CERRAR
MENÚ
Diariomotor Tecmovia
Varios

7 MIN

Hyundai IX35 FCEV en el Salón de Barcelona: el coche de hidrógeno existe

Luis Miguel Ortego | 19 May 2013

El Salón de Barcelona que cierra hoy sus puertas ha tenido algunas novedades relacionadas con movilidad eléctrica como el VW e-UP! o la versión actualizada y fabricada en Europa del Nissan Leaf. Pero a la sombra de estas primicias ha habido un coche que bien merece una página propia en la historia. El Hyundai IX35 Fuel Cell, que ha estado presente en Barcelona, es el primer coche eléctrico con pila de Hidrógeno que se produce en serie en el mundo. Si bien su coste está fuera del mercado y el número de unidades apenas llegará a 300 por año, el paso dado por la marca coreana merece que se le preste atención. El pasado fin de semana tuvimos una breve toma de contacto con el IX35 FCEV y os lo contamos aquí en Tecmovia.

La quimera del Hidrógeno

El uso del Hidrógeno como energía para mover coches es, desde hace décadas, una especie de quimera para la industria del automóvil, algo a lo que se ha dedicado mucho esfuerzo e investigación pero que nunca termina de despegar. Desde los primeros ensayos de mediados del siglo XX, las expectativas sobre esta tecnología han sido grandes, pero los problemas a resolver han sido igualmente de gran envergadura.

El Opel Zafira Hydrogen3 o el BMW Hydrogen7, laboratorios rodantes que nunca llegaron a la producción, fueron precursores del IX35 FCEV en el uso del Hidrógeno como combustible

Varios fabricantes han experimentado con coches movidos con la energía generada por este elemento a través de diferentes sistemas, desde el Opel Zafira Hydrogen3 de 2001 de pila de Hidrógeno del que se dijo que se produciría en serie hasta el motor de ciclo convencional alimentado por Hidrógeno de BMW en su Hydrogen7.  

Hyundai comenzó su experimentación en 2000 con un SantaFe en el que, desde el principio, apostaban por la tecnología de pila de combustible para una planta motriz eléctrica. En 2005 llegó una segunda generación de esta mecánica con el Tucson FCEV y ocho años después la marca ha decidido dar un gran salto al empezar la producción en serie del IX35 FCEV, la tercera generación de su pila de Hidrógeno con importantes mejoras que aumentan la autonomía y la eficiencia del coche, como contaba mi compañero David Clavero hace unos meses en Tecmovia.

Se mueve… y rápido

Como sucede con todos los coches eléctricos del mercado actual, lo mas sorprendente que se puede decir del funcionamiento y la conducción del IX35 es… que es un coche perfectamente normal, con un interior confortable y que incluso en la unidad que pudimos probar se arranca con una llave de contacto. Sólo hay que girarla y un «click» avisa de que el coche está listo para circular, comenzando la marcha en total silencio apenas se acaricia el acelerador. La sensación de confort sensorial típica de los eléctricos está en este caso acentuada por el puesto de conducción más elevado de este todocamino. Una vez entre el tráfico hay dos cosas que me sorprendieron positivamente comparándolas con otros eléctricos: la respuesta del motor y el silencio de marcha. El IX35 FCEV responde al acelerador con contundencia y de forma instantánea, como buen eléctrico, pero el empuje se siente superior a otros que haya probado. La explicación está en el motor eléctrico de 100 kW (136 CV) que monta el Hyundai y que a pesar de arrastrar casi 2000 kg lucen mucho más que los 80 kW de un Leaf o los 68 de un Zoe.

En el IX35 FCEV destaca la potencia de su motor eléctrico de 100 kW, muy superior al de un Nissan Leaf, con 80 kW o un Renault Zoe, 68 kW

Esta pletórica entrega de potencia hace que, por mucho que los eléctricos siempre induzcan a una conducción más «sostenible», este coche se sienta cómodo si se le pide más ritmo. Que se destaque el silencio de marcha puede parecer extraño al hablar de un eléctrico, pero no es algo banal ya que en estos silenciosos coches hay ruidos que se hacen más patentes y no todos son igual de agradables. Por ejemplo el silbido de «nave espacial» acompañado de un arrastre mecánico que emiten al acelerar es muy evidente a veces, restando suavidad al uso del coche. Otras veces (como pude comprobar en el Zoe), el mecanismo de regeneración desprende demasiado ruido al trabajar, que suele ser precisamente cuando el motor deja de empujar y el coche debería circular con más suavidad por su propia inercia. En el IX35 FCEV el sonido en aceleración es muy ténue, y no había ni rastro de la fricción en fase de regeneración ni siquiera con el modo «L» de la palanca de cambios seleccionado, que aumenta el porcentaje de recarga. Del interior no podemos aportar grandes detalles ya que la unidad que probamos estaba montada con unas especificaciones que no coinciden con las del modelo final de producción. Sin embargo me llamó la atención la esfera en el cuadro que indicaba el consumo instantáneo de kilowatios, algo parecido al reloj de caballos del Veyron. El presentar esta información a través de una tradicional esfera con aguja y prescindir de pantallas con complejas gráficas digitales refuerza la idea de Hyundai de ofrecer un coche que, dentro de su exclusividad, se sienta como perfectamente normal. Pero además esta forma de transmitir la información del consumo de energía es visualmente muy intuitiva y sencilla, algo que se agradece en nuestros actuales coches saturados de gadgets electrónicos que compiten por nuestra atención.

El unicornio de Hidrógeno

Hyundai estima la producción del IX35 en 1000 unidades hasta 2015 y una producción máxima de 10000 más allá de esa fecha. Dado el complicado proceso de producción y la escasa economía de escala el precio de venta estará en unos desorbitados 125000 €, cifra que en Hyundai reconocen como muy alta pero que esperan reducir significativamente a medio plazo. El coche garantiza una autonomía de casi 600 km siempre que se pueda recargar Hidrógeno a 700 bares de presión (el tanque admite unos 100 litros, alrededor de 5’5 kg de peso).

La autonomía de 600 km que garantiza el coche está condicionada a que se pueda repostar el Hidrógeno a 700 bares de presión. Con las infraestructuras existes en España esa autonomía se reduce a la mitad

En España las infraestructuras de recarga de Hidrógeno existentes aún no permiten el repostaje a esa presión, con lo cual la autonomía del coche se queda en la mitad y el ya reducido espectro de uso se estrecha aún más. Hyundai apuesta fuerte por la movilidad en Hidrógeno con este coche, y su escaso número de unidades no debe llevarnos a engaño: del archifamoso y alabado Volkswagen XL-1 sólo se producirán 250 unidades y se venderán a un precio aún por determinar pero igualmente alto. BMW por su parte fabricó 100 unidades del Hydrogen7, aunque estuvieron destinadas a la demostración y no llegaron a una comercialización real ni siquiera al elevado precio del Hyundai. La marca coreana planea construir otro coche FCEV basado en el i40 y en su apuesta por dar a conocer esta tecnología ha conseguido que este IX35 sea el vehículo de demostración de FCH-JU, el lobby de la Unión Europea dedicado a investigar y promover la movilidad con Hidrógeno. Para poder llegar a ser utilizado como fuente de energía para la automoción a gran escala, el Hidrógeno sigue enfrentándose a serios problemas. El alto coste energético de su producción, la escasa economía de escala y el elevado coste económico por kW generado son algunos de ellos. Sin embargo la apuesta de Hyundai es sólida y no sólo se basa en la imagen. El IX35 FCEV es un coche muy real con una gran respuesta y agrado de conducción que se comporta igual o mejor que cualquier eléctrico del mercado actual. Si será el pionero de una nueva rama de la automoción, o una criatura de fantasía como un unicornio sólo el tiempo lo dirá.

Fuente: Hyundai

Fotos: Hyundai  | Tecmovia

En Diariomotor: BMW Hydrogen 7 equipado con un motor que limpia la contaminación del aire En Tecmovia: El IX35 FCEV llega al mercado por 125000€. El Hidrógeno ya es una realidad  | Arranca la producción de los vehículos Hyundai con pila de combustible de Hidrógeno