27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

JPods: un peculiar sistema de transporte personal en monorraíl usando la energía solar

( @Hybrix ) el

JPods es un sistema de movilidad personal en monorraíl que está pensado para ser alimentado con energía solar. La idea es usar unos pequeños habitáculos que permitan transportar los usuarios a la parada más cercana al punto al que quieren ir.

Los pequeños «trenes» estarían suspendidos de una estructura que sería la que los permitiría viajar por la ciudad. La razón principal para que esto sea así, es que sobre la estructura estarían situados los paneles solares que alimentarán todo el sistema y obviamente, se estaría usando energía totalmente limpia para su funcionamiento.

Día a día nos damos cuenta como la movilidad sostenible es más importante. Por los precios al alza del petróleo y por las grandes nubes de contaminación que podemos observar en algunas grandes ciudades del planeta y aunque los intereses de la industria sean los contrarios, poco a poco va ganando la idea de sostenibilidad.

También tendrían muchos beneficios en cuanto a las congestiones de tráfico y los problemas que ellas generan. En los JPods se podría tener un dispositivo que nos permitiera escoger el destino y el sistema automáticamente nos llevaría a la estación más cercana siguiendo la ruta más adecuada para las condiciones de tráfico de JPods del momento.

El proyecto JPods tiene calculado que el coste por milla de los vehículos actuales es de alrededor de 56 centavos de dólar, mientras que en los JPods el coste sería de 4 centavos por milla recorrida. Obviamente supone un gran ahorro, pero siempre sería algo a largo plazo, porque también tiene sus inconvenientes.

No todo es oro lo que reluce e inconvenientes como la gran infraestructura necesaria para poder dar servicio a los JPods, tiene un gran peso. No tan solo haría falta construir los monorraíles, si no que también serían necesarias estaciones y construcciones para albergarlas. Tampoco es algo que no se haya hecho ya, aunque si tiene un coste muy alto. Por otro lado, las ciudades que ya tienen algún tipo de transporte terrestre en altura, podrían aprovechar la infraestructura disponible realizando una adaptación.

Fuente: JPods
En Tecmovia: MOVE. La estrategia de la movilidad, de Toronto a Barcelona | Sydney incrementa el uso de bicicletas en un 82% en sólo dos años