comscore
MENÚ
Diariomotor
Pontiac

3 MIN

1975 Pontiac Yenko Trans Am, porque Don Yenko también quería a los Pontiac

Cuando en 1967 Chevrolet lanzó al mercado el Chevrolet Camaro, Don Yenko vió el cielo abierto. Tenía un taller de preparación especializado en Chevrolet desde 1957, pero no fue hasta el ‘67 con la llegada del pony car que la verdadera fama no le llegó. Y por buenas razones, sus espectaculares Yenko Super Camaro, conocidos más que de sobra por los amantes de los muscle cars.

El apellido Yenko siempre se ha asociado a Chevrolet y sus pony cars pero también tenía tiempo para otras marcas. O al menos, también tuvo tiempo para este exclusivo 1975 Pontiac Yenko Trans Am, el único Pontiac documentado hasta la fecha que pasó por el taller de Don y Frank Yenko. Una joya de esas que más de uno quisiera tener en su garaje, entre los que me incluyo, por supuesto.

A fin de cuentas, el Chevrolet Camaro y el Pontiac Firebird eran primos hermanos, con más de hermanos que de primos. Prácticamente eran el mismo coche con diferente frontal y trasera. De hecho, en una vista lateral de ambos modelos y siendo del mismo año, es realmente complicado saber de cual se trata. Si eran prácticamente el mismo coche, es lógico que al menos una unidad existiese.

Y así es, existe. Lo demuestra la documentación que acompaña a este 1975 Pontiac Yenko Trans Am, certificando su procedencia y certificando también los cambios que se tuvieron que llevar a cabo para conseguir que el apellido Yenko figurase en su nombre. La historia del coche es cuanto menos curiosa y deja claro que en aquellos años, en Estados Unidos, ser el más rápido del barrio era algo más que un status social.

El dueño de este 1975 Pontiac Yenko Trans Am estaba harto que el hijo del concesionario local de Pontiac fuese el más rápido siempre, gracias a la potencia de su 1974 Pontiac Trans Am SD-455(295 CV). Ni corto ni perezoso, llevó su Trans Am al taller de Don Yenko y se hizo la magia. Usando las mismas piezas que en los Yenko Super Camaro, los mecánicos de Yenko Chevrolet hicieron el milagro.

El transplante de motor se llevó a cabo siguiendo el mismo proceso que se hacía para los Yenko Super Camaro, aunque hubo que adaptar ciertas piezas debido a los pequeños cambios que tenían los Pontiac respecto a los Chevrolet. El motor elegido para esta mala bestia no podía ser otro, el famoso L88 V8 427ci(6.997 cc) con una potencia aproximada de 550 CV. Ahí es nada y sin ayudas. Un coche de machos, muy machos.

Otros cambios que se hicieron están en el diferencial trasero, con una relación de 4.10 (brutal, por cierto) y la caja de cambios de cuatro relaciones. No se habla de cifras, pero el ¼ de milla debe rondar los 12 segundos bajos, eso si no lo hace más rápido. Si los YS Camaro rascaban los 13 segundos con más de 100 CV menos, este no debe defraudar.

Pero lo mejor es que este 1975 Pontiac Yenko Trans Am tiene tan solo 13.000 millas en el odómetro, está sin restaurar y en perfecto estado de conservación y es una unidad exclusiva en el mundo. Se va a subastar en los próximos meses y con el se adjuntará, por supuesto, toda la documentación que certifica su autenticidad. Que nadie se asuste si la subasta llega a las seis cifras…

Fuente: Hemmings Más información: Mecum Auctions En Diariomotor: HPP resucita el Trans Am sobre un Chevrolet Camaro