Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor TecmoviaSearch Icon
Coches eléctricos
Logo Icon

3 MIN

El precio de la autonomía y las futuras baterías modulares

El actual modelo de venta de vehículos eléctricos podría estar visto para sentencia, y es que el futuro de la industria volcada en la propulsión eléctrica parece haber madurado lo suficiente como para poner sobre la mesa nuevos formatos de venta para el vehículo eléctrico.

Nuevamente parece que el camino a seguir lo marca Tesla con la ventaja que da apostar por un caballo ganador, una apuesta arriesgada, pero exitosa al fin y al cabo. De este modo, habiendo conocido como el Tesla Model S luce diferentes cifras de capacidad en su acumulador energético con una gran acogida entre sus clientes, firmas como Nissan y Chevrolet ya hablan sin tapujos de un futuro próximo donde la oferta de diferentes capacidades en las baterías podría ser la gran novedad.

Implantar una batería modular permite ofrecer diferentes configuraciones de capacidad con mínimas modificaciones

La ansiada evolución de las baterías que multiplique su rendimiento y reduzca sus costes no termina de llegar, y prueba de ello es que las baterías siguen encontrando en su densidad energética una gran hándicap para permitir que los eléctricos puros sean vistos como alternativas reales al vehículo tradicional.

Algo hay que hacer, y mientras firmas como Renault han apostado por un más que cuestionable programa de alquiler de baterías en función de su uso, otras firmas como Tesla han decidido desarrollar un acumulador capaz de variar su capacidad con mínimos cambios que a la postre supone aumentar la cuota de mercado objetivo con una mínima variación del proceso productivo.

La autonomía del vehículo eléctrico sigue siendo su principal hándicap junto con el precio de compra

La primera generación del Nissan Leaf y del Chevrolet Volt no ha cumplido con sus objetivos. Por ello la segunda generación de ambos modelos ya está en marcha con la idea de adaptarse en mayor medida a un público más global con un abanico de necesidades aún mayor.

La realidad es que no todos necesitamos la misma autonomía para cubrir nuestras necesidades, y por ello el precio del vehículo eléctrico según la capacidad de sus baterías se convertirá en el verdadero factor diferenciador a partir de ahora. ¿Se trata de un modelo de negocio inventado por Tesla? Sí y no, pues desde que el vehículo eléctrico comenzó a librar esta batalla, pronto se identificó como la capacidad de su autonomía era escasa para muchos, suficiente para pocos y excesiva para los que menos.

La autonomía tiene un precio y a través de la oferta de diferentes capacidades en los acumuladores veremos una reducción real de los precios de la tecnología, dejando a libre elección la posibilidad de recorrer más o menos kilómetros en modo 100% eléctrico.

En Tecmovia: El periodo de prueba del vehículo eléctrico llegó a su fin ¿Hablamos de mentiras o medias verdades? | La evolución del vehículo eléctrico hasta 2022, el DOE marca el camino a seguir