1.8 Compressor: el motor tras la rebelión de Toyota frente al downsizing

 |  @ClaveroD  | 

Posiblemente estés al tanto del tan de moda downsizing, una corriente que aunque muchos expertos señalan que ha llegado a su fin, lo cierto es que parece vigente a tenor del nuevo Ford Fiesta ST y sus 200 CV extraídos de un tricilíndrico repleto de esteróides. Cada vez menos cilindros, cada vez más turbocompresores y mucha ausencia de verdadera originalidad, hasta la llegada del nuevo Toyota Yaris GRMN movido por una nueva versión del mítico 1.8 Compressor de Toyota para poner el segmento patas arriba.

Toyota está aumentando de nuevo la cilindrada de sus motores, siendo este 1.8 Compressor un viejo conocido

Toyota ha querido dar un puñetazo sobre la mesa, y aunque cuenta con un buen arsenal de motores de última hornada capaces de dar vida al Toyota Yaris más potente que se ha conocido nunca, el camino seguido por Toyota y Gazoo Racing ha tirado de nostalgia para devolver a la vida el motor 1.8 de cuatro cilindros y sobrealimentación por compresor que años atrás movió a modelos como los Corolla TTE y Lotus Elise/Exige con 225 CV o el Auris K2 y Lotus Exige R con 240 CV. Las versiones más potentes y homologadas para calle alcanzaron los 265 CV en el Exige S 260. Esta variante sobrealimentada del bloque 1.8 no es ni mucho menos el motor más conocido de Toyota, pero ahora vuelve en el Yaris con ganas de hacer bastante ruido.

Hablamos en concreto del bloque 2ZZ-GE, un bloque que comercialmente se ha denominado 1.8 VVTL-i y cuya principal característica es un techo de giro por encima de las 8.200 rpm. Estamos por lo tanto ante una mecánica que emula la progresividad de un atmosférico y cuyo compresor fue diseñado para completar la zona baja y media del cuentavueltas y garantizar una zona alta plena de potencia hasta el corte. La realidad es que Toyota no sacó todo el provecho que debiera de este motor, siendo la gran beneficiada Lotus que sí que explotó este propulsor en muchos de sus modelos.

Con el paso del tiempo Toyota dejó en el olvido al bloque 1.8 VVTL-i, siendo aprovechado por Lotus para instalar una mecánica que se ajustaba a la perfección al carácter de sus deportivos, y que además ha resultado bastante fiable. Ahora hemos conocido que Toyota, de la mano de Gazoo Racing, ha revisado el 1.8 VVTL-i para traerlo de nuevo a la vida con una potencia de al menos 210 CV y ganas de marcar diferencias con respecto a una competencia turboalimentada que rara vez sube de las 6.500 rpm y que apuesta por una patada contundente que decae con la subida de vueltas. Toyota venderá una fórmula que se creía ya extinta, progresividad y revoluciones, quedando tan sólo por conocer si el Toyota Yaris GRMN contará con una puesta a punto a la altura de su mecánica.

En Diariomotor

Lee a continuación: ¡Sorpresa! El Toyota Yaris GRMN será el Yaris más deportivo: con más de 210 CV de potencia y sobrealimentación por compresor

  • Vicentín el de Amalia

    Muy bien, Toyota sabe lo que se hace. De todas maneras, no se trata de tirar a la basura el downsizing y volver al highsizing, sino de mirarse bien el rightsizing, esto es la cilindrada correcta, ni alta ni baja, que es lo que hace Mazda con sus coches sensatos, cabales, lógicos, y racionales.

    • Leonmafioso

      Al contrario, diría que Mazda es fiable porque sus motores estan poco cargados pese a su tamaño. Yo la verdad me sorprende el hecho de que no hayan sacado un vehiculo con bastante potencia basados en su fiabilidad.

  • zamu

    Yo en su momento estuve en la búsqueda y captura de un Corolla TTE… Pero sólo había uno en toda España a la venta y no estaba tan cuidado como debería. Una pena porque me parece un auténtico “rara avis”.

    Por otro lado, me alegra ver que la marca está espabilando. :D

  • sphirit

    Me parece una gran noticia

  • Joaquín Cruz

    Me parece un gran acierto volver a las sensaciones por parte de Toyota. No le hara falta mucha publicidad, porque el boca a boca que va a tener este pequeño mata gigantes va a ser bastante bueno.

  • Danielrs500

    creo que el nuevo Fiesta tiene que entregar la corona de “rey de los Hot-Hatch”, lo unico malo es que nunca lo vere por estas tierras, solo espero que las demas marcas tomen nota y empiecen a replantearse un poco el extremismo del Downsizing.