comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Superdeportivos

3 MIN

Lamborghini Countach Evoluzione, un laboratorio sobre ruedas

El Lamborghini Countach fue una de las joyas de la corona en el reino de los deportivos allá por la década de los 80. Con formas de su tiempo llevadas al extremo deportivo, exclusividad y un V12 ronroneador preparado para alcanzar los 300 km/h eran parte de sus “iniciales”. Se fabricaron, entre sus diferentes variantes, 2.042 unidades hasta que en el año 90 finalizó su desarrollo y se lanzó su sucesor, el Diablo.

Horacio Pagani, el creador de superdeportivos como el Zonda R, trabajaba para el departamento de materiales compuestos de Lamborghini antes de iniciar su proyecto “en solitario” cuando en 1987 creó el Evoluzione. Un ejemplar único e inimitable del Countach que fue concebido como un auténtico laboratorio de pruebas, en el que experimentar el desarrollo de materiales y compuestos de cara a la fabricación de nuevos superdeportivos en el futuro. Los resultados obtenidos sirvieron después también para aplicar en los sucesivos Zonda.

El modelo nació a partir de un Countach QV5000S al que se intercambió la estructura interna, que originalmente era de acero, por una serie de materiales compuestos como los que ya se empezaban a usar en esa época en la Fórmula 1. Esos mismos materiales, donde abundaba el kevlar, la fibra de carbono y el aluminio, sirvieron también para formar otros componentes como el cockpit, el piso, los paneles de la carrocería, el frontal o el spoiler. Con esta serie de cambios el peso se quedó en 890 kg, más o menos media tonelada menos que el original.

Los ensayos también incluyeron medidas activas de seguridad como el antibloqueo de frenos ABS o la suspensión con altura regulable electrónicamente. También se probó el diferencial de par variable que más tarde se utilizó en el Diablo VT. Esta unidad tester, como veis, no recibió ninguna pintura, ni detalles estéticos supérfluos y ni siquiera contaba con elementos necesarios como las luces o el limpiaparabrisas. El interior no era menos, con cables y piezas “al aire”, dos asientos y un cockpit con los mínimos indicadores necesarios, además de los aparatos necesarios para realizar las pruebas.

Con un leve ajuste de caballos de su V12, concretamente hasta los 490 CV (25 CV más que el original), se llevó al circuito de Nardo en el mismo año 87. Obtuvo un registro de velocidad máxima de 330 km/h, insuperable para el Ferrari F40 que hasta ese momento reinaba con sus 324 km/h de velocidad máxima.

El Evoluzione tuvo lo que se dice todo un final triste, pues acabó “sufriendo” contra un muro de concreto a 50 km/h para obtener evidencias de la resistencia del chasis con los materiales probados. Todo tiene un final, como lo tuvo esta edición totalmente única e inimitable.

Vía: argentinaautoblog

Fotos jj4ever

Más información: wikipedia

En Diariomotor: Lamborghini Countach limusina | Lamborghini Countach, reportaje de 1985 | Lamborghini Countach, quizás el Lambo más admirado