Motores ECOboost de Ford, información y posible incorporación del etanol

 |  @omiguel  | 

La marca americana Ford desarrolló un nuevo concepto de motores con denominación Ecoboost, cuyo objetivo esencial es proveer de potencia similar o mayor a antiguos motores de gasolina de gran cubicaje pero reduciéndola o utilizando un menor número de cilindros por bloque. Con ello, se gana en prestaciones y se disminuye tanto el gasto de carburante como la pareja emisión de partículas de CO2.

Los principios básicos aplicados son esencialmente dos, un nuevo tipo de inyección directa y la turbopropulsión. Ofrecer la energía proporcionada por la turbina permite, por ejemplo, desarrollar las características de fuerza de un bloque V8 en un V6, tal es el caso del motor Ecoboost de 3.5 litros y seis cilindros que proporciona 340 CV y 460 Nm. Lo más destacable es sin duda el alto par que muestran estos motores, sobre todo a altas revoluciones en las que un bloque atmosférico se queda más corto.

Por su lado, la inyección directa ofrece un cúmulo de mejores relacionadas con lo anteriormente expuesto y además afecta mejorando otros aspectos como el “turbo lag”. Esta designación es el tiempo transcurrido desde que pisamos el pedal del acelerador hasta que se aumenta la presión en la alimentación. Disminuyendo este tiempo, el motor ofrece una respuesta mucho más ágil a las peticiones del conductor.

Ford avala la utilización de estas tecnologías con número, destacando un decrecimiento del dispendio de combustible de entre un 20 y un 30% así como una menor precipitación de partículas contaminantes cifrada en el 15%. Claramente resultados apetecibles, que dados el elevado precio del carburante serán interesantes. Ya no sólo para motores de gran tamaño sino también para los próximos tetracilíndricos.

Ford Ecoboost

Los últimos rumores apuntan a que otra tecnología se sumaría a la cadena Ecoboost. El gigante del óvalo se encontraría fabricando un motor “Bobcat” que incluiría una inyección mínima de etanol dentro de la propia cámara del cilindro justo antes de que se cambie al tiempo de explosión. Con esta acción, el etanol ofrece un efecto de “frescura” y mejora la eficiencia de la combustión.

Las ventajas ofrecidas son muy amplias, siendo las más importantes la mejora de la eficiencia en la combustión y la mayor presión que se puede aplicar a la mezcla de combustible y aire. El consumo podría decaer entre un 5-10% respecto al Ecoboost actual, convirtiendo a estos motores de gasolina al nivel “económico” de los diésel.

Por supuesto, para utilizar esta tecnología tendría que habilitarse un segundo depósito en el que almacenar el etanol. Necesitaría una recarga periódica pero dada la infinitesimal cantidad necesaria en cada revolución sólo se tendría que realizar cada varios meses.

En el momento de su presentación, el pasado evento automovilístico en Detroit, Ford presentó dos vídeos que ilustraban el funcionamiento de los motores Ecoboost. En el primero se apreciaba el ciclo completo de cuatro tiempos (admisión, compresión, explosión y escape) en un bloque de gasolina con inyección directa, mientras que el segundo nos muestran el trabajo del motor con turbocompresor.

Vía: motorauthority

En Diariomotor: Nuevos motores Ecoboost de Ford para 2009

Lee a continuación: Mazda SISS, nuevo sistema de arranque y parada del motor

Ver todos los comentarios 2