CERRAR
MENÚ
Diariomotor Tecmovia
Tesla

5 MIN

La próxima gran revolución de Tesla: la gigafactoría

David Clavero | 28 Feb 2014

Tesla se convertirá en el mayor productor de baterías de iones de Litio par el año 2020. Y te preguntarás, ¿Pero Tesla no se dedicaba a eso de fabricar coches eléctricos con Panasonic suministrando baterías? Pues la respuesta no es otra que la confirmación de un ambicioso plan que pretende crear en suelo norteamericano la mayor planta de producción de baterías de iones de Litio que exista en el mundo para el año 2020. En Tesla lo llaman la Gigafactoría.

Y nos referimos a este plan como ambicioso por no encontrar un calificativo de mayor empaque, pues Tesla se ha propuesto alcanzar una cifra de producción de baterías por valor de 35 GWh/año, lo cual supone que Tesla conseguirá en 2020 no sólo igualar, sino superar, la totalidad de la capacidad productiva de todos los fabricantes de baterías de litio que hoy en día están en funcionamiento.

La Gigafactoría de Tesla

La nueva Gigafactoría de Tesla se alimentará en exclusiva de energía eólica y solar fotovoltaica

El proyecto cuenta con el respaldo de toda la junta de accionistas de Tesla y tiene aprobada una inversión de 5.000 Millones de dólares en lo que pretende convertirse en un proyecto que pase a la historia por sus números estratosféricos.

Elon Musk, CEO de Tesla, comunicó que esta Gigafactoría creará 6.500 puestos de trabajo desde que entren en marcha las cadenas de producción en 2017. Será a partir del próximo año 2015 cuando empiecen las tareas de edificación con el objetivo puesto en que durante el periodo de 2017 a 2020 la planta consiga trabajar al 100% de su capacidad.

Y ojo que el nuevo negocio no sólo habla de baterías para coches de Tesla, sino que ya se habla de fabricación de baterías para otros fabricantes automovilísticos y el no menos interesante impulso de la implantación de sistemas de baterías en hogares para sacar el máximo provecho a las energías renovables. Queda claro que el último punto referente a energías renovables deja fuera a países por España con su lamentable escenario actual…

Dos nuevos modelos en el horizonte y una industria repleta de dudas

El arriesgado plan tildado de auténtica locura por no pocas voces de la industria del automóvil, es la respuesta a la hoja de ruta de Tesla donde planea crecer como fabricante a través de una gama mayor y donde Tesla pretende llegar a nuevos clientes a través de un nuevo modelo de acceso que promete precios competitivos y autonomía de 320 Km por carga.

A día de hoy Tesla tiene un gran problema, el siempre presente miedo al desabastecimiento de baterías si pone en marcha la fabricación de un nuevo modelo con las cifras de producción que maneja el Tesla Model S. Su principal y único proveedor, Panasonic, posee un contrato en exclusiva para el suministro de celdas de litio, pero Tesla quiere más y además añade que quiere poner en el mercado una tecnología de baterías con un precio un 30% inferior. Aquí es donde entra la Gigafactoría y la aplicacióna a gran escala del «do it your self».

Así, Tesla ha decidido convertirse en fabricante de baterías en colaboración con Panasonic con la seria convicción de poder reflejar en sus productos una drástica reducción de los precios de las baterías y un aumento de producción, de tal envergadura, que permita dar alas al tercer modelo de la firma que deberá materializarse en una berlina de tamaño inferior al Tesla Model S, con autonomía similar a sus rivales de motor de combustión y un precio equiparable a estos mismos rivales.

El negocio del coche eléctrico según Tesla

Quien diga que Tesla vende sólo coches eléctricos se equivoca

El fabricante de coches californiano se ha convertido en objeto de estudio tras haber conseguido poner patas arriba una industria que no sólo no confiaba en el vehículo eléctrico, sino que pretendía eternizar su irrupción comercial en décadas. Ahora el Tesla Model S es un éxito sin precedentes en movilidad eléctrica.

Cierto es que Tesla presenta un modelo de negocio arriesgado donde los servicios y la atención para sus clientes están al mismo nivel que la venta de productos. Y digo arriesgado porque estos servicios, entiéndase como ejemplo la red de supercargadores, tiene un tremendo impacto no comunicado pero poco menos que desorbitado en las cuentas de la firma si echemos números de los Tesla Model S que podrán recargar de forma gratuita en cada una de estas estaciones que por lo pronto ya están presentes en EE.UU. y Europa.

La próxima gran revolución de Tesla posee todos los ingredientes que anteriores apuestas llevadas a cabo contracorriente por Tesla. Dicen las malas lenguas que en el fondo Tesla lo que tiene es suerte en sus proyectos, pero la realidad del mercado actual hace que esta nueva Gigafactoría se descubra como una apuesta segura donde Tesla sea capaz de controlar todos los procesos de su producción, consiguiendo sus objetivos de abaratamiento, volumen de producción y rentabilidad.

Fuente: Tesla En Tecmovia: La hoja de ruta Tesla: importantes novedades a la vuelta de la esquina | El único problema de Tesla es el posible desabastecimiento de baterías