CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Ecológicos

3 MIN

Un compresor eléctrico acerca las emisiones entre gasolina y diésel

Iván Palleiro | @Ivantxu | 29 Sept 2009

Creo que no voy a sorprender a nadie si digo que a pesar de la evolución reciente en materia de coches eléctricos, a los coches con motor de combustión interna tanto diésel como gasolina todavía les quedan una o dos cosas que decir. No entraré a discutir lo adecuado que puede ser medir el impacto sobre el medio ambiente tomando como referencia únicamente las emisiones de CO2, pero está claro que los coches con motores diésel tienen ventaja en este campo, aunque esto pronto podría cambiar.

El avance tecnológico que podría acercar los niveles de emisiones de dióxido de carbono de los coches a gasolina es nada menos que un viejo conocido pero con una pequeña vuelta de tuerca. Actualmente los compresores volumétricos que usamos van conectados directamente a la fuente de energía del coche, el motor, pero la aparición de compresores acoplados a motores eléctricos podría desembocar en un perfil de emisiones mucho más refinado.

Este elemento denominado Variable Torque Enhancement System, o VTES para abreviar, se encuentra listo para su entrada al mercado masivo y podría acoplarse tanto a motores diésel como gasolina, incluso si estos ya presentan turbo. Está especialmente enfocado a un uso en motores pequeños, en los que gracias a un uso variable del motor eléctrico que da energía al compresor podrían ver sus emisiones caer en picado.

La empresa que ha desarrollado esta idea es la británica CPT, que en alianza con la germana AVL han desvelado un motor a gasolina con emisiones de CO2 similares a las que corresponderían a un diésel de similar potencia. Para efectuar las pruebas han equipado con su sistema a un Volkswagen Passatgasolina 2.0 de inyección directa y 197 CV, que emite 159 g/km frente a los 197 g/km del 2.0 TFSI de 197 CV. Si lo comparamos con el 2.0 TDI de 167 CV, nos encontramos que a pesar de su menor potencia la unidad a gasóleo emite más dióxido de carbono, con 165 g/km, por no hablar de las partículas.

A pesar de lo bien que pinta sobre el papel, ningún fabricante ha anunciado sus intenciones de usar este compresor eléctrico en su gama de automóviles, aunque de hacerlo el producto les podría ser entregado tan temprano como antes de final de año.

Vía: Motor Authority

En Diariomotor: La transmisión variable continua CVT, esa gran desconocida | Las futuras cajas de cambios de ZF ayudarán a reducir el consumo | Ilmor presenta un motor de cinco tiempos