CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Superdeportivos

2 MIN

Elaborada recreación del Bugatti Bordeaux

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 30 Jul 2009

Con la producción del Veyron llegando a su fin Bugatti esta pensando un reemplazo para su superdeportivo, uno de los mejores jamás creados. Todos los rumores – y los primeros teasers – apuntan a una berlina de cuatro puertas con el mismo motor del Veyron y una particular estética. Todas las fuentes apuntan a que se llamará Bordeaux, y también podemos adelantar que finalmente no se presentará en el Salón de Frankfurt. No hay fecha para su puesta en escena, Bugatti nos deja con esa incertidumbre.

CAR Magazine se desmarca y publica una recreación del aspecto que podría tener. Sólo se han aventurado con la zaga, lógico puesto que es la única zona de la que disponemos de detalles. A destacar las características ópticas en forma de herradura y la aleta central, un toque clásico de diseño heredado del Type 57 Atlantic. Del mismo clásico se hereda la disposición de los tubos de escape, nada menos que ocho salidas de escape. Espero que tengan caudal suficiente para evacuar los gases del W16 quad-turbo.

Elaborada recreación del Bugatti Royale

Así es, todo apunta a que el Royale empleará el potente motor del Veyron, con 1.001 CV de potencia y un par máximo enorme, 1.250 Nm. Ricardo también suministrará una caja de cambios de doble embrague y siete relaciones, que según CAR, pasará la potencia sólamente al tren trasero. En cuanto a la plataforma, podría compartir algunos elementos con el Grand Bentley. El Bordeaux será el heredero espiritual del inmenso Bugatti Type 41 Royale, un cabrio de unos 6 metros de longitud fabricado entre 1929 y 1933.

Sólo 6 unidades se fabricaron en su día, y estaban movidas por un ocho cilindros en línea de nada menos que 13 litros de cilindrada. Hoy en día es uno de los clásicos más cotizados y en subastas suelen alcanzar varios millones de euros.

Vía: CAR
En Diariomotor: Segundo teaser del supuesto Bugatti Bordeaux, Teaser de un Bugatti sedán, ¿realidad o ficción?