Mercedes 150, el pequeño roadster del año 1935

 |  @sergioalvarez88  | 

La década de los años 30 fue una época difícil en todo el mundo. Una época turbulenta con una grave crisis financiera y el alza de totalitarismos en muchos países. Los fabricantes de automóviles sobrevivían como podían, entre ellos Mercedes-Benz. Aunque tenía en su gama la opulencia sobre ruedas personificada – los tremendos y majestuosos 500 K y 540 K – se estilaban mucho pequeños utilitarios como el Mercedes 130 o el 170 H. Ambos representaron experimentos asequibles con motor y tracción posteriores.

Si el 500 K costaba la friolera de 22.000 reichsmarks, el pequeño 130 sólamente costaba 3.425 recihsmarks en su versión berlina. Este modelo de acceso a la gama llevaba un cuatro cilindros montado tras el eje posterior, que permitía un gran aprovechamiento del espacio interior y una aerodinámica elaborada para la época. Sin embargo, el reparto de pesos – 65% sobre el tren trasero – evidenciaba límites físicos claros. Para paliar esta carencia, el ingeniero jefe Hans Nibel pensó en un motor central, el 150 empezaba a gestarse.

Mercedes 150, el pequeño roadster del año 1935

En poco tiempo y empleando la plataforma del 130, se creo uno de los roadster más bonitos de pre-guerra. Con sus tres luces de cruce – una solución que también tenía el Tucker Torpedo de 1948 – y ruedas de repuesto tras las dos puertas era un coche inconfundible. Grandes guardabarros y una zaga con mucho gusto asemejaban más al Mercedes a un Bugatti de época que a un clásico alemán. En su habitáculo nada a destacar, salvo una completa instrumentación con grandes relojes, así como sólo dos asientos.

El motor que movía a este Sports Saloon – hoy se llamaría Sport Coupe – es un 1.5 de gasolina, montado en posición central, con una potencia de 54 CV a 4.600 rpm. La caja de cambios manual sin sincronizar estaba montada en posición transaxle, el radiador iba justo detrás, en la característica cola trasera. Para el año 1935 se le consideraba un vehículo de altas prestaciones, capaz de alcanzar 125 km/h de velocidad punta. En aquella época la mayoría de coches pequeños no superaban los 40 CV, aproximadamente.

Mercedes 150, el pequeño roadster del año 1935

Su peso de sólo 1.026 kg ayudaba a un manejo ágil, pero había que tener manos para manejarlo en mojado o en situaciones de poca adherencia. Su primera aparición en público fue en el rally de los “2.000 km a través de Alemania”. Fue un coche que se vendió muy poco, su precio de 6.600 reichsmarks, poca practicidad – biplaza, poco espacio para equipaje – y su comportamiento delicado provocaron que Mercedes retirase la plataforma de los 150 y 170 a finales de 1936, volviendo al clásico motor delantero.

Una de las razones por las que se vendió muy poco es porque la producción fue muy limitada. Los registros de fábrica se perdieron en la Segunda Guerra Mundial, pero unas fuentes apuntan a cinco unidades, otras a 20 unidades, incluyendo prototipos de pre-producción. Los registros comerciales solo apuntan dos ventas y la guerra se llevó consigo una de las unidades. El único ejemplar que queda es el de las imágenes. Fue comprado por Mercedes a un particular en los años 50, con 44.500 km rodados.

Mercedes 150, el pequeño roadster del año 1935

Vía: Mercedes
En Diariomotor: ¿El coche más fiable del mundo? Un Mercedes 200D con 4.6 millones de km | Mercedes SL 73 AMG, el canto del cisne | Encuentran el Mercedes 770 K de Adolf Hitler | Mercedes 260 D de 1936, el primer turismo diésel de la historia

Lee a continuación: Mercedes Clase E Coupé E 200 CGI BE y E 220 CDI BE