Mini Crossover Concept en París 2008

 |  @omiguel  | 

Mini ha destapado en el Salón de París el prototipo Crossover Concept, una anticipación con muchas ideas de futuro de lo que será el Crossman. Un vehículo encuadrable dentro de los SUVs de pequeño tamaño y que, sin duda, revoluciona la idea que tenemos de esta marca en la que el principal atractivo es un vehículo pequeño pero con un diseño muy marcado.

El Crossover Concept es el primer Mini que rompe la barrera de los cuatro metros de longitud con el fin de acoger 4 grandes plazas, aunque también osa romper barreras en otras dimensiones acogiendo 1.83 metros de ancho y 1.6 metros de alto. El formato de la carrocería es inevitablemente Mini, con su peculiar forma extendida. Detalles estilísticos como una calandra de gran tamaño, como las ópticas delanteras redondeadas y una zaga que también recuerdo a los “otros” de la gran familia Mini. Los colores beige, marrón y verde adornan el conjunto.

Mini Crossman en París 2008

Como todo buen prototipo que se precie, cuenta con detalles que difícilmente veremos en un modelo de producción. Por ejemplo, incorpora un techo panorámico extensible por toda la superficie y que puede ser descubierto desde las plazas delanteras o las traseras. Precisamente éstas cuentan con una apertura deslizante hacia atrás.

En el momento de adentrarse en el interior, que renueva los colores anteriores para añadir un brillante azul. La distribución de de plazas es de 2+2 y cada una de ellas es completamente independiente, un juego muy visto en los prototipos. Sin embargo, la novedad llega a cargo del Mini Center Globe, la unidad de control y navegación situada en la parte superior de la consola central. Tiene forma de globo y utiliza la proyección láser para mostrar sobre el cristal diferente información con dibujos y varios colores.

Mini Crossover Concept en París 2008

Otra de las peculiaridades del interior se encuentra en lo que Mini denomina Center Rail y que no es más que la estructura central que divide los asientos delanteros y traseros. La originalidad reside en una estructura deslizante en la que se pueden depositar objetos y que sirve para trasladarlos longitudinalmente por todo el interior. Muy práctico para pasar desde un teléfono móvil hasta una manzana.

Por supuesto hablamos de un modelo de tracción a las cuatro ruedas, aunque Mini no le ha puesto motor concreto al concepto. Para el modelo de serie se esperan los mismos motores que en la gama actual de Mini.

Dejando a un lado estas características, el stand de Mini en París era sin duda de lo más originales. Con tonos negros y amarillos, contaba con un interesante servicio de cathering, djs y un divertido juego de karts.

Mini Crossover Concept en París 2008 y oficiales.

En Diariomotor: El Mini Crossman se presentará en París

Lee a continuación: Citroën C3 Picasso en París 2008