27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

Magic Body Control: así funciona la suspensión predictiva de Mercedes-Benz, allanando la carretera y eliminando baches

( @davidvillarreal ) el

Hay muchísimas razones por las que un Mercedes Clase S es una compra acertada para aquel que busque una buena berlina de lujo, ya sea para conducirla junto a su familia o para viajar en las plazas traseras con un chófer al volante. Muchas de esas razones atañen a lo tecnológico, Mercedes-Benz se ha aliado con la tecnología para potenciar el confort y la seguridad de su buque insignia. Pero ninguno de los sistemas del nuevo Clase S ha logrado impresionarme tanto como el nuevo Magic Body Control. Y es que os aseguro que la marca alemana ha conseguido desarrollar un sistema extraordinariamente efectivo para mejorar el confort de su coche, sin precedentes y sin rival en el mercado.

Cuando escuchamos por primera vez que el nuevo Mercedes Clase S leería la carretera para que su chasis se anticipase a los obstáculos, quedamos bastante sorprendidos. También reconozco que me resistía a pensar que Magic Body Control fuera tan efectivo como lo pintaban, que de verdad marcase la diferencia frente a otros sistemas adaptativos que no gozan de esa anticipación. Y tras haberlo probado (podéis seguir nuestra prueba del Mercedes Clase S en Diariomotor), puedo adelantaros que los alemanes han dado en el clavo con un sistema que es capaz de convertir un bache enorme o un gran resalto en un paso de cebra elevado, en un mero trámite, un obstáculo que pasará desapercibido para los pasajeros.

Magic Body Control

Magic Body Control solo está disponible con los motores más potentes de la gama Mercedes Clase S. El modelo S500, con ambas carrocerías, lo equipará opcionalmente por 6.391 euros y teniendo en cuenta que ya hubiéramos equipado el paquete de asistencia a la conducción Plus, que supone otros 3.382 euros. Su precio es altísimo, un dineral difícil de justificar si lo pensamos con frialdad. Pero pensemos que el cliente de un Mercedes Clase S busca el máximo confort, aunque para ello tenga que pagar un elevado peaje. En motores más potentes, como el del S600L o los S63 y S65 AMG, Magic Body Control vendrá equipado de serie.

La teoría: Road Surface Scan y Magic Body Control

Magic Body Control

La teoría nos dice que Road Surface Scan se aprovecha de la cámara dispuesta en el frontal del vehículo, en la parte superior central del parabrisas, para detectar las irregularidades del terreno. La unidad de procesamiento del Mercedes Clase S va generando un mapa con la orografía de la carretera, tomando datos de las imágenes que capta 15 metros por delante de nuestra posición y a velocidades de hasta 130 km/h.

Mientras tanto, Magic Body Control diseña la estrategia ideal para lidiar con el obstáculo. De esta forma, cuando sobrepasemos dicho obstáculo, las suspensiones habrán adaptado la rigidez y el recorrido de cada amortiguador, de manera independiente, para absorber el impacto y que este pase desapercibido, en la medida de lo posible, en el habitáculo.

Esa teoría también nos dice que debería ser especialmente útil para absorber un bache importante, para cambiar el comportamiento de las suspensiones en un tramo en el que se produzca un cambio de firme y, sobre todo, reducir las incomodidades que se producen al superar alguno de los innumerables pasos de cebra elevados o bandas sonoras que se extienden por nuestras ciudades.

La práctica: allanando los baches y pasos de cebra elevados

Magic Body Control

Magic Body Control convierte cualquier paso de cebra elevado en un mero trámite. Los pasajeros de las plazas traseras ni se enterarán del obstáculo que acabamos de sobrepasar.

En la práctica, Magic Body Control está permanentemente trabajando siempre y cuando llevemos activado el modo Comfort del Mercedes Clase S. Puede que habitualmente no te percates de ello, pero la verdadera sorpresa llega cuando sobrepasas un bache enorme, como el de un paso de cebra elevado. Cuando visualmente lo has detectado y te preparas para saltar por los aires y dar un enorme brinco, te quedarás a cuadros al comprobar que las suspensiones han previsto el obstáculo con suficiente antelación para que lo que sientas como conductor, o como pasajero, se limite a una mínima vibración, similar a la que se siente cuando sobrepasas un cambio de firme o una junta de dilatación.

Nunca había probado un sistema de suspensiones adaptativo que marcase tanto la diferencia, incluso teniendo en cuenta que hay suspensiones realmente buenas a la hora de buscar ese toque extra de confort que debemos exigir en una berlina de estas características.

El funcionamiento de Magic Body Control en vídeo

En el siguiente vídeo publicado de Mercedes-Benz, la marca nos explica el funcionamiento de Magic Body Control. Y aunque las explicaciones provengan directamente de la marca puedo dar fe de que en la práctica es tan efectivo como se aprecia alrededor del minuto 1:00, con una muestra de Magic Body Control con el sistema activado y desactivado.

Loading the player ...

En Tecmovia: Mercedes Magic Body Control: la suspensión que lee la carretera

Comentarios...

No está permitido comentar.