Bentley Arnage Final Series

 |  @omiguel  | 

Bentley Arnage es un buen sinónimo de exclusividad, lujo y refinado gusto en cuanto automóviles se refiere. Se trata de un vehículo a medio camino entre berlina y limusina, con 5.39 metros de largo y 1.9 metros de anchura. Todo es exclusivo en ella, desde la impresionante mecánica hasta el lujoso interior, aunque ha llegado el momento de despedirse. Esta edición especial, la Final Series, conmemora el décimo y último aniversario del Arnage con 150 unidades disponibles.

Es difícil encontrar un punto por el que empezar a hablar de sus cualidades, puesto que desde los 42 colores disponibles para la carrocería hasta su fabricación interior artesanal hay mucho que decir. 25 tonos diferentes para el tapizado interior, realizado con materiales de alta calidad como distintos tipos de piel, inserciones de antracita o de madera de ébano y, por supuesto, numerosos cromados. Por si no es suficiente, el programa Mulliner permite a los compradores personalizar cada cm2 del Arnage.

Quedarse con un elemento de equipamiento reseñable en el Arnage es complicado, pues todos están a la altura. El apartado multimedia es sin duda espectacular, pues cuenta con un equipo Hi-Fi de Naim, con una potencia de 1.100 W. Cuenta con subwoofer diseñado especialmente y 10 altavoces más, convirtiendo al Arnage en una auténtica sala de conciertos. Tiene conexiones usb, mini-jack o para iPod con el fin de aumentar su versatilidad. Un control remoto trasero permite a los pasajeros de las plazas traseras controlar el equipo de sonido.

Bentley Arnage Final Series

Los compartimentos para almacenar objetos, desde petacas y puros hasta paraguas en el maletero (de Bentley, vienen con el Arnage), o para posar copas son una constante. Gran parte del tapizado, incluyendo el de los asientos o el de estos compartimentos, se trabaja a mano. Tampoco se han olvidado del conductor, incluyendo un panel de instrumento liso que no diferencia puestos e incluye múltiples diales indicadores. Destacan también el volante con mandos multifunción o los pedales metalizados.

Exteriormente es impactante, ya no solo por su tamaño. El frontal es prominente, con un gran enrejado de ventilación y con las luces delanteras coloreadas a juego. El detalle de lujo llega de parte del escultural y plateado símbolo de Bentley “Flying B”, que se puede recoger dentro del capó. Los detalles de lujo llegan hasta la tapa del depósito, algo inusituado e ilógico para la mayoría de los humanos. Se podría decir que las llantas de aleación son bastante serias, en un tamaño de 20”.

Bentley Arnage Final Series

¿Se puede uno fiar de un motor concebido hace 50 años? Si está construido a mano y es el del Arnage, parece que sí. Su bloque de ocho cilindros en uve fue concebido en la mitad del siglo pasado y sólo ha recibido cambios justos para adaptarse a los tiempos. Cubica 6.7 litros y gracias a dos turbocompresores responde con 507 CV y un deslumbrante par máximo de 1.000 Nm. Es capaz de elevar al Arnage hasta los 288 km/h y de acelerarla hasta los 100 km/h en solo 5.5 segundos, a pesar de las 2.6 toneladas que pesa.

La caja de cambios es una automática ZF con convertidor de par de seis marchas y se enlaza con las ruedas traseras. Tiene tres modos de funcionamiento para diversas circunstancias: Drive, Sport y Semi-Automatic. La “pega”, si es que se puede considerar así, es que tiene un consumo que alcanza los 30 litros/100 km en ciudad, por no hablar de que emite a la atmósfera nada menos que 465 gr de CO2 por kilómetro.

Bentley Arnage Final Series

El Arnage está sobradamente preparado para soportar la embestida de su potente V8, desde una forma activa y una forma pasiva. Cuenta con un programa de control de estabilidad ESP así como un sistema de control de tracción, especialmente diseñado para el Arnage, y que se combinan perfectamente con la suspensión neumática regulable. Esta es capaz de mantener automáticamente la distancia de la carrocería al suelo independientemente de su carga.

Unos neumáticos Pirelli Pzero 255/40 ZR20 se encarga de transmitir al suelo tanto la potencia como la deceleración, producida gracias a unos discos de freno carbo-cerámicos de nada menos que 42 cm de diámetro (los más grandes en un coche de serie). Dada la vital importancia del estado de las gomas, el Arnage incorpora un indicador de presión de las mismas.

El precio superará con toda seguridad los 300.000 euros, haciendo una comparación con el modelo de partida.

Bentley Arnage Final Series.

Vía: Bentley

En Diariomotor: Bentley Arnage Turbo 2007, 2.5 toneladas y 500 caballos

Ver todos los comentarios 19