25 de octubre de 2017 (*) actualizado a las 09:15

La fibra de carbono empleada por BMW y Audi podría reducir sus costes en un 90%

( @ClaveroD ) el

La fibra de carbono continúa conquistando fabricantes y modelos a paso firme. Lejos quedó ya esa etiqueta de material prohibitivo que sólo podía verse en competiciones del motor o aviación. Su uso es cada vez más relevante apoyándose en polímeros reforzados, teniendo en firmas como BMW a grandes defensores por el sustancial ahorro de peso que supone en comparación con el acero. De aquí a 2020 veremos como la fibra de carbono gana protagonismo en el mercado, y es que sus costes podrían reducirse en nada menos que un 90%.


BMW i8

MAI Carbon Cluster Management GmbH, firma colaboradora en el suministro de fibra de carbono para BMW Group y VAG, encabeza un ambicioso proyecto de investigación lanzado por el Gobierno alemán financiado con más de 102 Millones de dólares. Este proyecto tiene como objetivo reducir los costes de fabricación de la fibra de carbono en nada menos que un 90%, apostando por la optimización de los procesos de producción y las economías de escala.

El actual problema del uso masivo de fibra de carbono está en los costes de su fabricación y moldeado, en torno a 20 $ por kilogramo, frente a 1 $ por kilogramo que ofrece el acero. Con esta diferencia de precios, la aplicación a gran escala de la fibra de carbono necesita de importantes beneficios en reducción de peso para defender su uso, algo que todavía sucede con poca frecuencia y sólo en un reducido número de modelos.

Definitivo, el Audi R8 e-tron no llegará al mercado

SGL Carbon, firma controlada por BMW, ya reveló en su momento que la reducción de costes en la fabricación e implantación de la fibra de carbono van por buen camino. Concretamente, SGL señalaba que la optimización que actualmente están implantando permitirá reducir los costes en nada menos que un 70% en un plazo de 5 años.

Tanto BMW como Audi están en pleno proceso de introducción de la fibra de carbono en cada vez más modelos, siendo justo señalar que BMW a través de la submarca BMW i, ha sabido posicionarse con una importante y estratégica ventaja para aprovechar esta pequeña gran revolución que supone la fibra de carbono.

Fuente: AutomotiveNews
En Tecmovia: La gran expansión: la fibra de carbono de SGL y BMW reducirá sus costes en un 70%