La carretera, un inmenso almacen de objetos perdidos

 | 

Carteras, zapatos, maletines, mapas, cascos de moto, maletas, carritos infantiles, ropa, bolsas de deporte, bicicletas, muñecos de peluche, botas de esquiar, balones, cajas variadas, etc., etc., etc. No, no penséis que me aburro y estoy curioseando en una oficina de objetos perdidos. Se trata de una pequeña lista de cosas que aparecen abandonadas, tiradas o perdidas por las carreteras del mundo.

Más concretamente, pertenencias que han aparecido en las autopistas y carreteras alemanas en estos últimos años. Entre los ejemplos que he citado al principio se encuentran enseres, por así decirlo, relativamente normales. Pero si seguimos echando un vistazo al catalogo de “objetos perdidos”, nos podemos llevar alguna que otra sorpresa.

En la página alemana de ladungsverlust (que podríamos traducir como perdidas de cargamento) llevan una relación de avisos de “elementos extraños” aparecidos en las carreteras del estado federal de Hessen. Los primeros registros datan de marzo de 2003, y a día de hoy llevan contabilizadas y clasificadas cerca de 60.000 intervenciones, a una media de 23 avisos por día.

Y allí hay una relación de artefactos de lo mas variado: bidones de gasolina, trozos de parachoques, cajas de madera, restos de tubos de escape, piedras, troncos, árboles navideños, esquíes, puertas de coche, mantas, espejos retrovisores, trozos de llanta, palas, parabrisas, extintores, señales de trafico, tornillos, herramientas, neumáticos reventados,… y miles de cosas mas.

En principio, no resulta difícil de entender que se encuentren este tipo de cosas. Muchas son elementos propios de los vehículos, de la vía, restos de accidentes, etc. Pero el verdadero filón viene de parte de los camiones, cuando no llevan la carga bien sujeta. En esos casos, los objetos perdidos pueden ser de lo mas variopinto; por ejemplo, frigoríficos, mesas, sillas, lavadoras, muebles, colchones, sillones, puertas de garaje, motosierras, macetas, mobiliario de jardín, alfombras, un urinario publico, ladrillos, botellas de licor, barras de hierro de todas las medidas, …. La lista casi no tiene fin e, incluye, por supuesto, coches nuevos que eran transportados camino del concesionario y se cayeron del camion.

El capitulo mas penoso es, como era de suponer, la presencia de gran cantidad de animales que también aparecen en la vía: desde animales salvajes atropellados, perros abandonados o extraviados, ganado escapado de algún camión o de alguna granja cercana, caballos, aves de todas clases, etc. E incluso especies tan extrañas como pueda ser una llama, cuatro camellos o un canguro.

Por otro lado, tampoco resulta infrecuente la presencia de personas en situaciones en las que ponen en peligro su vida y la de los demás usuarios. De hecho, en el ranking de objetos que con mas frecuencia aparecen “tirados en la via” el epigrafe “personas” ocupa las segunda posicion con un nada despreciable 13,5%. Y no penseis que siempre son suegras irritantes abandonadas a proposito en la cuneta. Peatones errantes, ciclistas en mejores o peores condiciones, individuos en sillas de ruedas,… e incluso de vez en cuando algun niño extraviado.

La tarea de esta web alemana puede parecer un tanto peregrina, pero no conviene olvidar que la presencia de muchos de estos objetos en la vía puede provocar accidentes graves. Quien más, quien menos, se ha encontrado alguna vez con algún elemento así en mitad de la calzada. Y este tipo de encontronazos no siempre acaba bien. Uno conduce programado para evitar colisiones con otros vehiculos, y cosas similares, pero no para esquivar, por ejemplo, una porteria de futbol atravesada en mitad de la autopista o un armario ropero a la salida de un carril de aceleracion.

Via: Ladungsverlust.de (en aleman)
Fotos: auto.t-online
En Diariomotor: Solar Roadways, la carretera solar inteligente | Agua destrozando una carretera | Kilómetros y kilómetros de carreteras

Lee a continuación: Un Aston Martin Vantage GT4 para el jefe de diseño de Gaydon

  • MAKAKO

    Es curioso todo esto y algunas cosas de las que nombras las vemos casi a diario pero a quien se le puede olvidar una puerta de coche o un coche que se caiga del camion y no lo busquen y lo del armario ropero eso sera de alguno que salio de el y se le olvidaria quitarlo de la calzada.

  • ed

    no caera esa breva de que me encuentre un dia cuando valla en bici por la carretera un ferrari que se haya caido de un camion..

  • Kenko

    Recuerdo el verano pasado conduciendo por una autovía andaluza, que durante unos 15 kilómetros habían literalmente trocitos de oveja, a medida que iba circulando encontraba regueros de sangre, lana, y a menudo las ovejas tiradas en el arcén. Es de suponer que caerían de algún camión que tendría algún agujero en el remolque.

  • jmt46

    El padre de un amigo se comio una puerta que se le habia caido a un camion y le preparo unos estropicios de mucho cuidado…
    Yo lo que no entiendo es gente que se molesta en cargar una nevera en el coche y la deja abandonada en la carretera?? coño! llevala al punti limpio que mas te da!

  • jaime

    Creo que lo mejor me pasó a mi.
    Ando algo en bici de carretera a veces. Un dia paré a hechar un meada y me encontre un maletin de tipo ejecutivo, no podia llevarlo a casa en la bici (30km). El dia siguente me picaba la curiosidad de saber si habia algo en el interior, fui a buscarlo en coche, lo traje para casa, le force la cerradura y habia 40000 pesetas. AUUUU BINGO . Fui a carbiarlas al banco de España y listo 240€ …la pena no encontrar uno cada mes.

  • Anónimo

    Pues yo me encontré un motor de lancha en la A3 en medio del carril izquierdo, suerte que iba por la derecha….

  • porrasmotorsport

    con la moto por la autopista pise un martillo “maceta” y casi me voy al suelo..

  • yo encontre a una señora en el ca,ino que se olvidaron recogerla por q eran varios autos y todos pensaron que estaba en el otro auto fue muy comico

  • mar

    el otro dia criculando por la carretera me encontré a un tío, pensé que´estaba haciendo autoestop, pero… resulta que habia tenido un accidente. me lo llevé a casa, lo cuidé y me lo trinqué porque no sabía que hacer con el. El por haberle echo esto, me pagó y me dió 100.000 € que no me vinieron nada mal.