CERRAR
MENÚ
Diariomotor Tecmovia
Renault

2 MIN

¿El futuro de los compactos picantes está obligado a ser híbrido?

David Clavero | 2 Dic 2014

La escalada de potencia ya no es la única preocupación de los fabricantes para mantenerse en lo más alto del mercado con sus compactos más prestacionales. Renault ha sido la primera en dejar entrever que el futuro de la división Renault Sport pasa por introducir sistemas de propulsión híbrida. Con este planteamiento queda claro que la reducción en consumos y emisiones tarde o temprano se entenderá con la adición de baterías y motores eléctricos. A día de hoy el Volkswagen Golf GTE ha sido el primer modelo en materializar esta apuesta. Hoy es una alternativa más entre los Golf GTI y GTD, pero muy pronto podría convertirse en la única opción.

Hibridar: la forma más rentable de aunar bajos consumos, costes y prestaciones

Renault Mégane RS Trophy-R

Aunque todos los fabricantes están centrando sus esfuerzos en el downsizing y el ahorro de peso, cada vez es más visible el límite que ofrece esta idea en tanto a costes. El ejemplo más claro lo tenemos con el Renault Mégane RS Trophy-R, cuyo objetivo de conquistar el crono más rápido de Nürburgring para un tracción delantera, le ha costado disparar los costes de su planteamiento en pos de ofrecer una mejora notable en rendimiento.

¿Es la hibridación la única solución? No, sin embargo es la idea más viable economicamente hablando. Otro ejemplo de hacia donde está mirando la industria al tantear esta idea, lo encontramos en el Peugeot 208 Hybrid FE cuyo desarrollo hemos podido seguir muy de cerca desde Tecmovia. Además de integrar un importante paquete de mejoras en reducción de peso y aerodinámica, mantener cifras de GTI sin disparar los consumos se ha conseguido a través de la hibridación del pequeño tricilíndrico de sólo 1.2 litros.

Si algo parece estar claro, es el hecho de que los fabricantes ya están barajando todas las posibilidades para mantener en sus gamas el máximo rendimiento. El paso definitivo de esta apuesta se sucederá una vez otras disciplinas deportivas abran la mano a la hibridación como ya ha hecho la Formula 1. Propulsores eléctricos, turbocompresores mecatrónicos, compresores eléctricos o sistemas KERS son herramientas que además de hablar de bajos consumos, también pueden ofrecer un extra de prestaciones a la altura de los mejores propulsores térmicos.

Fuente: Top Gear En Tecmovia: Volkswagen Golf GTE: 1,5 l/100 Km para el híbrido deportivo de 200 CV | El Peugeot 208 HYbrid FE culmina su desarrollo enfrentándose al circuito