CERRAR
MENÚ
Diariomotor Tecmovia
Seguridad

3 MIN

La posición de las manos en el volante puesta en tela de juicio ¿Cuál es la correcta?

David Clavero | 2 Feb 2013

Para novatos y no tan novatos, pocas lecciones son más sagradas que la correcta posición de nuestras manos sobre el volante. De entre los primeros aspectos que nuestro «querido» profesor de autoescuela nos intenta introducir en nuestro estilo de conducción, la colocación de las manos sobre el volante en la posición de las diez y diez, figura entre nuestros mayores dolores de cabeza a fin de que en nuestro examen final, y por ende durante nuestra larga vida como conductor, coloquemos las manos al volante de la forma más correcta y segura para afrontar posibles complicaciones.

Claro está, que una vez el carné de conducir figura en nuestro poder, los malos hábitos hacen acto de presencia y no sólo olvidamos la posición correcta, si no que incluso llegamos a perder una de nuestras manos aludiendo a costumbres más que cuestionables. Pero ahora, tras tantas y tantas lecciones sobre como colocar nuestras manos de la forma más correcta para nunca perder el control, nos brindan la opción a duda sobre otras posiciones… ¿Mejor o peor?

¿La mejor posición es la mejor para todos los conductores?

Hablar de seguridad al volante es inevitablemente hablar de control, y hablar de control es tan inevitable como hablar de dirección. Por ello, ya coloquemos las manos como deseemos, el verdadero objetivo que hay que tener en cuenta es que dicha posición nos permita un correcto control sobre el volante sin obstáculos en nuestro giro y ofreciendo la máxima celeridad en la ejecución de nuestras maniobras.

Diez y diez, nueve y cuarto y ocho y veinte, ¿Qué entendemos como mejor posición?

Desde que el coche es coche, las posiciones que más se han recomendado han figurado desde las diez y diez a las nueve y cuarto, pasando ahora a contemplar la posición de nuestras manos a las ocho y veinte. Los motivos que argumentan esta última posición no son otros que ofrecer una disminución en la fatiga de nuestras manos y reducir los posibles daños que puede infligir el estallido del airbag sobre nuestros brazos cuando se produce un accidente, curioso cuanto menos.

Sin embargo, aunque hablemos de una recomendación, es justo resaltar que en el mercado actual es muy difícil recomendar una posición determinada, no sólo al volante, sino en la propia conducción. Múltiples reglajes en el mejor de los casos condicionan la teórica mejor postura de conducción, más aún cuando hablamos de envergaduras que se encuentran fuera de los términos comunes en peso y estatura.

Seguridad y control para encontrar la postura adecuada

Resulta difícil creer que un vehículo actual ofrezca un margen reducido de ajuste, pero haber hay de todo, y al igual que en muchos otros campos, encontrar una posición de conducción ideal no es tarea fácil. Así volvemos a la posición de nuestras manos, dónde cada uno seguro encuentra sus propias teorías y conjeturas sobre la mejor aplicación dependiendo del estilo de conducción.

Particularmente no puedo obviar que en cada coche conducido se me ha invitado a una posición determinada, similares entre todas, pero muy lejos de tratarse como idénticas. Lo que sí que es algo de vital importancia es adaptar nuestra posición a aquella ubicación que ofrezca el máximo de garantías y seguridad a la hora de abordar situaciones de emergencia.

Fuente: Business Insider En Tecmovia: Todos los detalles de la dirección sin conexión mecánica de Infiniti [Laboratorio Tecmovia] | Dirección autónoma de emergencia Nissan [Laboratorio Tecmovia]