michelin Energy Saver+ así como los nuevos Energy EV, un neumático diseñado específicamente para vehículos eléctricos.

Los avances en la resistencia a la rodadura

Sin duda alguna la gama de neumáticos que mejor ha sabido explorar los beneficios de la baja resistencia a la rodadura haya sido la gama Michelin Energy. Pensemos que uno de cada cinco repostajes que realizamos se debe al efecto de la resistencia a la rodadura, mientras que el resto se reparte entre la inercia, la propia gravedad, el rozamiento aerodinámico o la recarga de las baterías y el consumo energético de los elementos eléctricos a bordo. Evidentemente la clave está en reducir la influencia del rozamiento de la goma sin sacrificar aspectos determinantes como las prestaciones (rendimiento en curva, agarre) o la distancia de frenado tanto en seco como en mojado.

En las entrevistas que tuvimos ocasión de realizar a los responsables de Michelin nos confirmaban que los avances en esta materia se deben sobre todo a la estrecha colaboración con los fabricantes de automóviles, cada vez más concienciados con la necesidad de neumáticos que mejoren las prestaciones y los consumos de su propio vehículo.

Precisamente ese es el caso del nuevo Michelin Energy E-V, desarrollado en colaboración con Renault para el nuevo Zoe eléctrico.

Michelin Energy E-V: ¿por qué un neumático específico para eléctricos?

Además de la resistencia a la rodadura, uno de los factores clave de un neumático para un vehículo eléctrico es el ruido de rodadura.

La idea de lanzar un neumático específico para vehículos eléctricos, como este Energy E-V, es especialmente interesante. Lo obvio es que una baja resistencia a la rodadura se traducirá en más kilómetros con un sólo depósito, en este caso con una recarga de baterías completas, lo cual es crucial en un turismo eléctrico por su limitada autonomía. Según un análisis de Michelin el 20% menos de resistencia a la rodadura del neumático Energy E-V puede suponer un aumento de la autonomía de un 6%. Pero existen factores incluso más determinantes.

Pensemos que un vehículo eléctrico no emite ruido y que por lo tanto el conductor y los ocupantes descubrirán que existen más ruidos que el rugido de un motor térmico, tales como el rozamiento aerodinámico o el contacto del neumático con el asfalto. Es por eso que una de las prioridades en el desarrollo de este tipo de neumáticos es la reducción de la rumurosidad para evitar ruidos indeseables que se filtren al habitáculo.

Por otro lado está claro que en un neumático como este se debe preservar la seguridad y la durabilidad. Dado que los vehículos eléctricos tienen una velocidad punta menor, es posible realizar productos con códigos de velocidad inferiores con una carcasa más ligera que a su vez permita un ahorro energético añadido.

El neumático del futuro es autónomo

Ya os habíamos hablado en alguna ocasión del Michelin Active Wheel, un conjunto integrado de rueda, suspensiones y propulsión, capaz de reunir todos los elementos mecánicos en si mismo en un bloque de apenas 42 kilogramos. Pensemos que la idea es brillante en tanto se podría prescindir de transmisión, caja de cambios, ejes, barra estabilizadora… y reducir la interconexión entre el conductor y la mecánica a una serie de cables conectados con los pedales y el volante.

Aún más interesante es un programa, también desarrollado en colaboración con Renault, para investigar sobre el uso de un sistema de ruedas con motor integrado (con ciertas similitudes al Michelin Active Wheel) capaz de incorporarse en camiones ligeros sin necesidad de más adaptación que el montaje de la rueda autónoma en uno de los ejes. El camión seguiría funcionando naturalmente con su motor térmico adosado al eje delantero para los trayectos largos entre ciudades y sin limitación alguna de autonomía, mientras que en los repartos en distancias cortas en ciudad podría moverse sin emisiones, sin gasto de combustible fósil y sin ruido por la ciudad gracias a los motores eléctricos integrados en el eje posterior.

Más adelante conoceremos nueva información acerca de este producto, que a diferencia del Active Wheel (que es un prototipo), sí llegará próximamente al mercado.

Fuente: Michelin En Tecmovia: Michelin reinventa la rueda, con un sistema activo