Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

 |  @omiguel  | 

Quizá muchos hayáis pasado por la experiencia de una mudanza de muebles de un sitio a otro, incluso a una tediosa mudanza completa. Hay gente que acude a empresas para realizar la mudanza y otra que lo intenta hacer por su cuenta, con el esfuerzo físico que hace falta para ello. Personalmente he vivido unas cuantas mudanzas pero nunca me había encargado de la parte más cercana al transportista. Siempre hay una primera vez para casi todo y como experiencia es interesante.

Un amigo me pidió ayuda porque por su edad y su tiempo de carné de conducir no podía acceder a una furgoneta de alquiler con la que realizar una mudanza, que se llevaría a cabo entre tres puntos diferentes: Santiago de Compostela, Vigo y Covas, una aldea cercana a la capital gallega. La mudanza consistía en unos cuantos muebles, con un armario muy grande, colchones, mesas, etc, que aunque no fuera de una casa completa eran bastantes piezas.

Con lo cual hacía falta una furgoneta en condiciones. Así que nos dirigimos a alquilar una Renault Master, uno de los vehículos comerciales de la marca francesa más grandes. La caja de carga de la versión Furgón, con la que nos hicimos, mide unos 3.7 metros de largo, 1.89 metros de alto y 1.79 metros de ancho, sin ningún cristal y una puerta lateral deslizante y una puerta doble trasera. Con un peso máximo de carga casi 1.600 kg y un volumen de carga de casi 13 metros cúbicos se antojaba como suficiente para transportar casi todo lo necesario.

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Tras la firma de rigor con la compañía de alquiler, me subí por primera vez a una furgoneta de este calibre como conductor. Me costó menos de lo que esperaba, gracias al escalón situado a la izquierda del interior de la puerta del conductor, aunque quizás esté mejor situado para zurdos. La sensación inicial fue la de “oh, acabo de convertirme en conductor de alturas, y es verdad que la altura de la cabina te hace ver el tráfico desde otro punto de vista. Pero dada la mínima comodidad del asiento del conductor y mis ánimos, no tuve ningún problema.

La motorización con la que contaba el modelo que alquilamos era un 2.5 dCI de 120 Cv con un cambio de 6 velocidades, que por lo que pudimos ver más adelante era más que suficiente en vacío y quizás algo cortillo cuando íbamos con la carga más numerosa de nuestros viajes. En cualquier caso se mostró suficiente, con una especialización en revoluciones del motor medias-bajas y, para mi asombro, sin demasiada vibración (vamos, estaba lo que se dice bastante nueva).

No me costó, poco después de arrancar y de dirigirnos a la autopista AP-9 que une Santiago de Compostela y Vigo, hacerme con el embrague, a pesar de la posición de conducción diferente a la de un coche normal: al tener un volante de más radio, hay que pegarse más a él para contactar de manera correcta con los pedales. Salimos ya desde el punto de recogida del vehículo totalmente vacíos.

Durante el recorrido de la autopista, de unos 90 km, la Master ofrecía una buena sensación de aceleración incluso en la sexta marcha circulando a unos 120 – 130 km/h (cumplí las normas salvo en momentos puntuales…¡para probar la furgoneta eh!). La baja vibración de la que antes hablaba sí se hacía patente al adelantar a camiones, las turbulencias evidente afectan más a los vehículos con cabina más alta.

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Una vez llegados a Vigo y de repostar en una de las estaciones del centro de la ciudad, nos dirigimos al punto de recogida de los primeros muebles. El caos latente en las ciudades grandes se multiplica por dos cuando circulas con una furgoneta tan grande (ahora entiendo el estrés de algunos transportistas…) Los demás conductores desde luego no facilitan las maniobras de una furgoneta, como el mayor radio de apertura que hay que guardar para girar en una curva bastante cerrada.

Entre eso, que nos perdimos por las obras cercanas a la Plaza de España y que estábamos cerca de una hora punta, casi las 12 de la mañana un día laboral, el asunto fue arduo complicado. Más si cabe el aparcamiento, que en un primer momento y para agilizar las cosas fue en doble fila. Bien, nos bajamos y empezamos a trasladar los muebles al interior de la furgoneta.

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Los 55 cm de altura de la caja de carga al suelo desde luego no facilitan la entrada de muebles como una mesa, sillas o una cómoda, aunque sí es sencillo para tablas simples que puede arrastrar. Aún así ya era necesario subirse a la caja para ir acomodando los muebles de la mejor manera. Esta situación recuerda al Tetris salvo que tiene todo el tiempo del mundo (desde luego animaría hacerlo cantando la canción del conocido juego).

Una vez cargado todo, con el sudor apareciendo en nuestras frentes, nos dirigimos a la salida de la ciudad con algo menos de tráfico. Tomamos la autopista de camino a nuestro siguiente punto de carga. A la pequeña aldea de Covas llegamos después de abandonar la autopista, aunque antes pasamos por una serie de tramos con un asfalto algo empeorado. En la cabina desde luego no se hacían demasiado patentes los baches pero los muebles retozaban en la caja. Se echaban en falta desde luego unas cuerdas para afianzar la posición de las piezas (lástima no haberlo pensado antes).

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Este momento de carga supuso un gran estrés, pues teníamos que rescatar los muebles desde el gran trastero de una antigua cuadra y además eran piezas de un armario de madera maciza con el gran peso que supone. En la mitad del proceso la furgoneta se llenó completamente en cuanto a volumen y decidimos hacer la descarga antes de ir a comer para seguir después. Nuestro siguiente punto de descarga/carga fue algo más sencillo gracias en parte a la puerta deslizante lateral y, sobre todo, a un importante invento llamado ascensor, aunque la base del armario basó su movimiento básicamente en nuestros brazos.

Resulta curioso ver como casi nadie se fija en el interior de una furgoneta abierta y sí se fija en tu persona cuando te subes a una furgoneta. ¿Morbo? ¿Curiosidad por lo desconocido? La experiencia está bien pero no te hace sentir más grande o más alto, y menos más fuerte. Una vez repuestos en energía en una más que conocida cadena de comida rápida, emprendimos el último viaje de nuevo al segundo punto de carga para repetir el último proceso y, finalmente, devolver la furgoneta.

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Todo ello con largos períodos de carga y descarga que nos dejaron totalmente exhaustos, ni me imagino lo que tiene que ser hacerlo todos los días. Un trabajo muy duro y probablemente no muy bien pagado. Dejando ese hecho a un lado, la experiencia fue bastante agradable en cuanto al desarrollo de la Renault Master. En el aspecto del combustible, repostamos unos 21.5 litros aproximadamente para hacer aproximadamente 200 kilómetros, con lo que sale a unos 10,75 litros cada 100 km. Podría decirse que no es un consumo exagerado, sobre todo porque de fábrica y con la furgoneta sin cargar se han medido unos 9 litros en consumo combinado.

Para una posible próxima vez, probablemente optaría por una furgoneta con una altura de la caja de carga más baja (aunque sólo fuera por cuidar mi espinazo), con ordenador a bordo para controlar mejor el gasto de combustible o la autonomía y con el detalle de las cuerdas para sujetar correctamente lo cargado. Desde luego no dejaría escapar algunos detalles de comodidad con los que si contamos, como el aire acondicionado (sudando y en un día más o menos caluroso se agradece) ni tampoco con esos pequeños detalles que te solucionan la vida, como los huecos para carpetas o pequeños objetos tanto en el centro del salpicadero como en los laterales de las puertas.

Más imágenes de la Renault Master utilizada (mil disculpas por la baja calidad de las imágenes).

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Crónica de una pequeña mudanza en una furgoneta Renault Master

Disclaimer: no tengo nada relacionado con la empresa de alquiler de vehículos que se puede ver anunciada en los laterales de la furgoneta :)

En Diariomotor: Prueba y presentación de los neumáticos Energy Saver de Michelin | Cómo se hacen las pruebas de neumáticos en el TÜV | Presentación en Italia del Alfa Romeo Mi.To, primera parte

  • Sergio

    Muy interesante la experiencia como White Van Man!

    Yo aún no tuve la oportunidad de conducir un comercial pero parece diferente :)

  • zamu

    Interesante. :P
    Y reafirmo lo dicho: Las mudanzas son lo peor del mundo… xD

    Ya hacía algo de tiempo que me parecía que eras (erais?) de la zona de Santiago… Viendo este reportaje y las fotos de un Twingo tuneado aparcado detrás de un Civic en Padrón, ya veo que si… xD
    Ahora donde estaba el Civic y el Twingo hay un 350Z bastante chulo… Y andaba también por ahí aparcado siempre un Accord Type-R… ;D

  • Hola Zamu, da gusto contactar con un paisano :)

    Pues sí, yo creo que es un trabajo muy sufrido para el cuerpo y encima el caótico tráfico no facilita demasiado la vida.

    Por Santiago hay un 350Z negro, supongo que te refieres a eso, un Golf R32 de serie (gracias…), un par de Civic Type-R nuevos…¡la gente se cuida!

    Un saludo!

  • zamu

    Un placer! ;D
    Pues nop! El 350Z de Padrón aparcado frente a ese taller es azúl con unas llantas (no me he parado a mirarlas, pero creo que son BBS) negras… Creo que el dueño es el que tenía antes el Accord (el modelo anterior de Accord, vamos, el único Accord Type-R que se vendió en España… ;) ) rojo.
    Siempre me hizo gracia pasar por Padrón para ver el Twingo truñing (xD) y el Accord (del que estoy enamorado)… Pero hace tiempo que no veo este último y si el Z… :)

    Pues nada, si quereis otra opinión cuando vayais a probar coches, contad conmigo… :P

    Un saludo! ;D

  • Zamu, el twingo truñing es un excelente ejemplo de publicidad mediante el método de “llamar la atención de forma escandalosa”.

    Lo que lamento es que abunden más truñing de esos que verdaderas joyas como el 350z o el Audi R8, que sólo vi una vez por Santiago :\

    Saludosssss!

  • Beinha

    Yo la única mudanza que hice en mi vida fue con 9-10 años, y cargamos todos los trastos de una casa, a las afueras de Santiago, a la nueva, en Fontiñas, en el camión de mi padre y mi madriña si dan trabajo, yo lo peor no es cargar con las cosas sino después colocarlas en su sitio de nuevo… Ahora solo me queda la conducción :)

  • zamu

    Sin duda, Oscar. Mejor forma de “dar el cante” no hay. xD

    Y tienes toda la razón. En la zona (y ya no hablo solo de Santiago y alrededores, sino, de toda Galicia en general) hay muchísimo truñing (o montuning como le llamo yo… xD) del barato… Una verdadera lástima…

    Menos mal que de vez en cuando ves cosas preciosas como el R8 (vi uno blanco por al AP9), un Jaguar XK de los novísimos verde y el 350Z ese… Y bueno, por la zona de Villagarcia, hay Porsches (uno 997 Turbo incluído) a patadas… (por qué será??? xD). El mejor que he visto por la zona, fue hace un año, por la carretera Pontevedra-Ourense, un Lambo Gallardo naranja (me imagino que de alguno de los ricos de Avión)… :P

    Bueno, no desvirtúo más el hilo… Un saludo.

  • woody

    Yo conduzco habitualmente una Trafic dci 140 y la verdad es que tiene sus pros y sus contras. A la hora de conducir, se lleva de maravilla, casi como un coche salvo por la forma de dar la potencia y más que lo largo o alto del vehículo, el ancho y la tremenda batalla que tienen estos bichos.

    El ir elevado es toda una ventaja circulando, especialmente por ciudad, y los enormes espejos (dobles) te permiten controlar todo y apenas quedan ángulos muertos (el espejo interior apenas lo uso, se queda muy limitado por los reposacabezas y la puerta trasera de doble hoja).

    De equipamiento, en el fondo lo necesario: aire acondicionado, dirección asistida, radiocd con mando en el volante… Lo más raro es la posición al volante, más vertical de lo habitual, pero es acostumbrarse.

    Y en cuanto a prestaciones, pues aunque pesa 1800 kg en vacío, aerodinámicamente no es ninguna maravilla y el cambio y el motor no están pensados para ir quemando rueda, acelera de maravilla, coge velocidades que nada tienen que envidiar a los coches y mantienes una velocidad y unos consumos bastante buenos, con una sexta de 50 km/h. Incluso cargada hasta las trancas (tiene prácticamente para 1 t de carga) anda de maravilla.

    En el apartado de la seguridad, ABS y airbags por supuesto y unos discos de freno de generoso tamaño en las cuatro ruedas (he conducido coches modernos que en vacío frenan peor que esta furgoneta cargada).

    La verdad es que aunque siguen siendo furgonetas, han mejorado de una manera tremenda y son mucho más fáciles y cómodas de utilizar. Encima, cuando coges un coche, los primeros minutos vas inquieto porque te sientes bajo y te da la sensación de que no ves…

  • toti

    no es tan duro eso d las mudanzas cuando t acostumbras t lo digo xq yo yevo 4 años trabajando y al principio me mataba to pero ya con la costumbre no es tanto

  • las mudanzas pueden ser un problema si no se contrata al equipo o empresa adecuada.

  • Pingback: Mercedes-Benz Vito BlueEFFICIENCY, furgoneta aerodinámica — Diariomotor()

  • Pingback: Mercedes-Benz Vito BlueEFFICIENCY, furgoneta aerodinámica : Blogografia /version beta/()

  • FERNANDO

    COÑO QUE ESTUVO BIEN MIRAR TUS PERIPECIAS EN LA MUDANZA, JOLIN QUE ES INCREIBLE PERO ,MIRA AHORA MISMO VIVO EN ALEMANIA PERO RESULTA QUE DEL 87´AL 91 VIVI EN PONTEVEDRA ( SOY ARGENTINO ) Y AHORA QUE ME QUIERO VOLVER PARA ESPAÑA RESULATA QUE ME QUIERO COMPRAR UN ( RENAULT MASTER ) Y SORPRESA , TARTANDO DE MIRAR LAS MEDIDAS ( EN LA WEB OFICIAL DE RENAULT ( IMPOSIBLE ES UNA PORQUERIA ) ( QUE QUEDE CLARO QUE ADORO RENAULT , YO TENGO UN MEGAN Y VA DE GLORIA ) PERO EN FIN ME HAS DADO LA ALEGRIA AL RELATAR MAS O MENOS LAS MEDIDAS DEL FURGO ( POR ESO AMIGO MIO ) TE DOYLA GRACIAS , Y DESDE ESTAS FRESCAS TIERRAS CON NIEVE TE ENVIO UN SALUDO GRANDE …………..
    TEÑO MORRIÑA HEY TEÑO MORRIÑA DE LA TERRA
    CHAU CHAU

  • Pues Fernando, ha sido un placer tener contacto con alguien que añora así una tierra que ha tomado como suya.

    Y desde luego entiendo que te quieras volver aquí :`)

    Un saludo!

  • jaime

    hola
    estoy viendo una master combi, y lo de los asientos es algo terrible, eso de no poder ajustarlos , y de ser tan cortos, me tiene un poco decepcionado , si alguien supiese q se puede hacer, al respecto, como ponerle otro tipo de asientos en la parte trasera
    os agradeceria ,
    saludos desde jerez

  • Pingback: Renault Master 2010 — Diariomotor()