27 de diciembre de 2018 (*) actualizado a las 13:43

Continental ya habla de coches autónomos de 2º generación

( @ClaveroD ) el

En un momento donde el coche autónomo todavía es un concepto difícil de entender en el mercado más allá de una visión de futuro, Continental ha decidido mostrar los detalles de una nueva etapa para la conducción autónoma enfocada en el análisis del conductor. El fabricante alemán ha puesto de manifiesto que tras el interés depositado en la automatización de las acciones por parte del vehículo, es el momento de encontrar mejores formas de abordar la convivencia entre hombre y máquina, pues el tiempo de respuesta a la hora de ceder el gobierno del vehículo se ha destapado como un riesgo potencial de accidente.

continental-autonomo-200415-001

Un grupo de cámaras infrarrojas monitorizan el rostro del conductor para que éste no desvíe su atención por completo

Recientemente era la propia Audi quien desvelaba algunos de los contratiempos que está encontrando en el desarrollo de sus primeros coches autónomos. La relación entre conductor y máquina necesita de un nivel muy elevado de atención, incluso cuando el coche conduce por sí solo. Sin embargo, Audi ha comprobado como en el momento en el que la conducción autónoma hace acto de presencia, la atención del conductor disminuye hasta tal punto que son necesarios hasta 10 segundos para recuperar el control por parte del conductor en caso de emergencia.

continental-autonomo-200415-003

De cara a recortar al máximo el tiempo de reacción del conductor, Continental ha centrado sus esfuerzos en mejorar el alcance de los sistemas de análisis: radar hasta 250 metros de alcance, cámaras estereoscópicas, sensores… añadiendo un nuevo sistema de navegación con mapas en alta definición para mejorar la precisión y un sistema de monitorización del rostro del conductor para evaluar su grado de atención.

continental-autonomo-200415-003

Los planes de Continental pasan por mejorar la precisión de los sistemas de análisis en los que se basa la conducción autónoma para aumentar el grado de predicción, evaluando en tiempo real el grado de atención del conductor para evitar que éste desvíe por completo su atención. Aunque Continental no ha facilitado datos de cuánto consigue mejorar el tiempo de reacción, parece que este camino podría ser la clave para desarrollar una tecnología más segura.

Fuente: Continental
En Tecmovia: 10 segundos: el gran problema de la conducción autónoma | Continental quiere destronar a Google en el negocio de los coches autónomos