Mitsubishi también se apunta a las personalizaciones exclusivas… y lo hace con este L200 “barbárico”

 |  @sergioalvarez88  | 

El coche que tenéis en pantalla es el Mitsubishi L200 Barbarian SVP. Con un nombre más propio de un grupo de heavy metal de los ochenta, es el primer vehículo creado por SVP (Special Vehicle Projects), una nueva división de Mitsubishi que se encargará de construir vehículos exclusivos. Una división de vehículos personalizados, como Ferrari Special Projects, McLaren Special Operations o Rolls-Royce Bespoke. Como lo oyes. Su presentación se ha enmarcado en el bastante poco glamuroso Commercial Vehicle Show de Birmingham, en Reino Unido. ¿Por qué lanza esta división Mitsubishi? ¿Qué tiene de especial esta Mitsubishi L200 “barbárica”?

Esta unidad ha sido pintada en color Electric Blue, y está basado en una L200 de cabina doble.

SVP nace con el objetivo de ofrecer a los adinerados clientes británicos coches con una apariencia única. Por el momento las modificaciones se centran en la estética, pero Mitsubishi no descarta también realizar modificaciones mecánicas. De hecho, ya están pensando en modificar un Mitsubishi Shogun – así es como se conoce al Montero en Reino Unido. ¿Tiene sentido un programa así en una marca no premium? Lo mismo nos preguntamos con el lanzamiento de Opel Exclusive. El tiempo lo dirá, pero a no ser que tu vehículo tenga un estátus de culto – como podría ser el caso de un Land Rover Defender – el futuro de SVP podría estar en entredicho.

Volviendo a esta Mitsubishi L200 Barbarian SVP, las diferencias se centran en primer lugar en sus pasos de rueda, cubiertos en plástico oscuro. Se han reemplazado las llantas por unas nuevas unidades de 17 pulgadas con neumáticos todoterreno BF Goodrich. Otros cambios importantes se centran en el frontal del coche, donde Mitsubishi ha instalado una nueva calandra de color negro, así como unas nuevas pestañas para las ópticas principales. Se han inspirado en otro one-off, el Mitsubishi L200 Desert Warrior. La marca japonesa también ha agraciado a su pick-up con luces en el compartimento de carga y un nuevo paragolpes trasero.

En el interior, han intentado conferir a su pick-up un aspecto más distinguido, con vanos de puertas iluminados, insertos de terciopelo y respaldos bordados con el nombre del modelo. Su sistema de infotainment incluye GPS y cámara de marcha atrás. Mecánicamente, sigue animado por un motor 2.4 turbodiésel de cuatro cilindros, 180 CV de potencia y 430 Nm de par motor, asociado a una caja de cambios manual de seis relaciones – o automática de cinco relaciones – con reductora. La producción se limitará a 250 unidades, cuyo precio arranca en 37.175 libras esterlinas, el equivalente a casi 43.750 euros.

Fuente: Autocar

Lee a continuación: Mitsubishi L200 2015: un tractor con smoking